El dichoso Ojo Mágico

Hace unos días, navegando a la deriva por internet como suelo hacer de vez en cuando para curiosear y ver qué me encuentro, me topé con la frustación de mi infancia (y creo que a este paso será la de mi vida xD). El dichoso Ojo Mágico, seguro que la mayoría recuerda cuando causó furor aquí en españa por el año 93 o así. La gente en los colegios formaba un corro alrededor del libro como si objeto de culto se tratara y empezaban a ponerse bizcos para ver las fantabulosas imágenes en 3D que aparecían. Vamos todo un ritual:

«¿Lo veis, lo veis?»

«Mirad qué delfín más chulo, parece que va a salir del libro»

«Halaaa, como mola»

«Pasa la siguiente página, a ver quién ve primero la imagen 3D»

En fin, yo formaba parte de ese corro, la verdad es que aquellas imágenes abstractas de las cuales podías ver imágenes 3D me intrigaban. Pero había un pequeño problema (y lo sigue habiendo xD), fui incapaz de ver alguna imagen 3D, de hecho en toda mi vida no he podido todavía ver ninguna imagen con la frustación que ello conlleva. Y no tengo ni puñetera idea de por qué, vamos tengo miopía y astigmatismo pero eso no debería ser problema para ver las dichosas imágenes.

Seguir leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/el-dichoso-ojo-magico/

Probando, probando…

Probando, probando… Bueno, al fin me he decidido a crear un blog. Siempre he pensado que hay dos tipos de gente, los que pueden llevar uno y los que no (yo siempre me vi en la última clasificación). Pero siento curiosidad por comprobarlo, quizás al final me sorprenda el resultado.

Lo que más cuesta definir en un blog es la franja que separa la intimidad de la impersonalidad. Hay que tener claro si lo que quieres es convertirlo en un diario de tu vida o pensamientos, o simplemente un vehículo para escribir historias o anunciar noticias. Claro que siempre se pueden mezclar ambas cosas, que es lo que intentaré hacer. Por ello, si en algo va a ser peculiar este blog es por sus cambios bruscos de tema, teniendo como punto en común mi interés/vivencia hacia ellos.

El título original del blog: Tempus Fugit (quizás lo vaya cambiando con el tiempo) lo elegí por todo lo que significa y acarrea (y porque es el título de un pedazo de episodio de Expediente X, serie de la cual soy friki hasta la médula).

El tiempo vuela, de nosotros depende que se convierta en un vuelo agradable o que terminemos estrellándonos con las turbulencias que encontremos a nuestro paso. Con este blog intentaré fotografiar aquellas vivencias que surjan durante ese viaje.

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/probando-probando/