«

»

Ene 22 2012

Imprimir esta Entrada

Concurso: Los productos naturales ¡vaya timo!

Los productos naturales ¡vaya timo!Una de las mayores ventajas de escuchar y leer a gente de campos de la ciencia diferentes del tuyo es que te da la oportunidad de aumentar la perspectiva de aquello que conoces… o crees conocer. Muchas veces caemos en el error de asumir que los conocimientos que tenemos con respecto a algo (normalmente fuera de nuestra especialidad) son verdaderos porque siempre nos habían dicho que eso era así y nosotros ni nos habíamos planteado lo contrario. El libro de “Los productos naturales ¡vaya timo!” es uno de esos libros que te hacen replantearte muchas de nuestras “verdades” tambaleantes en el campo de lo natural.

El autor del libro, J. M. Mulet, es químico y profesor de la Universidad Politécnica de Valencia en Biotecnología (al que por cierto, pueden seguir en el blog Los productos naturales). Utiliza un estilo ameno, sencillo y divertido para rebatir sin compasión todos aquellos mitos que teníamos con los productos naturales desde múltiples puntos de vista: el hogar natural, la energía natural, la medicina natural, etc… Pero es, en mi opinión, en los capítulos de alimentación natural y transgénicos donde encontramos los pasajes más reveladores del libro porque es, posiblemente, donde más desinformación encontramos por todos lados, no solo en los medios de comunicación, sino entre los propios agricultores.

La agricultura ecológica tiene un halo de divinidad y perfección que poco se corresponde con la realidad que hay detrás de sí. Los argumentos que rebaten esta cómoda percepción son múltiples y sólidos pero voy a elegir un pasaje que destaca por sí mismo:

“Otro problema serio de salud relacionado con la agricultura ecológica lo ocasiona su exaltación enfermiza de la coprofilia. El artículo 12 del reglamento de 2007 prohíbe el uso de fertilizantes nitrogenados a favor del “estiércol animal o materia orgánica, ambos de preferencia compostados, de producción ecológica”. Utilizar únicamente estiércol es también un problema. El estiércol presenta una serie de microorganismos contaminantes, entre ellos la temible cepa de E. coli O157:H7. La probabilidad de intoxicarse por coliformes fecales es ocho veces mayor en la producción ecológica que en la convencional. Y no son números vacíos. En 1997, varias intoxicaciones relacionadas con la producción ecológica ocasionaron 21 muertes en el condado inglés de Lancashire. En 2007 una cosecha de espinacas ecológicas causó en California 200 infecciones, de las que tres acabaron en muerte. Por tanto, si te invitan a una ensalada ecológica, asegúrate de que la lechuguita esté muy muy muy limpia. Si no, te arriesgas a comer caca.”

En el libro, que les recomiendo encarecidamente, encontrarán muchos más de estos hechos desconocidos en el mundo de lo natural. Aunque, si tienen suerte, podrán recibir gratuitamente un ejemplar. Las bases del mini-concurso son las siguientes:

-Las personas que dejen un comentario con su opinión sobre los productos naturales en este post (da igual que sea en agricultura, medicina, etc..) hasta el 29 de enero a las 00:00, serán participantes del concurso.
-En los campos de datos para rellenar del comentario (Nombre y email) no es necesario que pongan su nombre real, basta un nick. Sin embargo, deben colocar su email (no será visto por otras personas) para poder contactar con alguno de ustedes en el caso de que resulte ganador.
-Sólo será válido un comentario por persona.
-El día 30 de enero, se realizará un sorteo el que uno de los participantes resultará ganador de un libro de “Los productos naturales ¡vaya timo!”.

Suerte a todos.

Actualización: Hoy, día 30, se ha realizado el sorteo mediante un generador de números al azar (que aquí somos muy tecnológicos y ahorramos en papel) y ha salido el número 16. Corresponde al comentario de Alf. ¡Enhorabuena! Acabas de ganar un ejemplar de “Los productos naturales ¡vaya timo“. Que lo disfrutes.

Enlace permanente a este artículo: http://medtempus.com/archives/concurso-los-productos-naturales-vaya-timo/

32 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Freski

    El problema de los productos naturales es que, a priori, tienen el visto bueno de la gente per se. Sólo hace falta ver como algunos productos-timo juegan a doble banda, intentando venderse como productos naturales y, a la vez, justificándose con palabrería científica (un saludo para mis amigos homeópatas). Con el tiempo, por suerte, los productos naturales que cumplen con lo que dicen siguen y los que no quedan retratados (aunque muchos también siguen ^^’).

  2. ZAP70

    Yo creo que lo importante es no dejarse guiar por dogmas (tipo lo ecológico es lo más, lo demás una mierda; y también el contrario, lo artificial es lo mejor, lo natural tiene muchos problemas). Tenemos la ciencia para obtener el conocimiento de lo que nos rodea, por lo que lo mejor es usarla y con el conocimiento que obtengamos, poder establecer una opinión fundada sobre este y muchos otros temas.

  3. Benjamin Rosa

    Lo natural no indica ser necesariamente bueno. Si ha habido avances en medicina, agricultura y alimentación es precisamente porque lo natural tiene fallos. La gente no parece entender que los transgénicos no los van a vender si presentan posibilidades de infección o provocar enfermedades, que para eso hay organismos regulatorios.

  4. Pablo

    A mí me ha dado clase JM! La verdad es que tienes razón, incluso dentro de la universidad hay muy pocos profesores que se alejen del programa estructurado de las clases para acercarnos los asuntos de realidad que de verdad importan

  5. Jesus

    Saludos.
    Me hace mucha gracia los conceptos, natural, sin químicos, ecológico y orgánico refiriéndose a los alimentos y otros productos de consumo, ¿qué por qué? pues porque normalmente se le atrivuyen a estos conceptos, valores “sanos” o “buenos ” sin serlo, enumeraré sólo algunas:

    – Natural, si buscamos su significado en la RAE, nos resultará divertido comprobar que sólo los animales cazados o recolectados de entornos naturales (a ver donde los encuentras) son verdaderamente naturales. Las zanahorias del huerto de mi pueblo por muy buenas que estén no son naturales, porque la zanahoria natural es blanca nunca naranja.

    -Sin químicos, uno de los mas divertidos, habrá algo más químico que nuestras hortalizas, capaces de captar energía de los fotones, acumularla y usarla después para unír moléculas de dióxido de crabono, creando moléculas orgánicas complejas, vivan las espinacas sin química.

    -Ecológico, ¿se refieren a que respetan el medioambiente, que usan métodos no contaminantes?, mejor usar ecologísmo que ecológico. No creo que modificar el medio, transportar tierra, materiales y semillas de otro lugar, para crear un huerto “ecológico”, sea muy respetuoso con el medio ¿no?, concepto muy antropocéntrico este, tanto que para ser políticamente correcto hablamos de plantas no desebles en vez de malas hierbas, no se vayan a ofender.

    -Orgánico, este es el mejor concen algún producto alimneticio no orgánico, si acaso el agua, del resto todos, todos (me arriesgo a ser absolutista) son de origen orgánico, si no seriamos productores como los organismos autótrofos, no consumidores o heterótrofos que es lo que somos.

    Se que esto es meter el dedo en el ojo, pero siendo correctos en los términos y teniendo un espíritu crítico con lo que consumimos, es importante si no queremos que nos tiemen y caer en el chamanismo ilustrado.

  6. JCVA

    La gente confunde mucho los productos naturales con la homeopatía, como si la pastilla de lactosa fuera más natural que la aspirina.
    Y no sólo entre las personas sin estudios sino también aquí en la facultad de medicina, el otro día tuve que corregir a un profesor…

  7. anderander

    Si este libro es tan bueno como como los otros de la serie que he podido leer, si no me toca tendré que comprarlo.

    Por otro lado, hay que definir muy claramente lo que se define como “natural” qué como artificial. Siempre me ha hecho mucha gracia que si algo ya venía empaquetado y con sus controles sanitarios dejaba de ser natural, a ser procesado.

  8. Minina de Cheshire

    El problema de la medicina natural hoy en día (y sé que me meto en el tema que la autora domina, así que trataré de ser prudente) es que funciona a muchíiiiiisima gente porque muchiiiiisima gente no necesita un médico; necesita un psicólogo, un amigo, un trabajo nuevo, un divorcio, unas vacaciones o directamente cambiar de vida. Es la misma razón por la que muchos médicos recetan homeopatía y parece funcionar en grandes cantidades.
    A la gente no le funciona una tila o una manzanilla porque les parece muy de “andar en zapatillas por casa”. La medicina natural que parece funcionar son la homeopatía, las flores de Bach y demás zarandajas cuanto más milenarias, orientales, oscurantistas y cuánticas mejor. Sencillamente porque la gente no se creería que una manzanilla le cura su criptoenfermedad pero no tiene problema en que le cure un medicamento que contraviene expresamente los principios del número de Avogadro, sencillamente porque no lo entiende.

  9. maeghith

    A mi lo que me hace gracia cuando la gente dice que algo es natural y por eso es bueno/sano/etc… es que suelen decirlo de forma que lo que no se nombra (lo artificial) parece que lo hayan traído de otro universo o que haya sido invocado como por unos magos malvados o unos científicos locos que quieren dominar el mundo fluorizando lo que sea.

    Cada vez que lo oigo y pienso eso, me río mucho por dentro 🙂

  10. Octavio

    Siempre me ha hecho gracia la denominación “natural” a ese tipo de productos. Ni que los demás fueran de plástico o algo así.
    No creo que existan ventajas claras en el consumo de esos productos así como tampoco entiendo los remilgos de muchos a los transgénicos, que tanto bien podrían hacer y hacen a la agricultura y a la alimentación. Es necesaria más investigación pública en biotecnología y dejar de lado esos prejuicios y tópicos tan absurdos sobre ellos. Ya se ha visto que los cultivos ecológicos pueden tener incluso más riesgos que los no-ecológicos, aunque le pese a muchos.

  11. Javi

    En mi opinión lo que ocurre es que hay una tendencia ” conservadora” a pensar que lo de antes era lo bueno y que entonces los productos que se hacen como antes son los buenos y no se admite que el progreso y los avances científicos sean buenos.

  12. B612

    Me alegra que se publique un libro sobre este tema y que alguien se haya cuestionado planteamientos que la sociedad ha asumido cual dogma de fe. Ya está bien de que nos hagan comulgar con rueda de molino con ciertos temas, y que se ponga el grito en el cielo vs. aquellos que nos permitimos ponerlos en duda. Quien quiera comprar a precio de oro verdura y fruta más fea, y nutrida con material fecal, es su problema, pero con conocimiento de causa! Ya está bien de denigrar y demonizar avances y protocolos desarrollados basados en los principios de la ciencia y la tecnología mediante el enarbolamiento de una supuesta bandera del ecologismo.

  13. El Crazy Xabi

    Claro que lo natural es mejor, fijate en los venenos, los naturales son de lo mejorcito

    [IRONY mode OFF]

  14. Trurl

    He entrado en el blog de ese señor y la primera entrada (“Bye, bye BASF”) es de un nivel demagógico digno de todo un Señor Presidente de la Diputación de Castellón. En dicha entrada no se expone ningún contra-argumento a las objeciones a los transgénicos, sólo demagogia sobre puestos de trabajo, ataques vitriólicos a los ecologistas (malvados ellos), lamentos porque Basf y Monsanto (esa organización filantrópica dispuesta a renunciar a negocios de miles de millones de dólares con tal de no dañar una sola persona) no pueden desarrollar su trabajo en Europa, en contraste con EE.UU., donde los políticos sí saben que lo mejor para sus ciudadanos es dar carta blanca a las corporaciones que los financian (a los políticos, no a los ciudadanos). En fin, todo un panfleto en favor de los miopes intereses de su “tribu” (biotecnólogos y asimilados). En una entrada anterior sobre transgénicos se emplea el mismo tono.

    Sin haber leído el libro, me aventuro a suponer que su método para descalificar los ataques a tecnologías como la creación de organismos transgénicos consiste en seleccionar los argumentos más pobres y/o mal expuestos contra dichas tecnologías para así tumbarlos con total facilidad y dar la impresión de que sólo unos tontos ignorantes pueden opinar que algo malo puede derivarse de la actividad de nuestros brillantes, abnegados y desinteresados tecnólogos (que no científicos). Es decir, el autor caería en la falacia de deducir la falsedad de una conclusión en base a la incorrección de las razones aducidas en su favor. Y es que el supuesto bando “científico” (y subrayo lo de supuesto) cae sistemáticamente en los mismos vicios que el bando magufo… porque en realidad son lo mismo.

    P.D.: Muchos anímos, Esther. Pero, por favor, no uséis argumentos como “para la Comunidad Valenciana la investigación científica es un lujo”. Conozco a demasiados padres para los que dar una pieza de fruta a sus hijos es un lujo y duele leer cosas así.

    1. medtempus.com

      Trurl: En la entrada que has leído en el blog del autor no se exponen contra-argumentos porque ya los expone progresivamente a lo largo del blog. Es obvio que en ese post se ha centrado en el enfoque económico y laboral, pero no caigas en el error de que en eso se basan todas sus argumentaciones.

      En cuanto a tu suposición sobre el libro, te confundes bastante. Argumenta detalladamente en contra de los principales ataques a los transgénicos (esos que solemos oir una y otra vez). Yo te animo a leerlo, sinceramente, a mí me ha parecido muy bueno.

      P.D.: No es mi intención ofender con lo de “para la Comunidad Valenciana la investigación científica es un lujo”. Sin duda, lo primero y más importante es que todos tengamos para comer. Pero que haya niños que estén pasando por esto y que los científicos lo tengan crudo en la investigación tiene un mismo origen, el corto-placismo de los políticos.

  15. Alf

    Si lo natural es tan bueno, y lo artificial tan malo ¿por qué fabricamos ropa y nos abrigamos con ella? ¿Por qué cocinamos los alimentos? ¿Por qué construimos edificios para vivir? Lo natural sería dormir al ras, desnudo, y comer todo crudo. Incluso cuando hiela en invierno.

    Y nada de medicinas, claro. Si pillas una infección, mala suerte. Si te mueres por ello, lo siento, la naturaleza es así. Sólo sobrevive el más apto.

  16. Samuel Franco Domínguez

    Hace tiempo escribí sobre ello en mi blog.

    Un gran argumento y falacia consiste en creer que la naturaleza es sabia y buena.

    Tal vez quien lo defiende no sea consciente de que la supuesta inteligencia de la naturaleza se ha originado después de millones de años de ensayos, errores y ajustes promovidos por el azar y las sencillas reglas de la física y la química. Cualquier error podría habernos llevado a no existir pero por chiripa aquí estamos.

    Aun más curioso que creer que la naturaleza es SABIA es pensar que es BUENA. Esto, que ha sido utilizado como reclamo publicitario millones de veces para muchísimos productos es un absoluto engaño.
    Natual es al fin y al cabo el que un león mate a una gacela indefensa, algo cruel pero también sabio, y bueno para el león, aunque no tanto para la gacela. Natural es el veneno del escorpión y las setas tóxicas. Natural fué tambíen la peste o la polimielitis que mataron o dejaron secuelas a tantos .

    Naturales son los terremotos y los tsunamis. ¿O es que la SABIA NATURALEZA pretende castigar al hombre de sus maldades contra ella? sobre todo de las maldades del progreso, salvo que entonces ¿por qué se ceba en catástrofes naturales con los países menos desarrollados?. ¿TAL VEZ LA NATURALEZA ES SABIA PERO MIOPE?

    Por mucho que defendamos lo natural y que nos guste el campo y los pajaritos la naturaleza sabe ser cruel y es despiadada cuando envejecemos, enfermamos y morimos. El hombre ha luchado contra la naturaleza para domesticarla. Artificial es nuestra ropa, nuestra casa y todo cuanto el hombre toca. Y sin embargo podemos ver que son cosas buenas. Sin medicina artificial y humana muchos no estaríamos aquí ni el hombre sería lo que es hoy.

    Sí, yo tambíen adoro la biodiversidad y defiendo que se proteja la naturaleza, no hay nada más hermoso de comtemplar en el mundo que un paraje natural intacto. Disfruto más en los parques naturales que en las catedrales y palacios o los museos. Pero no me quedaría a vivir allí. La sabia naturaleza creó los mosquitos para alejarme, y se olvidó de dejar el aloe vera puesto en envases cómodos como en el Logde.

    La Biblia al hablarnos del paraíso nos hizo desear “volver” a él. Y sin embargo esa naturaleza buena e idílica no es real, nunca existió y por ello no podemos volver a ella. La naturaleza siempre fué despiadada con el hombre. Lo natural es morir entre las fauces de un oso de las cavernas, morir de frío y luchar contra otros grupos por la comida, las hembras y el bastón de mando. Yo paso.

    http://www.rehabilitacionblog.com/2009/10/todo-lo-natural-el-bueno-o-la.html

  17. Claroquesí

    En efecto, la normativa hace que sean un timo (en su gran mayoria). Se ha convertido en otro más de los argumentos de venta con los que se nos bombardéa continuamente. Lo que se pretende (como siempre) es vender más y se cambia “producto milagro” por “orgánico” que está bién visto, sin que la normativa nos garantice de manera cientificamente demostrable (he aquí el problema) que por cumplirla se mejora el medio ambiente.

  18. EleVet

    La verdad, me gustaría leer el libro y ver los argumentos de este señor. Para empezar, en el tema de los productos naturales, ecológicos, biológicos, etc. cierto es que se está haciendo todo un mercado, por su forma de presentar los productos, como más sanos y naturales, cosa que en estos tiempos, atrae bastante.
    Hablando del tema de la ecología, puedo poner un ejemplo, el ganado vacuno ecológico, del que últimamente ando informada, que lógicamente se alimenta de agricultura ecológica, y está claro que la calidad de la carne de ternera ecológica tiene más calidad que la convencional, no sólo por el alimento, sino por la calidad de vida de la que disfruta el animal.
    Cierto es que hoy en día, con tanta granja en régimen de explotación intensiva, con la filosofía de producir más y en menos tiempo, estamos alterando a los animales, les estamos exprimiendo, engordando, privándoles de su desarrollo natural para que nos den cuanto antes su producto.
    No sé exactamente qué tratará este libro, así que después de leerlo podré juzgar sus palabras.

    1. medtempus.com

      EleVet: Precisamente el autor comenta el tema del ganado. Concretamente menciona que la calidad de la leche mejora si las vacas pastan. En cuanto a la calidad de la carne de ganado ecológico la mejora es limitada.

      1. Matías Guzmán

        No es tan importante la mejora en la calidad de la leche o carne, es cuestión de ética y derechos de los animales. La explotación intensiva (de ganado, gallinas, etc.) es muy, muy, muy cruel y los animales sufren muchísimo. Por lo demás estoy de acuerdo con el post, excelente, creo que voy a comprar el libro.

  19. Alvaro

    En el fondo, el timo de los productos naturales podría englobarse en el más amplio de “El lenguaje pseudo científico: vaya timo”. Bífidus, isoflavonas, omegas cada vez mayores, bacilus diversus… lo mismo que las micropartículas de oro, los retinoles, las perlas limpiadoras y las bayas de goyi: todo como la Atlántida, que todo el mundo ha oído hablar pero nadie sabe lo que son. O como Palencia.

  20. Reven

    Por ahí arriba alguien ha dicho, y me parece un gran comentario. Que lo que muchos necesitan no es un médico, sino un cambio o apoyo moral o psicologico y por eso creen que les funciona la homeopatía los productos naturales etc… Eso es algo brutal. Innegociable.

    Antes de hablar de productos naturales, me gustaría hablar de la homeopatía para poner un ejemplo y extrapolarlo. Yo no soy un experto no estos temas, mis campos tienen que ver más con la investigación y las ciencias sociales pero aún así. Ahora el ejemplo:

    Un amigo mío siempre me decía que la ciencia médica de la India (cosa que no se muy bien a que se refería ya que hay varias tendencias “místicas”, naturalistas y homeopaticas que se otorgan su origen en la “antigua ciencia médica de la India”, pero bueno para el caso no hace falta) eran muy superiores a la ciencia occidental. La cosa es que un día pude mostrarle que las grandes pandemias en la India no se controlaron hasta la irrupción en dicha sociedad de la medicina occidental, así como el control de la disentería, la lepra y otras enfermedades. Es más, ¿tiene sentido introducir una ciencia extranjera para controlar unas enfermedades que ya se controlaban con anterioridad? No, no lo tiene. De hecho algunas cosas de la “vieja medicina” que funcionan las sigue usando la medicina moderna (que el llama occidental).

    Con los productos naturales en cultivos ocurre igual. ¿Qué sentido tiene introducir -más- química si los cultivos ya funcionan? Ninguno. ¿Debido a que se introducen estos cambios en los cultivos? Para mejor el rendimiento, evitar enfermedades, etc… Nadie desarrolla lo que no necesita, básicamente porque no tiene sentido. Nadie habría diseñado un grifo si no existiese agua corriente, son cosas de cajón. El problema es que han hecho la ecuación teniendo todos los datos y no han tenido en cuenta que es parte de un proceso histórico y que la ciencia ha avanzado con un por que. ¿Qué sentido tendría introducir en un cultivo los abonos, fertilizantes y pesticidas que se usan hoy día si no fuesen necesarios? ¿Hacer negocio? Nadie compraría unas herramientas que no necesita, nadie aumentaría sus costos innecesariamente. No tiene sentido.

    Espero haber aportado algo a este debate desde mis conocmientos (mediocres).

  21. Diplotaxis

    El tema de los productos naturales la verdad es que es un tema que da para debatir. Por un lado es cierto que existe mucho engaño y que no son el santo grial que nos quieren vender, pero tampoco hay que someterlos a una especie de demonización sistemática en nuestro afán de combatir esa falsa imagen.

    Respecto de determinados productos que son artificiales por definición (como un pan), quizás no sea adecuado llamarlos naturales, aunque se los podría denominar artesanales en contraposición a los fabricados industrialmente. Obviamente esto no los hace necesariamente mejores, pero ayuda a definir las cosas. Sí podría decirse tal vez, de unos u otros, que están hechos con ingredientes naturales (o no). Un zumo de naranja podría estar hecho directamente de naranjas y nada más que eso, sería un caso. Un medicamento estará normalmente fabricado a partir substancias sintetizadas en laboratorios, así que no sería el caso. Un pan estaría hecho con harina, que es un producto procesado; podría verse en qué grado ha sido procesado: ¿es simplemente el cereal molido, o es harina refinada? Sea como sea, la harina como tal siempre será artificial, pero existirán diferentes grados de proximidad al producto original natural. Todo esto puede parecer una simple paja mental que no lleva a ningún sitio, pero es que precisamente a la gente eso le preocupa: ¿cómo de procesado ha sido este producto desde que los ingredientes fueron matados? ¿y cómo ha sido procesado, con máquinas o manualmente? Al margen de que sea bueno o malo, muchas personas ponen interés en esto. Y desde luego no se puede hablar de 100% natural nunca, pero quizás debería haber una forma de expresar esta idea a las personas.

    Sobre a que se use o no “química” con algo, o tenga “productos químicos”. A mi no me gusta utilizar esa expresión, pero comprendo que cuando se utiliza se refiere a substancias sintetizadas o extraídas en laboratorios, y que mucha gente sabrá que existe una “química natural”. De todos modos está claro que la segunda no tiene por qué ser siempre mejor para nosotros que la primera, aunque sí es por lo general más “respetuosa” con el medio ambiente, y ese es otro tema de cierta importancia.

    La agricultura ecológica obviamente no va a salvar a la humanidad, y posiblemente habría que incrementar los controles en cuanto a la fabricación de abonos a partir de estiércol. Lo que sí es cierto es que el modelo agrícola actual necesita cambios notables, y el uso exclusivo de fertilizantes inorgánicos es uno de sus peores errores, así como el abuso de pesticidas. El estiércol es un magnifico abono, pero como digo, se debe usar con precaución, y deberían existir protocolos claros para evitar que las hortalizas crezcan entre mierda de vaca. En cuanto al rechazo a la tecnología de los transgénicos es absurdo, por supuesto, pero aún así debemos ser cautelosos con los juguetes que fabricamos en nuestros laboratorios. Una cosa son plantas que sintetizan más nutrientes o consumen menos agua y otra plantas que fabrican sus propios insecticidas o antibióticos. Esto último ocurre de forma natural, sí, pero si pretendemos impulsarlo artificialmente mediante manipulación transgénica corremos el riesgo de que se nos vaya la mano.

    Y respecto de los tratamientos con medicinas naturales (entiéndase, plantas y demás) evidentemente tienen un alcance limitado, pero pueden surtir efecto. Una manzanilla para el dolor de estómago es un claro ejemplo. Uno de los problemas de la medicina moderna (o más que de la medicina moderna, de nuestro sistema médico) es que estamos quizás demasiado “medicamentalizados”. La gente tiene una tendencia a buscar la solución en una pastilla, muchas veces exige al médico de cabecera su medicamento, aunque no lo necesite, aunque quizás con un poco de reposo pueda superar su problema. No hace mucho asistí a una conferencia de neurociencias en la que se comentaba este tema. El abuso de los antibióticos también tiene probablemente relación con esto. Creo que los médicos investigadores y los farmacéuticos deberían investigar en la línea de productos naturales con más intensidad, para establecer cuáles son realmente eficaces y hasta qué punto, cuáles pueden ser peligrosos y en qué circunstancias y qué productos son simples cuentos chinos. El uso de este tipo de medicinas para cosas poco graves podría quizás ayudar a disminuir el abuso de los medicamentos. Pero evidentemente siempre es mucho mejor estar asesorado por un médico o un farmacéutico especialista en el tema y cuyos conocimientos pueden basarse en estudios científicos, que por el señor de la herboristería que muchas veces vende remedios de la abuela.

  22. Estudiante

    Precisamente la semana pasada un amigo muy cercano mío me pidió que me acercara a un herbolario para conseguirle un poco de ruda, para hacer una infusión a su madre, novia, suegra… No lo sé. Yo nunca había oído sobre esta planta, pero decidí ir a preguntar. Al llegar al herbolario, la dependienta me miró con mala cara y me dijo que la habían descatalogado.

    Más tarde, en mi casa, y picado por la curiosidad decidí buscar información. Según Wikipedia, la “ruta graveolens” está contraindicada para las mujeres embarazadas, pues puede ocasionar hemorragias uterinas que desencadenen el aborto; además de producir dolores estomacales, diarrea, dolores de cabeza o dermatitis al contacto con la piel (esto ya no es de Wikipedia).

    ¿Cuántos abortos habrá podido provocar la creencia de que lo natural es siempre mejor que lo artificial? Sé que me he puesto algo dramático, pero estoy cansado de gente que se traga todas las estupideces de los vendedores de humo, charlatanes y demás magufos.

    Y hablando de charlatanes, ¿sabéis que planta capaz de provocar el aborto se usa en homeopatía…?

  23. Mark

    Una consecuencia de la predilección por los “alimentos naturales” sin conocer a fondo cómo funciona su producción fue la crisis del pepino español. El origen de la infección se encontraba en unos brotes de semillas frescos usados para ensaladas. Dichos brotes se germinan en condiciones de alta humedad y temperatura ambiente, comprando así muchos boletos para tener una buena colonia de bacterias. La intoxicaciones alimentarias causadas por brotes germinados son recurrentes y muy conocidas en el mundillo microbiológico y alimentario, pero no lo son tanto entre sus consumidores para los que un producto “tan natural” dificilmente cause semejante daño.

  24. Vivian

    Siempre he pensado que los extremos son malos, hay gente que se obsesiona con algún tema y no acepta otro tipo de opiniones. Conozco personas que viven solo de lo natural, cultivan su propia comida y sí, me parece interesante pero yo no podría vivir sin algunos lujos que nos da la vida moderna.

    Acá nada está comprado, si son productos naturales son malos y si son artificiales peor, pienso que lo que debemos hacer es unir los beneficios que nos dan los diferentes productos (sean naturales o no) y favorecernos sin irnos hacia ningún extremo.

  25. Julio

    Cuando alguien se me pone a alabar nosequé producto porque “eso es natural” siempre digo lo mismo, y se repite el mismo diálogo:

    – Las setas venenosas también son naturales.
    – Pero eso es distinto.
    – Ahá.

    Ahí termina la cosa, todavía no he oído una explicaión de por qué “eso es distinto”.

  26. brian

    cuando alguien defiende la medicina natural porque tiene miles de años, tendría que pensar que esperanza de vida había hace miles de años, y cualtenemos hoy en día

  27. Pablo

    La utilización del adjetivo ‘natural’ para ponderar la calidad superior de un producto es un uso generalizado, tan extendido que ya no viene a decir nada, carece de significado. Deseo ver productos que se promocionen como ‘artificiales’, o realizados por procedimientos técnicos y científicos de toda garantía.
    La verdad es que natural es todo, hasta los venenos. Y artificial es todo, pues cualquier desarrollo cultural del ser humano supone una transformación del medio, de las plantas y los animales.
    Ahora bien, me pregunto si la producción de alimentos sin abonos químicos o pesticidas puede proporcionar comida a la población creciente del planeta o es necesario recurrir a la agricultura convencional. ¿Dónde está el límite entre una y otra?

  28. Prestiti Enrica

    Estoy de acuerdo con aquellos que sostienen que con la palabra “natural” damos por descontado que es un mejor producto y que nos ocasionarà menos daños que los medicamentos tradicionales (en el area de la medicina) o que son productos que no contienen fertilizantes (en el caso de alimentos). Con respecto a los medicinales de tipo natural existe siempre el lado oscuro de los posibles efectos secundarios que en los medicamentos tradicionales han sido ya demostrados y en los encontramos responsablemente descritos en las instrucciones. Muy interesante tu articulo!
    Saludos de Enrica Prestiti

  29. Urbinaga

    Nunca ha habido más seguridad alimentaria que ahora, ni más control, ademas según algun principio de termodinamica , es imposible que el cuerpo funcione si todo lo que tomamos es “puro”, “natural” y ” aseptico”; ya lo decia Monod, el “Azar y la Necesidad” funciona igual para los “ecologicos” que para los “mediterraneos”.De todas formas la evolucion nos llevara en generaciones a cambios, puede que hasta podamos sobrevivir con la comida “basura” en caso de extrema necesidad. Mi carnicero no puede ni vender el pollo que cria en casa, sino se lo mata un “certificado”.Un saludo

Los comentarios han sido desactivados.

Leer entrada anterior
CIPF
Por qué he renunciado a la beca predoctoral del CIPF

Probablemente conozcan al Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF). Estos últimos meses ha sido más conocido en todo el mundo...

Cerrar