«

»

Jul 14 2007

Imprimir esta Entrada

¿Qué ha llevado a los médicos de EEUU a decir que la adicción a los videojuegos no existe?

Adicción Videojuegos
Antes de nada, no es mi propósito demonizar a los videojuegos como muchos han hecho, tanto en Estados Unidos como aquí por España. Soy, además, una fiel seguidora de cierto tipo de videojuegos entre los que se incluye aquel fatídico juego tan extremamente violento y peligroso que hacía que pasaras de ser un adolescente normal a asesinar a la familia con la katana. Yo no tenía katanas, pero creo que los bisturís se quedaron donde estaban cuando terminé de jugarlo. Y he jugado a juegos muchos más violentos y sangrientos y no por ello la violencia y la traumatología se me hacen más atractivas.

Pero es que una cosa es demonizarlos y culparlos como la causa de un problema mental, cuando son un desencadenante o un factor de influencia y otra es ir al extremo “casita de la pradera” en el que los videojuegos ya no pueden crear adicción, en Estados Unidos, porque en el resto de países sí se considera que pueden provocar adicción.

La noticia salió en la prensa hará unas semanas, pero por ajetreo y falta de tiempo no he tenido tiempo de comentarla hasta hoy:

Los expertos hablan: la llamada ‘adicción’ a los videojuegos no existe

No se piensen que la batallita típica entre expertos sobre si algo provoca o no adicción es nueva. Ya ocurrió con la cocaína, que no hacía muchas décadas, se consideraba que no podía provocar adicción y sin embargo ahora ya nadie pone en tela de juicio que puede provocarla y mucho.

Para empezar, ya hay un error en la propia noticia:

Éstos afirmaron que se necesitan más estudios antes de considerar como enfermedad mental el uso excesivo de los videojuegos, algo que afecta a cerca del 10% de los jugadores, según informa Reuters.

Y es que el diagnóstico de “adicción” no se basa en el uso excesivo de videojuegos. Es decir, ningún médico puede diagnosticar una adicción en función de la cantidad de horas al día que se tire la persona jugando, aunque sí es indicativo. Lo que define la adicción es una serie de repercusiones negativas en la vida de la persona. De forma que no tiene por qué cumplirse que aquella persona que echa más horas delante de la pantalla sea más adicta si aquella que está menos horas sufre una repercusión más negativa en su vida diaria.

Alguien pensará ahora: “¡Es que tú no eres experta!” , y tendrá razón. Pero sé lo suficiente de medicina y psiquiatría como para saber que los videojuegos pueden provocar adicción, de la misma forma que la puede provocar el sexo o el juego de azar. Existe una creencia, bastante extendida, sobre que sólo las drogas pueden crear adicción, y no es así. Las drogas, es cierto, por su naturaleza química y por los efectos a nivel cerebral, hacen proclive a la adicción a prácticamente cualquier persona. Ahora bien, no existe una única dependencia sino tres tipos: Física, psicológica y social.

Una de las diferencias entre las adicciones por drogas y otras como al sexo o a los videojuegos es que las segundas no crean una dependencia física, no hay una necesidad exagerada y compulsiva de la administración de una determinada sustancia. Pero sí que existe una dependencia psicológica y puede que social, para la repetición de un comportamiento o acción que puede llevar a la destrucción de la vida de la persona y su posterior sufrimiento.

¿Por qué conductas, en principio tan inocuas y sanas, como jugar a los videojuegos o echar alguna partida a las tragaperras pueden desembocar en una adicción?

Primero hay que aclarar que, otra de las diferencias con respecto a la adicción a las drogas, es que este tipo de adicciones son más dependientes de una predisposición personal previa. Alguien que consuma heroína, por ejemplo, durante un tiempo determinado terminará desarrollando adicción en prácticamente todos los casos. Sin embargo, sin un factor de predisposición en alguien que juega a los videojuegos durante gran cantidad de su tiempo no tiene por qué desarrollar una adicción en toda su vida.

La razón por la que estas conductas pueden llegar a desembocar en una adicción es porque éstas, de forma similar a las drogas aunque de forma mucho menos potente, también actúan a nivel de los circuitos de recompensa cerebral, que aportan placer y a las cuales el paciente puede llegar a aferrarse para continuar con su vida, centrándolas exclusivamente en ese comportamiento. Cuando éste llega a afectar de forma bastante negativa en su vida, provocando sufrimiento y problemas personales, en el trabajo y/o en la familia es cuando hablamos de adicción. Pero claro, tiene que haber una predisposición previa.

Alguien a la que no le gusta ir de compras o que percibe la tecnología con rechazo jamás desarrollará una adicción a las compras y al móvil respectivamente. Sin embargo, alguien que se pone a atiborrarse de comida cada vez que está “depre” (factor predisponente) y termina entrando en una depresión (factor desencadenante) donde ya se hace habitual el consumo de comida buscando ese mecanismo de recompensa como si su vida girara en torno a ella, pues estará en una adicción en toda regla.

Seguramente entonces alguien esté pensando que casi cualquier actividad placentera puede desencadenar potencialmente una adicción (psicológica) y es así. Lo que sucede que la frecuencia con la que ocurre es muy baja y debe haber unos factores previos existentes. Aquí unos ejemplos de actividades placenteras que pueden provocar adicción: Juegos de azar, sexo, utilización del móvil, adicción a las compras (ahora con las rebajas estarán sufriendo de lo lindo), adicción afectiva, adicción a la comida…

Si todo ello puede provocar adicción, ¿por qué los “expertos” estadounidenses dicen que para los videojuegos no? ¿Tienen acaso los juegos un halo de divinidad detrás?

Y una última pregunta, ¿Son cosas mías o últimamente están saliendo bastantes estudios científicos a favor de los videojuegos cuando antes era justo al contrario?

Enlace permanente a este artículo: http://medtempus.com/archives/que-ha-llevado-a-los-medicos-de-eeuu-a-decir-que-la-adiccion-a-los-videojuegos-no-existe/

19 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Serguei

    Bueno, este tipo de estudios por desgracia siempre parecen tener un montón de dinero de las partes interesadas detrás. La verdad es que cualquier noticia, tanto mala como buena sobre videojuegos ya me produce risa (brutal el caso de antena 3, te echaban un reportaje sobre como destrozaban las mentes de los chavales y luego… GTA San Andreas patrocina los Simpsons… en fin).

    Y por cierto, para el que diga que no causan adicción aquí un pequeño documento gráfico (tan divertido como triste)

    http://www.youtube.com/watch?v=W5jnk7VS-Ko

  2. Pablo Grisafi

    dice literalmente
    “Una de las diferencias entre las adicciones por drogas y otras como al sexo a los videojuegos es …”
    (la negrita es mía)Entiendo que es un error de tipeo, pero ¡que feo ser adicto al sexo a los videojuegos! ¿a nivel SW o a nivel HW? porque una cosa es fantasear con Lara Croft (¡que viejo que estoy!) y otra muy distinta es encariñarse con la PS3.

    Hablando en serio, creo que tambien está el tema de que cuando la adicción es psicológica o social, es mas dificil de distinguir una adicción de un “gusto extremo”. Es decir, todos hacemos algun sacrificio irracional cuando algo nos gusta, digamos, cada vez que uno come un caramelo está privilegiando el placer sobre la salud. La persona que disfruta comprandose ropa una vez cada tanto, simplemente se da un gusto. La que no puede vivir sin comprar todos los días diez prendas distintas, deja su empleo, se pelea con su familia y se deprime si pasan 10 minutos sin comprar es un adicto, digamos. Pero trazar la linea que divide al que le gusta comprarse ropa del adicto es complejo ¿cuanto daño personal social y/o familiar se puede aceptar?¿como se mide ese daño?Si yo dejo de salir con mis amigos para ir de compras un par de veces ya le estoy causando un daño a mi vida social, pero nadie diría que soy un adicto.
    Bah, no estoy tan seguro. También esta el hecho de que con las drogas, en general, nunca se distingue demasiado entre adictos y consumidores.

  3. pipistrellum

    Pablo:Kamasutra informatico XD.

    Se considera adiccion cuando la aficion empieza a crear problemas. Si no crea problemas es una maravilla.

    Mas que porque por placer, una adiccion se debe al sufrimiento que produce la ausencia de ese estimulo droga.
    De hecho, a un adicto ese estimulo le produce menos placer que a una persona normal, por la tolerancia. Lo hace para no estar mal.

    En que se diferencia, una adiccion no quimica de una compulsion como lavarse las manos?
    Creo que no hay una diferencia muy clara, si es que la hay.

  4. Pablo Usabiaga

    “Pero sé lo suficiente de medicina y psiquiatría como para saber que los videojuegos pueden provocar adicción, de la misma forma que la puede provocar el sexo o el juego de azar.”
    “Pero claro, tiene que haber una predisposición previa.”

    No podría estar más de acuerdo. El de las adicciones es uno de los temas más ideologizados de nuestra cultura occidental. Y uno de los errores más machacados es que hay cosas que son adictivas. Como dices muy bien, lo adictivo no está en la cosa sino en la persona que se hace adicta. Es muy cómodo para ciertas conciencias y para ciertas ideologías represivas demonizar ciertas cosas (por ejemplo la marihuana) y desviar el problema de su auténtico centro. TODO es adictivo (y por tanto, los videojuegos también), sólo que para que se produzca la adicción, tiene que haber una personalidad o una conducta adictiva. Sin ésta, hasta el opio se puede consumir sin adicción (al menos según la especialista brasileña Jandira Masur).

    Y es que el término adicción de por sí está cargado de ideología. El término técnico más adecuado, me parece, es dependencia.

  5. Evil Preacher

    Me uno a tus sospecha sobre porqué los “expertos” han cambiado de opinión. Todavía me acuerdo de cómo hace unos años hablaron en todos los telediarios de todas las cadenas de lo malvados que eran unos dibujos japoneses que provocaban ataques epilépticos a todos los niños de Japón y dos años más tarde esos mismos locutores hablaban de lo simpáticos que eran los Pokemon, los amigos de los niños, en plan campaña publicitaria a saco. Por no hablar del caso del “asesino del juego de rol”, periodo durante el cual hasta modificaron doblajes de telefilmes para que encajaran con la actualidad ¿Estas cosas serán conspiraciones orquestadas o mareas desorientadas de la desinformación?

  6. Delirium

    Si parece estar tan claro que, médicamente, puede provocar adicción, entonces habrá que buscar las razones de la decisión en otro lado.
    Suele ser habitual la coletilla de que la industria del videojuego “es la tercera que más ingresos genera”. Desde luego ya ha superado a la del cine y supongo que esa fuerza puede llevarles a actuar como lobby.

    Por otro lado estaba pensando que la consideración como adicción supondría hacer frente a bajas laborales, tratamientos sufragados… pero no se yo si en EE.UU. hay una seguridad social que se haga en parte cargo de estos temas.

    Un saludo.

  7. Treiral_

    La adicción de los médicos a los videojuegos, ya sabes:
    Primera fase: NEGACIÓN

  8. DarkSapiens

    Aquí hay un caso que seguro que muchos ya habrán visto.
    Pero seguro que el problema de este niño tiene que ser algo más grave aparte de la adicción a los videojuegos. Pone los pelos de punta (al que no se empieza a partir, claro).

  9. Fluimucil

    Creo que todos hemos llegado a la misma conclusion a medida que leíamos la entrada de Shora, y que luego ella ha dicho: Todo lo placentero provoca adicción.

    En realidad, un hobby y una adicción son casi lo mismo. Solo que la adicción conlleva resultados negativos para la persona, pero viene a ser un hobby al maximo grado. Hay quien le gusta montar maquetas de aviones, pero si esa persona se pasa el día metido en un sotano montando maquetas, tiene una adicción a montar maquetas (que vida más triste) Y el salto de un lado a otro, depende de la persona en concreto.

    En el fondo, todos podríamos ser adictos a algo y no lo somos (yo podría serlo a internet, a leer, a Perdidos, a los videojuegos, a estar con los amigos, al McDonald’s….)

    En cuanto a los videojuegos, ayer me compre la wii… y me acoste a las 3 de la mañana jugando ¿soy adicto? xD

  10. Serguei

    Fluimucil, buena compra sobre todo si no tienes mucho tiempo y dinero.

    Por cierto Shora, claro que tu no hiciste nada por jugar al Final Fantasy VIII, los que tenemos bisturís en casa solo nos volvemos locos jugando al trauma center XD

  11. Pablo

    Este tema va por épocas, y es tratado todos los años. Ya cansa un poco XD

  12. Noralba

    Bueno, yo en algunas cosas no estoy totalmente de acuerdo, pero bueno, son cosas supongo que discutibles y dificilmente demostrables. En el caso del comentario de Shora no estoy deacuerdo de que sólo las drogas produzcan dependencia física. El término dependencia física se refiere a un displacer causado por la no realización de la actividad (aunque existan otros mecanismos, sobretodo en las drogas químicas). En el caso de la dependencia a un videojuego o actividad si se produce displacer al no realizar la acción (sudores, insomnio, nerviosismo, falta de apetito, malestar…).

    Sobre lo que dice la gente en sus comentarios sobre las adicciones, realmente no se está usando bien el concepto de dependencia/adicción. Los criterios de dependencia no sólo son repercusión sobre la vida del paciente sino que hay otros como compulsión en la realización, necesidad de su consumo para evitar síntomas negativos, cambios en la prioridad de necesidades (ej, dejar de comer, dormir, ir al trabajo…) y hay otros. Así que definitivamente entre los hobbys y una dependencia hay mucha diferencia.

    Entre los actos obsesivos-compulsivos y una dependencia, bueno, yo croe que sí que hay difrencia. Sí es verdad que una dependecia condicciona un pensamiento obsesivo aunque no sé si sería correcto considerar la consumición como una compulsión. Por otro lado, en un obsesivo-compulsivo la obsesión es lo primero y surge tardiamente una compulsión que alivian esos pensamientos. En el caso de la adicción la consumición (si es una dorga) o la realización de la actividad ocurre primero y tiene que pasar un tiempo para que se produzca la obsesión.

    De todas formas no me hagáis mucho caso tampoco porque, aunque tuve este año la asignatura de drogodependencias, no fui a clase y no es que sacara una notaza xD.

  13. medtempus.com

    Pablo Grisafi:

    Ups, muchas gracias por la corrección. Lo corregí en cuanto leí tu comentario, hay que ver lo que hace una ausencia de una “o” xDD

    “¿cuanto daño personal social y/o familiar se puede aceptar?¿como se mide ese daño?”

    Se mide a través de cuestionarios y a partir de ciertos valores, es cuando se considera que la persona ha entrado en una adicción. En este enlace viene un ejemplo de cómo suelen ser los cuestionarios, aunque cada droga o hábito potencialmente adictógeno tiene un test concreto:

    http://www.alternativasclinics.com/articulo.pdf

    Pipistrellum:

    “En que se diferencia, una adiccion no quimica de una compulsion como lavarse las manos?”

    La persona no se lava las manos por la búsqueda de placer o por que tenga dependencia hacia ello, sino que surge a través de unos pensamientos obsesivos anteriormente. Tampoco suelen afectar tanto a la vida del individuo.

    Delirium:

    “Por otro lado estaba pensando que la consideración como adicción supondría hacer frente a bajas laborales, tratamientos sufragados… pero no se yo si en EE.UU. hay una seguridad social que se haga en parte cargo de estos temas”

    En el artículo de El Mundo, dejan caer que la definición de adicción a los videojuegos facilitaría la inclusión en los seguros médicos… No es por entrar en teorías conspiranoicas porque, la verdad, no tengo ni idea de las razones por las que ha ocurrido y prefiero dejar la pregunta abierta. Pero seguro que a los seguros no les interesa incluir en sus listas a cubrir una adicción que puede ser muy frecuente y difícil de definir.

    DarkSapiens:

    Creo que ese niño lo hizo a propósito, si buscas un poco más en Youtube lo verás en otras “actuaciones” peleando con muñecos, pero no fueron tan míticas como su primera actuación xD

  14. medtempus.com

    Noralba:

    “En el caso del comentario de Shora no estoy deacuerdo de que sólo las drogas produzcan dependencia física. El término dependencia física se refiere a un displacer causado por la no realización de la actividad (aunque existan otros mecanismos, sobretodo en las drogas químicas). En el caso de la dependencia a un videojuego o actividad si se produce displacer al no realizar la acción (sudores, insomnio, nerviosismo, falta de apetito, malestar…).”

    Me temo que tu definición de dependencia física no coincide ni con el de la OMS, ni el del DSM IV:

    Los parámetros que indican una dependencia física son la tolerancia y el síndrome de abstinencia. Ninguna de estas dos cosas las encontrarás en una dependencia psicológica y si los hay, son meramente psicológicos, no físicos. Puesto que al organismo en ningún momento se le ha administrado una sustancia química que provoque que éste se adapte a él.

    Estoy de acuerdo en tu diferencia entre obsesión-compulsión y adicción. Pueden parecer similares a primera vista, pero el mecanismo es muy distinto.

  15. Noralba

    Oki Shora, no nos lo habían dicho así en esa asignatura, pero bueno, tampoco me extraña teniendo en cuenta el personajillo que nos daba la clase (yo es que no iba a clase porque me ponía mala, prácticamente era una apología de las drogas, una vez hasta se puso a defender que el tabaco no era perjudicial para la salud!).

    Por cierto que por aquí ya se te echaba de menos, han sido duros estos exámenes?

  16. medtempus.com

    Noralba:

    Es normal que en temas de drogas, los profesores tiendan más a utilizar sus propias definiciones y conceptos. Mi profesor, por ejemplo, tenía una lucha personal contra la demonización de la marihuana y su supuesto síndrome amotivacional xD

    Puff, como se suele decir, lo peor ya ha pasado. Esto de que concentren en valencia las asginaturas teóricas del segundo ciclo en cuarto y quinto, siendo sexto sólo preventiva y lo demás hospital, agobia bastante.

  17. Pablo Usabiaga

    Chicas, perdonen pero me llama la atención que en materia de fuentes científicas lo que citan es lo que dijeron sus profesores en clase… Que les den por saco a los profesores! (Nota bene: yo soy profe universitario 😉 : todos están invitados a darme por saco a mí). Vayan a la bibliografía del programa de la asignatura, y al material bibliográfico en general, y citen de allí!

    Y no olviden que todos tenemos dependencia física al aire y al agua: sin el uno te da el síndrome de abstinencia de ponerte azul, y sin la otra el de que te quedas reseco como c… de perro. XD

  18. Pablo grisafi

    En general, me animo a que hay una frase que delata a (casi) todos los adictos: “Puedo dejarlo cuando quiera”.
    Es un tema ese de las definiciones. Para la OMS, la homosexualidad era una enfermedad hasta no hace tanto, y hoy creo que no. Lo malo de la ciencia es que el conocimiento se va construyendo con el tiempo y entre todos, en vez de venir prolijamente dictado como en la religión.
    Y creo que el contexto cultural también influye: En Argentina, un tipo que toma un litro de vino por día es casi borracho, en Francia es casi abstemio. Hace 50 años, la bebida de los chicos no era la coca-cola, sino el vino con agua..y todo así

  19. vuelos

    Me uno a la opinión de que efectivamente los videojuegos pueden llegar a ser una adicción que pueden necesitar de una asistencia psicológica. Y es que cualquier actividad que controla tus actos o tu tiempo de una manera excesiva puede dar un problema a nuestra percepción.

    Si alguien se pasa horas y horas delante de su consola jugando una y otra vez a juegos es que sin duda tiene un problema y por ello pienso también que debería esta actitud, estar contemplada como una clase de adicción.

    No hace mucho leí, que el gobierno Chino (en su línea) exigía a los programadores de juegos del país que incluyeran en las consolas el programa necesario para que apareciera un mensaje cuando se llevaban dos horas seguidas de juego recordando que también se podían realizar otras actividades y que cuando se acumulaban tres horas seguidas la consola se apagaba directamente.

    Lógicamente no digo que esta acción sea algo bueno ya que no deja de ser un límite a la libertad individual de pasar las horas que nos plazca haciendo algo, pero debo reconocer, aunque me pesé en cierta medida, que indirectamente esta opción esta pudiendo paliar la adicción a los videojuegos en china, que sin duda y en mi opinión así debería llamarse y tratarase si da lugar, naturalmente.

    Saludos

Los comentarios han sido desactivados.

Leer entrada anterior
Vídeo sobre el abuso de fármacos y sus efectos adversos

Ya habíamos comentado hace un tiempo acerca de algunas peculiaridades sobre el abuso de fármacos allá por USA. El país...

Cerrar