Clicky

Los enfermizos poderes de la mente humana

Colaboración con Hipertextual:

Dolor

El cerebro humano es el elemento más complejo del universo conocido y un gran misterio para nosotros. Las intrincadas comunicaciones eléctricas y químicas a través de billones de conexiones sinápticas entre miles de millones de neuronas nos otorgan la consciencia, el pensamiento, la imaginación, la memoria, la anticipación, la percepción…  Todo ello y mucho más es lo que conocemos como mente humana.

Cada día, nuestra mente no solo define quiénes somos, sino cómo nos enfrentamos al mundo. Como dijo el político estadounidense, Franklin D. Roosevelt: “Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente”. Elegimos qué hacer en la vida basándonos en emociones tales como la felicidad o el placer, pero podemos también angustiarnos al pensar sobre el futuro, entristecernos por recordar el pasado… o incluso enfermar por un hecho que nos impacta psicológicamente.

Pese a que la absoluta mayoría de enfermedades poseen unas causas biológicas muy claras (por mutaciones, infecciones, traumatismos, alteraciones metabólicas…), en ocasiones, es la propia mente humana la que desencadena las enfermedades. Así, existen 2 “cajones de sastre” de la medicina muy particulares para englobar a las enfermedades de origen psicológico: son los trastornos somatomorfos y las enfermedades psicosomáticas.

Seguir leyendo en: Los enfermizos poderes de la mente humana

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/los-enfermizos-poderes-de-la-mente-humana/

Más allá de las pastillas: cuidar además de tratar

Colaboración con El País:

Comida Hospital

Obesidad, diabetes, ansiedad, depresión, estrés… Son sólo algunos de los males de nuestro tiempo que están aumentando en los últimos años y que se espera que sigan en alza durante las próximas décadas. Aunque las sociedades occidentales nos permitan vivir con esperanzas de vida nunca antes vistas en la historia de la humanidad, también nos hacen enfermar. Nuestro mundo occidental es, paradójicamente y al mismo tiempo, protector y hostil para distintas facetas de nuestra salud. Así, mientras nuestra sociedad ha logrado reducir drásticamente la mortalidad infantil o la mortalidad por enfermedades infecciosas o por cáncer (gracias a múltiples avances sanitarios desde diferentes frentes), también se han creado una serie de circunstancias que favorecen el desarrollo de las enfermedades citadas al principio.

El acelerado ritmo de vida actual, las largas jornadas en el trabajo con escasa conciliación familiar, la precariedad laboral y económica, la falta de tiempo para hacer ejercicio físico o establecer relaciones sociales estrechas con otras personas, una alimentación rica en productos procesados y azúcar… Son factores sociales que desempeñan un papel esencial en la aparición de diversas enfermedades. Más allá de las causas biológicas de las enfermedades, están también las causas psicológicas y sociales. Infiltradas en nuestra cultura, tradiciones y costumbres y, a menudo, ignoradas por una sociedad que busca soluciones simples y rápidas a sus problemas de salud. Como se suele decir, el código postal es más importante para nuestra salud que nuestro código genético. Aun así, a pesar de que los factores socioeconómicos pueden influir hasta en un 40 % en los resultados de la salud de la población, siguen siendo los grandes olvidados de la medicina actual.

 

Seguir leyendo en: Más allá de las pastillas: cuidar además de tratar

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/mas-alla-de-las-pastillas-cuidar-ademas-de-tratar/

La “tormenta perfecta” para el sobrediagnóstico del TDAH

Colaboración con eldiario.es:

Niños

El número de personas diagnosticadas por  trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) no ha parado de crecer en las últimas décadas en todo el mundo. En Estados Unidos, en tan sólo 20 años (entre 1997 y 2016), los casos de niños y adolescentes diagnosticados por este trastorno han pasado del 6.1 % al 10.2 % de esta población. Tendencias similares se han registrado en múltiples países desarrollados como, por ejemplo, España. En nuestro país la incidencia de TDAH también se ha incrementado considerablemente en las últimas décadas, hasta diagnosticarse entre el 5 y 7 % de los niños y adolescentes españoles en la actualidad. ¿A qué se debe tal aumento de casos con TDAH? ¿Es simplemente la consecuencia de una mayor atención médica a este problema?

Para entender las razones tras este fenómeno es necesario conocer primero los detalles que hay tras el diagnóstico del TDAH. Como muchos otros trastornos, no existe ninguna prueba única que lo diagnostique. Además, las pruebas de neuroimagen suelen ser inútiles para tal fin, dado que (por el momento) no existe ningún marcador biológico que sea específico del TDAH. Debido a esto, existen evidentes dificultades para diagnósticos precisos. De hecho, los criterios diagnósticos de este trastorno se basan en un conjunto de síntomas inespecíficos que se recogen en  manuales diagnósticos internacionales como el DSM-5, la “biblia” de la psiquiatría, o la Clasificación internacional de enfermedades CIE-10, elaborada por la OMS.

 

Seguir leyendo en: La “tormenta perfecta” para el sobrediagnóstico del TDAH

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/la-tormenta-perfecta-para-el-sobrediagnostico-del-tdah/

Los genes saltarines nos tocan las narices

Colaboración con Hipertextual:

Genes

Los transposones, también llamados elementos genéticos transponibles, son  unas secuencias de ADN extremadamente curiosas. No solo por su peculiar comportamiento en el genoma, sino también por la singular historia que rodeó su descubrimiento. La científica estadounidense Barbara McClintock llevaba décadas estudiando la genética del maíz y había algo que le llamaba poderosamente la atención: la gran variedad de colores que podían presentar los granos de maíz en una sola mazorca. ¿Cómo era posible que existiera tal riqueza de colores cuando originalmente el material genético presente en todas las células de la misma mazorca debería ser el mismo?

Entre los años 1940 y 1950 McClintock descubrió que este fenómeno se debía a que los genes responsables de los colores se activaban o desactivaban debido a la acción de unos elementos muy peculiares y “traviesos”, los transposones. McClintock descubrió que los transposones tenían la habilidad especial para saltar de aquí a allá por el genoma del maíz al azar, provocando cambios imprevisibles en el ADN de cada célula. Como si dejaras a gatos solos frente a un árbol de Navidad, era imposible saber qué consecuencias podían ocurrir debido al comportamiento de los transposones sobre el ADN. Precisamente por esta habilidad a estos diablillos genéticos también se les conoce cariñosamente como genes saltarines.

 

Seguir leyendo en: Los genes saltarines nos tocan las narices

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/los-genes-saltarines-nos-tocan-las-narices/

El lado más oscuro de la expansión de la medicina tradicional china

Colaboración con El País:

Medicina tradicional china

Ancestral, milenaria, mística… Alrededor de la medicina tradicional china (MTC) hay una especie de aura etérea y mágica. De hecho, jamás se ha demostrado la existencia ni de la energía o fuerza vital llamada “Chi” ni de los conceptos del Yin y el Yang, pilares básicos en los que se basa la MTC. Tampoco ha sido ningún obstáculo para la MTC que estos principios contradigan lo que sabemos a ciencia cierta del funcionamiento del cuerpo humano. Según este sistema de diagnóstico y tratamiento, cuyos conocimientos se remontan a hace más de 2.500 años, la enfermedad aparece cuando se altera el flujo de la energía vital y existe un desequilibrio del Yin y el Yang . Por tanto, el papel de la MTC es restablecer ese equilibrio para restaurar la salud mediante acupuntura, hierbas medicinales, moxibustión, terapias manuales…

Puede que hace milenios, cuando los conocimientos médicos eran limitados y muy pobres, estas ideas tuvieran algún sentido. No obstante, aceptarlas en la actualidad supone tirar por la borda multitud de años y esfuerzos de investigación médica para establecer sólidos conocimientos sobre cómo funciona el cuerpo humano y cómo se producen las enfermedades. Si en su momento desechamos la ancestral y milenaria teoría de los humores, ¿por qué sigue vigente la MTC?

Seguir leyendo en: El lado más oscuro de la expansión de la medicina tradicional china

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/el-lado-mas-oscuro-de-la-expansion-de-la-medicina-tradicional-china/

Las claves del escándalo de los implantes

Colaboración con eldiario.es

Reunión afectados por prótesis

Una exhaustiva investigación periodística internacional ha sacado a la luz millones de incidentes  por implantes o dispositivos médicos en todo el mundo. Uno de los frutos de dicho trabajo es la web The Implant Files: la primera base de datos mundial que aporta transparencia a las alertas por dispositivos o implantes de uso sanitario. Solo en España, se han documentado hasta 25.000 alertas en la última década. Mientras el Ministerio de Sanidad intenta tranquilizar a la población alegando que las alertas recibidas son “puntuales y anecdóticas proporcionalmente”, diferentes artículos periodísticos alertan de los riesgos de dispositivos médicos comercializados sin garantías. Dada la complejidad del asunto, presentamos las principales claves para entender este escándalo.

¿Qué ocurre con los implantes o dispositivos médicos?

Dentro de esta categoría se incluye una gran variedad de elementos como marcapasos, stents, desfibriladores, prótesis, bombas de insulina, dispositivos anticonceptivos, lentes intraoculares…  La investigación periodística ha dejado al descubierto múltiples hechos que ponen en entredicho el actual sistema de evaluación, aprobación para la comercialización y seguimiento de estos productos médicos en Europa y en España.

Seguir leyendo en: Las claves del escándalo de los implantes

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/las-claves-del-escandalo-de-los-implantes/