«

»

Oct 10 2005

Imprimir esta Entrada

Las mentiras de los horóscopos

HoróscopoCreo que ya toqué el tema de pasada hace un tiempo. Ya de por sí los horóscopos eran algo que me parecía estúpido, absurdo y penoso, pero habiendo estudiado más de astronomía y cosmología (no confundir con la estafa de la astrología, que no tiene nada que ver) y sabiendo más datos creo que no está de más mencionar alguno de ellos.

Que los niños sigan creyendo en Papá Noel, los Reyes Magos o incluso el conejito de Pascua hasta cierta edad es, hasta cierto punto, comprensible. A los niños se les cuenta todo eso para mantener su ilusión y fantasía. Pero que millones de personas “adultas” lean, crean e incluso paguen por conocer sus horóscopos o influencias astrales personalizadas ya roza la subnormalidad extrema. Y más aún cuando hay gente que se hace rica por ello, es impresionante la cantidad de dinero que se destina. A veces dudo si es por ignorancia, otras por superstición o puede que desesperación, me imagino que habrá “razones” como granos de arena en una playa. También habrá algunos que lo lean sólo como burla o diversión (cosa lógica por otro lado). A ver, empezamos una pequeña lista, que dentro de todo lo que hay es poco:

1- Los astros y sus movimientos NO influyen en el destino o en la vida de las personas. La fecha de nacimiento y la posición respectiva de los astros en ese momento están tan relacionados como el “tocino a la velocidad”. Si eso fuera así, todos los aries, por ejemplo, tendrían el mismo destino, las mismas fases de su vida y creo que no hace falta ser muy observador para comprobar que cada uno lleva su ritmo de vida independientemente de los demás.

De hecho las únicas fuerzas que ejercen los planetas sobre nosotros es la gravitatoria y el sol además la electromagnética. Cualquier persona que asista al alumbramiento del niño (médico, madre y parientes) ejercerá mucha más “influencia” gravitatoria que cualquier planeta como Júpiter o Marte.

Rizando el rizo, dos mellizos, por ejemplo, que nacieran el mismo día con una diferencia de minutos, tendrían exactamente el mismo destino, la mismas fases de la vida según la astrología. Yo soy melliza y que queréis que os diga, es imposible encontrar similud alguna entre mi “destino” y el de mi mellizo.

Y por supuesto también todos los astrólogos deberían, por tanto, hacer las mismas predicciones para cada signo. Sólo hace falta mirar a dos o tres periódicos al azar, para ver que cualquier parecido entre las predicciones de distintos astrólogos es mera ficción. Claro, entonces habrá algún astrólogo listo que salte que es porque hay mucho embustero dentro de la profesión. Y razón no le falta, ya de por sí la astrología es una profesión de embusteros.

2- Aún tomando como cierta la barbaridad de que los astros influyeran en el destino de nuestras vidas. Si tomamos el zodiaco asirio-babilónico (el que se utiliza actualmente) que va relacionado según nuestra fecha de nacimiento, tampoco sería cierto. Puesto que las fechas de los signos del zodiaco se fijaron hace miles de años y han cambiado con respecto ahora. Aproximadamente con un mes de diferencia. Osea que ni siquiera nuestro signo del zodiaco corresponde con la constelación de la fecha de nuestro nacimiento.

3- La astrología actual no contempla el descubrimiento de planetas como Urano, Neptuno y Plutón. Puesto que no se conocían no se integraron en la astrología, se ve que la influencia (repito, en el supuesto absurdo de tomarlo como cierto) de los astros va más relacionado con los conocimientos de la astrología que por su verdadera existencia.

4- Hay doce signos del zodiaco basados en 12 constelaciones que atravesaban hace miles de años la ecliptica (debido al movimiento de precesión de la Tierra, las constelaciones a lo largo del tiempo van cambiando su posición relativa en nuestra visión del cielo). Cuando en la actualidad hay TRECE constelaciones (algunos autores aseguran que existen 14, siendo Cetus que se encuentra entre Aries y Piscis pero su situación no es tan evidente). La treceava constelación se llama Ofiuco (Portador de la Serpiente) y se encuentra entre Sagitario y Escorpio. Entre las fechas del 30 de Noviembre al 17 de Diciembre. Es decir que las personas que nacieran entre esas fechas, no serían Escorpio sino Ofiuco.

La razón de este desequilibrio entre los signos del zodiaco y las constelaciones en las que se basan se deben a que la astrología se originó hace más de 4000 años en la antigua Mesopotamia. En esa época la visión del cielo y sus constelaciones era distinta a la de ahora. Eso es debido a los complejos movimientos de la Tierra que provoca que las constelaciones que atravesaban la ecliptica hace miles de años han cambiado su situación. Sin embargo se siguen conservando 12 signos e ignorando la constelación de Ofiuco y Cetus.

¿Qué hacen los astrólogos? Ignorar el hecho disimuladamente. Al igual que el descubrimiento de los últimos planetas del sistema solar.

5- La astrología se basa en que los planetas y el Sol giran alrededor de la Tierra (Teoría Geocéntrica). Creo que hasta un niño de EGB sabe que es el sol el centro del sistema solar y sobre el cual giran el resto de planetas que lo componen.

6- No se tienen en cuenta otros cuerpos celestes a parte de los planetas y las estrellas. Los cometas, asteroides o pequeños satélites no existen en el mundo de la astrología. ¿Acaso no tendrán “influencia” como los planetas?

Vamos, que aún después de todo esto, aún hay alguien que siga creyendo en estas chorradas que empiece a cuestionarse si existen los pegasos, los elfos y los duendes porque tienen igual validez existencial.

Enlace permanente a este artículo: http://medtempus.com/archives/las-mentiras-de-los-horoscopos/

1 comentario

  1. Misslucifer

    Las causas de por qué la gente cree en eso son muy complicadas, creo que merecen un estudio sociológico.

    A mi me sorprende mucho de la gente en general, sin personalizar, pero cuando veo que algunos compañeros también (siempre pensé que si estas en la quedo atónita (incluso me cabrea, pero es que soy muy susceptible).

Los comentarios han sido desactivados.

Leer entrada anterior
Ignorancia
La felicidad de la ignorancia

Visitando por casualidad la página del periódico 20 minutos hace unas semanas empecé a leer artículos de opinión. Algunos en...

Cerrar