«

»

Jul 16 2006

Imprimir esta Entrada

El mito de la cola de reptil en embriones humanos

Ayer vi “El Señor de la Guerra”. Una buena película, plasma de forma excelente hasta donde puede llegar la decadencia humana. Pero como toda película tienes sus fallos y aunque casi todos se me habrán pasado desapercibidos, hay uno que, por razones obvias, no se me ha escapado:

Me ha hecho gracia la frase, no por el hecho en sí, sino porque refleja la creencia de muchas personas. Al fin y al cabo el cine es el reflejo de la cultura de dónde se crea. En el momento en que ves una afirmación así en la pantalla grande, sabes que es porque viene “respaldada” por mucha gente desde atrás. Y si un mito estaba ya asentado, con la difusión que le permite la película, éste se extiende aún más.

La “cola” a la que se refiere este odioso personaje encarnado por Nicolas Cage es exactamente esta:

cola embrión

cola embrión

Alguien al ver las imágenes quizás piense: “¡Coño! ¡Pues tenía razón el traficante, sí tenemos cola de reptil cuando somos fetos a los cuatro meses y medio!”

Primer error, esas fotos no son de cuando el feto tiene cuatro meses y medio, sino cuando está de cuatro semanas. Luego no es un feto, sino un embrión. La diferencia entre uno y otro es la etapa de desarrollo. Llamamos embrión cuando está entre los 15 días y las 8 semanas de desarrollo. A partir de ahí y hasta el nacimiento se le llama feto.

Como podemos observar en un feto de cuatro meses, ya no se aprecia ninguna cola (bueno, si quisiéramos hacer algún chiste con doble sentido, con un 50% probabilidades puede que sí):

feto

Segundo error, las apariencias engañan. Lo que podría parecer una cola de reptil en realidad es algo muy distinto. Se trata sencillamente del desarrollo de la columna vertebral por la zona inferior. Al principio la longitud de ésta es muy grande comparada con el resto del cuerpo del embrión y por eso se parece a una cola de reptil. Cuando pasan las semanas y el cuerpo va creciendo esta cola prácticamente desaparece, sólo queda un vestigio, pero de una verdadera cola, concretamente el cóccix, uno de los órganos vestigiales. Estrictamente hablando, el único remanente de cola que puede considerarse como tal es el cóccix y no es de un reptil, sino de nuestros antepasados de hace más de 20 millones de años, unos antepasados comunes al mono, pero no los monos tal y como los conocemos.

Aquí podemos ver de forma acelerada el desarrollo del embrión y cómo desaparece poco a poco esa cola:

Este mito de la cola de reptil no apareció porque sí y de forma aislada. Tiene su origen en la teoría de la recapitulación. Actualmente, esta teoría está parcialmente rechazada y sólo algunos hechos se aceptan. Hecho al que se agarran los creacionistas como un clavo ardiendo. Extrapolando de forma simplista y con medias verdades al decir que como esa teoría es falsa, luego también es falso que seamos el fruto de la evolución de especies anteriores.

De forma resumida lo que defiende es que durante el desarrollo del organismo se pueden observar paso por paso todas las etapas de su historia evolutiva, lo que se denomina filogenia.

Por ejemplo, si tuviéramos el embrión de un pollo. Según esta teoría, lo que tendríamos que encontrar sería esto:

teoría recapitulación

Cuando, en realidad, lo que encontramos es esto:

embrión pollo

Sin embargo, sí que es cierto que comparando morfológicamente embriones de diferentes especies entre sí podemos hacernos una idea de su proximidad. Cuánto más similares sean los embriones/fetos en etapas más tardías del desarrollo, normalmente más próximas serán dichas especies. Pero no por ello se pueden afirmar cosas como que tenemos cola de reptil porque simplemente se le parezca.

En esta famosa imagen de Haeckel, el autor de la teoría de la recapitulación, vemos las semejanzas y diferencias de varias especies en distintas etapas del desarrollo.

teoría recapitulación

Así pues, la creencia actual de la cola de reptil es irónicamente un remanente cultural de la teoría de la recapitulación en nuestra sociedad.

Enlace permanente a este artículo: http://medtempus.com/archives/el-mito-de-la-cola-de-reptil-en-embriones-humanos/

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Shora

    Bueno, entonces más que un fallo de la película es la ignorancia de un traficante (o la de los guionistas, quién sabe) 😛

    Te respondí el viernes… Mira a ver si te ha llegado como spam… Si no, te lo vuelvo a enviar desde otra dirección. No sé como sigo con la cuenta de 30gigs, con la de fallos que me da.

  2. Ulschmidt

    Excelente post! Ahora nos quedamos mas tranquilos. La teoría de la recapitulación fue explotada a un nivel ridículo en un capítulo de “Star Streek” donde, por influjo de alguna extraña radiación, toda la tripulación se retrotraía a alguna especie precedente – pero de una forma bastante poco probable ya que siendo básicamente todos humanos o humanoides se convertían en mamíferos, lagartos, arañas. Salvo el robot Data, claro, que por no ser orgánico evitó retrotraerse a caja registradora y salva a todos en ese capítulo.
    Y por cierto el “Tarzán de los Monos” original incluía alguna aventura con un tribu perdida de hombres con cola – cola de primate en este caso, mucho mas adecuada.
    Eso sí: entiendo que se acepta en la moderna biología que un carácter antiguo pueda resurgir si vuelve a ser útil. Los dientes de sable, por ejemplo, me han dicho que aparecieron y volvieron a aparecer en varias etapas. De modo que el coxis y su atrofiado apéndice podrían reconvertirse a, digamos, nuestra futura conexión corporal a internet. O podríamos teclear en la computadora y que la cola se ocupe del mouse. No se porqué se ha extinto algo tan útil !

  3. Treiral_

    Además con el juego que dá!
    Muy bueno el post, no conocia la teoria de la recapitulación pero si a mi me dicen que teniamos cola de lagarto en el utero materno me parto de risa xDDDDDD
    A ver si nos vuelve a crecer como a los lagartos XDDD

  4. Noralba

    Un post muy interesante aunque yo no lo podría considerar como un fallo en la película ya que el narrador es un traficante y bien puede creer, como muchas personas no relacionadas con el campo de la salud e incluso algunas de estas, que es una “cola de reptil” ^^. Si el narrador fuese un médico pues si creo que se podría considerar un fallo.

    A ámbito personal, te he mandado un mail a la dirección que aparece en tu blog, no se si lo has leido 😉

  5. Illaq

    Con independencia del “motivo desencadenante”, el post es excelente. Por mis “reminiscencias” docentes, me parece que puede ser una magnífica contribución para despejar ciertas incógnitas que suelen plantearse en las clases de primaria y de secundaria… ¡Muy bueno!

  6. Santiago Badía Segura

    Hola:
    Muy interesante tu blog. Como somos pocos de ciencia te pongo la dirección del mio por si quieres intercambiar links.
    Un abrazo

    http://analisisclinicos.blogspot.com.es/

  7. pipistrellum

    Hay humanos que nacen con cola

  8. luu

    esa teoria tambien se aplica en la educación de un niño a la evolución cultural humana. aparición y control del equilibrio(esto no es cultural, creo) aprendizje del lenguaje y relaciones humanas.

  9. olivia

    Excelente post! Ahora nos quedamos mas tranquilos. La teoría de la recapitulación fue explotada a un nivel ridículo en un capítulo de “Star Streek” donde, por influjo de alguna extraña radiación, toda la tripulación se retrotraía a alguna especie precedente – pero de una forma bastante poco probable ya que siendo básicamente todos humanos o humanoides se convertían en mamíferos, lagartos, arañas. Salvo el robot Data, claro, que por no ser orgánico evitó retrotraerse a caja registradora y salva a todos en ese capítulo.
    Y por cierto el “Tarzán de los Monos” original incluía alguna aventura con un tribu perdida de hombres con cola – cola de primate en este caso, mucho mas adecuada.
    Eso sí: entiendo que se acepta en la moderna biología que un carácter antiguo pueda resurgir si vuelve a ser útil. Los dientes de sable, por ejemplo, me han dicho que aparecieron y volvieron a aparecer en varias etapas. De modo que el coxis y su atrofiado apéndice podrían reconvertirse a, digamos,

  10. Willy

    El articulo es bastante interesante y como Biologo tengo una cosa que decir al respecto. La cola que posee el embrion humano es una caracteristica común a todos los Cordados, se trata de la cola post-anal. Dicha cola también ha de estar en alguna etapa embrionaria de todos los Cordados, con diferencias morfologicas, etc… pero siempre estara presente en alguna etapa de su desarrollo. Esta es una de las caracteristicas en comun de todos los Cordados ( existen otras caracteristicas comunes, como por ejemplo la Faringotremia, es decir, presencia de hendiduras faringeas, la presencia de Notocorda seria otra, etc…)
    Los Reptiles, como cordados que son, poseen esta cola post-anal en su desarrollo. Nosotros poseemos una cola similar en fases tempranas de nuestro desarrollo y despues como organo vestigial esta presente el coxis, pero es porque ambos grupos “mamiferos” y “reptiles” somos cordados, y punto.
    El que quiera ver en este hecho una posibilidad para justificar su teoria del Creacionismo es alguien que demuestra no tener muchas luces!
    La ciencia ya ha dado puebas suficientes para explicar la evolución de las especies desde unos ancestros comunes, y si no a las puebas paleontologicas me remito.

  11. beiia

    buenisiiismo

  12. ALIYER

    parece buensimo exelente

Los comentarios han sido desactivados.

Leer entrada anterior
humanos translúcidos
Humanos translúcidos

¿Cómo se verían los seres humanos si fueran translúcidos? Estas sorprendentes imágenes nos lo muestran. Más imágenes en: El Pollo...

Cerrar