Clicky

El futuro de la fusión entre la medicina e Internet

Colaboración con eldiario.es, publicado en la revista: Internet, el futuro y la libertad.

Robot cirujano

A finales del siglo XIX, con la invención del telégrafo, comenzó una nueva etapa para la medicina: la telemedicina. Esta tosca aunque innovadora forma de comunicación fue el primer embate contra la tiranía de la distancia, el primer recurso para derribar las barreras físicas en la atención sanitaria de pacientes localizados a kilómetros y kilómetros de distancia. A partir de ese momento, cada avance en las tecnologías de la información y de las comunicaciones ha servido para acercar poco a poco la medicina más a los pacientes, independientemente de dónde estuvieran. En este sentido, el teléfono fue un paso intermedio imprescindible para la interacción más fluida entre el personal sanitario y los pacientes.

o obstante, ha sido la llegada y generalización de Internet en todo el mundo la que ha supuesto un progreso sin precedentes para la interconexión de personas en el mundo sanitario, recortando virtualmente las distancias entre ellos hasta límites extremos. Y, pese a todo, como se suele decir, lo mejor está aún por llegar…

El futuro de la telemedicina está íntimamente ligado al futuro de Internet y, por tanto, la forma en que esta tecnología evolucione influirá en cómo la atención sanitaria llegará a nosotros a través de la distancia. Eso sí, siempre con cierto retraso. Que una tecnología esté preparada y lista para que podamos hacer uso de ella no significa que inmediatamente podamos recurrir a ella en el área sanitaria.

 

Seguir leyendo en: El futuro de la fusión entre la medicina e Internet

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/el-futuro-de-la-fusion-entre-la-medicina-e-internet/

Cuando las palabras médicas las carga el diablo

Colaboración con El País:Max Clara

En el ámbito sanitario, son abundantes los nombres propios usados para designar a células, enfermedades, tratamientos, partes del cuerpo humano, técnicas quirúrgicas, signos y multitud de otros elementos. Son lo que denominamos epónimos médicos y se tratan de una parte imprescindible del lenguaje y la cultura histórica de la medicina. De hecho, existen diccionarios de epónimos médicos, algunos de los cuales registran más de 8.000 términos diferentes. La mayoría de ellos son universales, es decir, independientemente del idioma y el país, se utilizan los mismos epónimos médicos para definir a los mismos elementos. Así, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer significará esencialmente lo mismo para los profesionales sanitarios independientemente del rincón del mundo en el que se encuentren.

Detrás de cada epónimo médico suele haber una historia, a menudo ignorada u oculta por el paso del tiempo. En casi todos los casos, los nombres suelen referirse al primer descubridor, inventor o persona que describió con detalle algo, normalmente publicándolo en una revista médica. Con menos frecuencia, se usa el nombre de varias personas que contribuyeron a tales fines. Como ejemplos tenemos a la enfermedad de Kawasaki, las células de Purkinje, el síndrome de Wolff-Parkinson-White, el linfoma de Hodgkin… Los epónimos suelen ser gestos para honrar y recordar a aquellas personas que contribuyeron al avance de la medicina.

 

Seguir leyendo en: Cuando las palabras médicas las carga el diablo

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/cuando-las-palabras-medicas-las-carga-el-diablo/

La extraña y misteriosa alergia a la carne provocada por garrapatas

Colaboración con eldiario.es

Garrapata

Las picaduras de ciertas garrapatas pueden causar, con una probabilidad desconocida, una alergia potencial a la carne, hasta el punto de provocar casos de anafilaxia (reacción alérgica grave, con riesgo de muerte). Diversos medios de comunicación en España han difundido recientemente noticias sobre esta peculiar y misteriosa reacción del sistema inmunitario. Aunque se conoce este tipo de alergia desde el año 2002 en Estados Unidos, en España se van conociendo más casos de alérgicos por esta causa. Sobre todo, en zonas donde las picaduras por garrapatas son más frecuentes como en áreas rurales de Galicia y Asturias.

Esta alergia a la carne es bastante peculiar por múltiples razones. Por un lado, es una reacción alérgica dirigida a un hidrato de carbono conocido como alfa-gal (Galactosa-alfa-1,3-galactosa) presente en la mayoría de mamíferos excepto humanos, monos del Viejo Mundo y simios. Esto se trata de algo bastante excepcional ya que las alergias prácticamente siempre se producen ante ciertas proteínas (de las frutas, frutos secos, de los ácaros, de la piel de mascotas…). Por otro lado, no todos los animales cuya carne ingerimos poseen alfa-gal. Así, por ejemplo, el pollo, el pavo o el pescado son seguros para las personas alérgicas a esta molécula.

 

Seguir leyendo en: La extraña y misteriosa alergia a la carne provocada por garrapatas

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/la-extrana-y-misteriosa-alergia-a-la-carne-provocada-por-garrapatas/

A la caza de venenos que curen

Colaboración con El País, online y en versión en papel (página 29 del número del 27 de diciembre de 2018).

Araña de Sidney

Medicina o veneno. La difusa frontera que separa ambos polos opuestos está marcada por uno de los parámetros más vitales y críticos en medicina: la dosis. Así, mientras un medicamento administrado con la dosis e indicación adecuadas puede curar, este puede transformarse en un veneno en cualquier momento al rebasar cierta dosis, llegando hasta al punto de matar. El célebre médico Paracelso ya lo afirmaba en el siglo XVI:  ”Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis”. De esta forma, sin que tengamos que vivir en un mundo al revés con lobitos buenos, príncipes malos y piratas honrados, el agua puede convertirse en un veneno y la toxina botulínica (el veneno más potente conocido) en una útil medicina. Tan solo es cuestión de dosis.

En la actualidad, los venenos animales son un territorio prácticamente inexplorado por la ciencia para la búsqueda de nuevas medicinas. De hecho, se estima que solo se ha investigado entre el 2% y el 3% del potencial terapéutico de estos venenos. Una de las razones se encuentra en las dificultades para obtener las muestras. Muchos animales venenosos son animales exóticos que se encuentran en lugares remotos y la captura para extraer su veneno no está precisamente exenta de riesgos. Otra de las complicaciones es la elevada complejidad de los venenos que suelen estar compuestos por multitud de moléculas diferentes. Sin embargo, en las últimas décadas, se ha dado un gran empuje a la exploración científica de este territorio desconocido de la investigación que se encarga de identificar a aquellas moléculas potencialmente letales que pueden esconder propiedades bioquímicas que también puedan curarnos. Hablamos de la venómica.

 

Seguir leyendo en: A la caza de venenos que curen

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/a-la-caza-de-venenos-que-curen/

Los collares para la dentición: inútiles y peligrosos

Colaboración con eldiario.es

Bebé

En Estados Unidos, un bebé de 18 meses ha muerto estrangulado por el collar para la dentición que llevaba mientras dormía. Como respuesta, la FDA (laAdministración de Medicamentos y Alimentos ha emitido una alerta dirigida a padres, cuidadores y sanitarios encargados del cuidado de bebés sobre los graves riesgos y nulos beneficios de estos collares que suelen usarse para, supuestamente, aliviar los dolores de la dentición. También se usan, con mucha menor frecuencia, para estimular los sentidos de personas con necesidades especiales como aquellas que padecen autismo o trastornos por déficit de atención e hiperactividad.

El reciente fallecimiento de este bebé no se trata de un caso aislado, se han documentado más casos de bebés muertos o heridos por el uso de joyería para la dentición. De hecho, la FDA también ha recibido informes recientes sobre bebés lesionados como consecuencias del uso de esta bisutería. Fue el caso de un bebé de 7 meses que se asfixió con las bolas de madera de un brazalete para la dentición. Afortunadamente, pudo salvar su vida en el hospital.

El uso ingenuo de estos collares para “aliviar” los síntomas de la dentición en bebés, no se limita a Estados Unidos. En España, se llevan usando desde hace más de 10 años, con épocas de mayor y menor popularidad. Aunque autoridades como Consumo han retirado en múltiples ocasiones estos productos (de farmacias, parafarmacias, tiendas de puericultura, herboristerías…) por sus peligros, estas joyas para la dentición son muy fáciles de conseguir. Ahora mismo, basta una rápida búsqueda en Internet para encontrar multitud de tiendas que venden bisutería para la dentición de los bebés en nuestro país. En la mayoría de los casos se publicitan como collares de “ámbar” aunque, en realidad, la mayoría de ellos suelen estar fabricados con un plástico llamado  poliestireno que simula la apariencia del ámbar.

 

Seguir leyendo en: Los collares para la dentición: inútiles y peligrosos

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/los-collares-para-la-denticion-inutiles-y-peligrosos/

¿Sirve el entrenamiento mental para combatir el declive intelectual asociado a la edad?

Colaboración con El País:

Juego Brain Training

Durante los últimos años, se ha popularizado la idea de que el cerebro es como un músculo: si no se entrena, se atrofia. Como consecuencia, el ejercicio del cerebro a través de la resolución de problemas, puzles, sudokus, etc. se ha publicitado como un método no sólo para minimizar el declive intelectual que ocurre con la edad, sino también para disminuir el riesgo de sufrir demencias seniles o la enfermedad de alzhéimer.

La realidad, sin embargo, es que las evidencias científicas en el área de la neurociencia respaldando las afirmaciones anteriores son muy débiles. Como explica Steven Novella, neurólogo y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale: “Lo que muestran más de dos décadas de investigación es que al realizar una actividad mental específica, te vuelves más hábil para esa actividad, y eso es todo. Si haces un sudoku, te vuelves mejor resolviendo sudokus, no te vuelves más inteligente”.

Estos hallazgos de la neurociencia, sin embargo, no han sido obstáculo para la floreciente industria del “entrenamiento cerebral” en forma de libros, videojuegos, música, cursos…  De hecho, un informe del sector  predice que el negocio de la evaluación cognitiva y el entrenamiento cerebral mueva más de ocho mil millones de dólares en el mundo para 2022. Como casi siempre suele suceder, el márketing va por delante de la ciencia, cuando no directamente la pisotea.

 

Seguir leyendo en: ¿Sirve el entrenamiento mental para combatir el declive intelectual asociado a la edad?

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/sirve-el-entrenamiento-mental-para-combatir-el-declive-intelectual-asociado-a-la-edad/