Haciendo negocio con la quimiofobia

Colaboración con eldiario.es:

Recientes campañas publicitarias de empresas de alimentación  como Central Lechera Asturiana y de grandes multinacionales  como Carrefour bombardean, una vez más, a la población con mensajes quimiofóbicos, fomentando un miedo irracional a los productos químicos. Se suman así a una generalizada, rentable y mantenida estrategia de marketing desarrollada durante décadas por multitud de empresas para mejorar la imagen de sus marcas, ensalzar ciertos productos alimentarios como más “sanos” y distinguirse de los competidores. Se trata, en definitiva, de la demonización de lo “artificial” y la idealización de “lo natural” para vender más.

“Sin ingredientes artificiales” (Leche de Central lechera asturiana),  “Menos aditivos, significa más seguridad, calidad y sabor” (Carrefour), “Con cera de abeja natural” (Limpiamuebles de Carrefour),  “Sólo natural” (Atún en escabeche de la Piara) o el rotundo  “Sin porquerías” (Alimentación infantil de Hero). Son sólo una pequeña y surrealista muestra de todos los eslóganes que nos llegan a través de la publicidad por parte de múltiples empresas, especialmente desde la industria alimentaria.  Insinúan, dan a entender o directamente afirman que sus productos son mejores o más sanos por ser naturales o no tener aditivos, incluso aunque en la letra pequeña se compruebe que esto no es así.

 

Seguir leyendo en: Haciendo negocio con la quimiofobia

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/haciendo-negocio-con-la-quimiofobia/

Los beneficios de los probióticos, en entredicho

Colaboración con eldiario.es:

Los alimentos probióticos, aquellos que contienen microorganismos vivos, supuestamente beneficiosos para la salud en las dosis adecuadas, han sido muy populares durante las últimas décadas. No sólo multitud de marcas de yogures y otros alimentos se han promocionado alegando propiedades saludables por ser probióticos, también muchas empresas han reforzado las ventas de sus suplementos nutricionales al incluir probióticos entre ellos.

Entre los mensajes publicitarios alabando sus presuntos efectos saludables podíamos encontrar, en un extremo, el mensaje más fraudulento y engañoso de todos: “Ayuda a tus defensas”. Como comentábamos en un artículo anterior [“Refuerza” tus defensas (y danos tu dinero)], tal afirmación no se sostiene por ningún lado, ni por estudios científicos ni por cómo funciona el sistema inmune humano. Por otro lado, sí que encontrábamos otros mensajes con cierto respaldo científico como “ayuda a regular el tránsito intestinal” o “ayuda a recuperar la flora intestinal” (tras episodios de diarrea). De hecho, incluso desde las consultas médicas se ha recomendado y se recomienda el consumo de probióticos a pacientes por las razones anteriores. Sin embargo, ahora, dos artículos publicados en la revista Cell ponen en duda tales afirmaciones.

 

Seguir leyendo en: Los beneficios de los probióticos, en entredicho

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/los-beneficios-de-los-probioticos-en-entredicho/

El ser humano: víctima y verdugo de la biodiversidad

Colaboración con El País:

Vista aérea de la selva del Amazonas donde se pueden apreciar los efectos de la deforestación.  

Cinco grandes extinciones masivas se han dado a lo largo de la historia de nuestro mundo, causadas por fenómenos naturales tales como choques de meteoritos, glaciaciones o movimientos de placas tectónicas. En la actualidad, sin embargo, nos enfrentamos a una sexta oleada de extinciones masivas sin precedentes en la Tierra. Esta vez, no es culpa de fenómenos naturales, sino de una especie muy particular: el ser humano. Las acciones irresponsables del Homo sapiens están provocando una crisis de biodiversidad que resulta dramática: el ritmo de desaparición de especies es entre 1.000 y 10.000 veces mayor que el que se produciría en condiciones naturales.

Así, se calcula que se extinguen aproximadamente 150 especies al día por culpa del hombre. Se trata, además, de una burda aproximación. Sólo podemos estimar, con mucho margen de error, cuántas especies diferentes han desaparecido por culpa de las acciones del hombre porque ni siquiera sabemos bien cuántas especies existen en la Tierra. De hecho, con toda probabilidad, hemos extinguido especies que ni siquiera hemos llegado a descubrir. Y lo peor es que este fenómeno no cesa: Cada año, entre el 0.01 y el 0.1 % de todas las especies desaparecerán para siempre de la Tierra. Aunque esta pérdida en la diversidad afecta principalmente a las especies salvajes que nos rodean, el ser humano no está exento de sus consecuencias, ni mucho menos.

 

Seguir leyendo en: El ser humano: víctima y verdugo de la biodiversidad

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/el-ser-humano-victima-y-verdugo-de-la-biodiversidad/

“Refuerza” tus defensas (y danos tu dinero)

Colaboración con eldiario.es

Como cada año en septiembre, la vuelta a la escuela, al instituto, a la universidad y al trabajo marcan el pistoletazo de salida de la temporada de epidemias por enfermedades infecciosas respiratorias, siendo los resfriados los principales protagonistas. La agrupación de gente en sitios cerrados favorece la transmisión de estas enfermedades, especialmente entre los niños que son ‘contagiadores’ natos por sus características particulares. Las empresas de alimentación y de ‘salud’ conocen muy bien este fenómeno y aprovechan para bombardearnos con publicidad por todas las vías posibles para inculcarnos una idea totalmente errónea desde el punto de vista sanitario, pero brillante desde el punto de vista del marketing: “Tienes que ayudar o reforzar tus defensas”.

El afán por vender ha prostituido hasta límites insospechados el concepto de ‘defensas inmunitarias’, llegando hasta al punto de hacer creer a una buena parte de la población que sus defensas necesitan ayuda o refuerzo. Así, la medicalización de la vida diaria, al convertir a personas perfectamente sanas en ‘enfermos’ que necesitan ‘tratamiento crónico’ es una estrategia de ventas tan genial como carente de toda ética. De hecho, no es casualidad que unos famosos yogures, pioneros en sacar tajada en este terreno, se diseñaran con forma de botellita de jarabe. La idea que se quiere vender es que estás tomando una ‘medicina’, ya sea con mensajes explícitos o implícitos.

 

Seguir leyendo en: “Refuerza” tus defensas (y danos tu dinero)

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/refuerza-tus-defensas-y-danos-tu-dinero/

Los retos en la búsqueda de un tratamiento efectivo contra el alzhéimer

Colaboración con El País

 Serie de imágenes del cerebro de un paciente con alzhéimer obtenidas mediante PET.

La enfermedad de alzhéimer, la causa más frecuente de demencia, es uno de los grandes desafíos sanitarios de los países desarrollados. Sólo en España más de 1,2 millones de personas padecen esta enfermedad, mientras que en todo el mundo se estima que son alrededor de 50 millones. Las previsiones son claras: el envejecimiento progresivo de las poblaciones y el incremento en la esperanza de vida harán que estas cifras se dupliquen en 20 años.

Aunque los datos anteriores sean rotundos, en realidad, sólo reflejan una pequeña parte del drama que supone esta demencia. Cuando una persona padece alzhéimer no sólo lo padece ella, sino que también afecta notablemente a su familia y cuidadores. Además, dado que esta enfermedad es, con el tiempo, altamente incapacitante y tiene una duración media de 8-10 años, supone también un desafío económico importante para los sistemas de sanidad pública. Se estima que, ahora mismo, cada paciente supone un coste medio anual de 24.000 euros.

 

Seguir leyendo en: Los retos en la búsqueda de un tratamiento efectivo contra el alzhéimer

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/los-retos-en-la-busqueda-de-un-tratamiento-efectivo-contra-el-alzheimer/

Olvidados por la medicina personalizada

Colaboración con eldiario.es

¿Es usted blanco y de ascendencia europea? Pues está de enhorabuena. Casi todos los datos que existen sobre el genoma humano provienen de su grupo étnico, aunque suponga tan sólo el 15% de la población mundial. Tanto es así, que, en 2016, en los más de 50 estudios genómicos a gran escala que estaban desarrollándose en todo el mundo, con más de 100.000 personas implicadas, el 81% de los participantes eran de ascendencia europea. Podría parecer un crimen en cuanto a la falta de diversidad, pero era mucho peor en el año 2009. En aquel entonces el 96% de los genomas analizados eran de origen europeo. La situación, sin duda, ha mejorado, pero no es suficiente si queremos evitar que la medicina personalizada discrimine involuntariamente a personas de otras etnias.

La secuenciación completa del genoma humano, allá por el año 2000, fue todo un hito para la ciencia médica. Por primera vez en la historia, el ser humano contaba con el código que explica, hasta cierto punto, por qué somos como somos. En aquel entonces, la diversidad fue un asunto que se tuvo muy en cuenta. Del puñado de personas que ofrecieron su ADN para que se secuenciara, había personas de ascendencia asiática, africana y latinoamericana, aparte de europea. Como suele ocurrir con los grandes descubrimientos de la ciencia, el entusiasmo se desató. Se hablaba sobre cómo conocer esta inmensa ristra de letras de nuestro ADN revolucionaría la medicina tal como se conocía, era la “explosión” de la  medicina personalizada o genómica.

 

Seguir leyendo en: Olvidados por la medicina personalizada

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/olvidados-por-la-medicina-personalizada/