La vanidad en los tiempos del selfie: muertes accidentales y cirugías plásticas

Colaboración con eldiario.es:

Selfie

Los autorretratos, más conocidos en los últimos años como selfies, no son un invento reciente, ni mucho menos. En cuanto las tecnologías de la fotografía lo hicieron posible, los selfies aparecieron como un fenómeno minoritario. De hecho, el primer selfie oficial documentado se atribuye al empresario Robert Cornelius que realizó un daguerrotipo de sí mismo en 1839.

Ni tan siquiera el palo para selfies es un invento novedoso. Se han documentado palos de selfies caseros desde el año 1925 y se han producido comercialmente desde los años 80. En ese sentido, la empresa nipona Minolta fue pionera al comercializar este peculiar producto por esas fechas, aunque fue un rotundo fracaso comercial. Se trataba de un invento adelantado a su tiempo: el palo selfie se encontraba en el libro 101 inventos japoneses inútiles en 1995. Ironías del destino, casi 20 años después (2014), la revista Time incluyó al palo selfie entre los 25 mejores inventos.

Los selfies han experimentado una explosión de popularidad sin precedentes desde el año 2011. Un fenómeno que se ha asentado en el mundo gracias a la mítica foto de Ellen DeGeneres en la gala de los Óscar en 2014. Desde entonces, prácticamente cualquier red social se ha visto inundada por millones de fotografías de este tipo, especialmente en lugares como Instagram, Facebook o Snapchat. Al margen de las repercusiones sociales, este fenómeno global de los selfies ha tenido unas inesperadas consecuencias para la salud.

 

Seguir leyendo en: La vanidad en los tiempos del selfie: muertes accidentales y cirugías plásticas

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/la-vanidad-en-los-tiempos-del-selfie-muertes-accidentales-y-cirugias-plasticas/

El doble filo del ibuprofeno y otros antiinflamatorios

Colaboración con eldiario.es:

Ibuprofeno

Hace unos días, la agencia francesa del medicamento (ANSM) lanzó una advertencia a médicos y pacientes debido a los riesgos que han detectado por el uso de ibuprofeno y ketoprofeno. Concretamente, constataron que estos antiinflamatorios pueden agravar ciertas infecciones como otitis, amigdalitis, rinofaringitis, infecciones pulmonares y de la piel, así como también la varicela. La ANSM ha solicitado, además, una investigación europea sobre estos medicamentos para aclarar sus efectos y aconseja que se priorice la toma de paracetamol frente al ibuprofeno en casos de fiebre o dolor (excepto el de espalda).

La alerta de la agencia francesa no está basada en algo inesperado ni desconocido, sino que se basa en un estudio que comenzó en el año 2000 y que ha permitido conocer con mayor profundidad la aparición de complicaciones infecciosas causadas por el ibuprofeno y el ketoprofeno. En realidad, que los medicamentos de la familia de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) podían entorpecer la recuperación frente a ciertas infecciones era algo que se sospechaba desde hace más de medio siglo y que se sabe con certeza desde hace varios años (aunque aún desconocemos la magnitud de este fenómeno).

 

Seguir leyendo en: El doble filo del ibuprofeno y otros antiinflamatorios

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/el-doble-filo-del-ibuprofeno-y-otros-antiinflamatorios/

Naukas Coruña 2019. ¡Ya se pueden conseguir las entradas!

Se acaba de publicar el programa de Naukas Coruña 2019 sobre Medicina y Salud en el siglo XXI y ya se pueden conseguir las entradas. El 8 de junio en el teatro Rosalía de Castro, estaremos médicos, científicos y divulgadores para explicaros diferentes cuestiones sobre temas candentes de la medicina.

Yo participaré con la charla: «¿Es grave, doctor Google?»

Bulos y estafas sanitarias conviven con información de salud contrastada y fiable en el caos de las redes sociales y las páginas webs. Nunca habíamos podido acceder a tanta información y, al mismo tiempo, nunca habíamos estado expuestos a tanta desinformación. Así es Internet, un arma sanitaria de doble filo.

 

Naukas Coruña

¡Ah! La actividad es totalmente gratuita, así que si estáis por allí por esas fechas, no os olvidéis de conseguir ya las entradas. Solo 30 minutos después de la publicación del evento ya se habían repartido el 41 % de ellas. Si os interesa acudir a Naukas Coruña, ¡no tardéis en conseguirlas! 🙂

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/naukas-coruna-2019-ya-se-pueden-conseguir-las-entradas/

El despertar de los virus durmientes en el espacio exterior

Colaboración con Hipertextual:

Virus

Los seres humanos estamos profundamente adaptados a vivir en las condiciones del planeta Tierra. Precisamente por ello, cuanto más avanza la exploración espacial, más conscientes somos de las alteraciones que experimenta el cuerpo humano al vivir en un ambiente tan diferente del planeta azul. De hecho, las principales barreras para viajar a otros lugares remotos como Marte no son solo tecnológicas, sino biológicas. Nuestra propia biología se resiente en el espacio exterior, expuesta a la microgravedad y a los rayos cósmicos. No es ninguna sorpresa: los seres humanos jamás experimentarían algo así bajo el refugio protector del planeta Tierra. Toda aventura conlleva sus riesgos y la exploración espacial no está precisamente exenta de ellos.

Desde hace varios años, agencias espaciales como la NASA investigan con detalle los efectos sobre la salud de los astronautas que viven durante cierto tiempo en el espacio, como por ejemplo en la Estación Espacial Internacional. Como explicaba con detalle en «¿Cómo afecta a los astronautas vivir en el espacio?», los cosmonautas pueden sufrir una gran variedad de trastornos al vivir más allá de las fronteras de nuestro planeta: aumento de la temperatura corporal, pérdida de visión, modificaciones genéticas, descalcificación de los huesos, incremento de la altura, atrofia de los músculos, incremento del riesgo de padecer cáncer y enfermedades degenerativas, alteraciones del sueño y del ritmo circadiano…

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/el-despertar-de-los-virus-durmientes-en-el-espacio-exterior/

Las enigmáticas curaciones del cáncer

Colaboración con El País

mamografía

Hace siglos, cuando los cartógrafos elaboraban sus mapas del mundo, tenían una forma muy peculiar de representar las zonas inexploradas y desconocidas por el ser humano. En estas áreas solían dibujar diferentes animales mitológicos y criaturas sobrenaturales para advertir a los marineros del peligro de esos lugares. Es una ilustrativa alegoría de una constante en nuestra historia: más allá de las fronteras del conocimiento humano, la superstición extiende sus brazos con fuerza. En medicina cuando, contra todo pronóstico, una persona afectada de cáncer se cura sin que los médicos tengan ninguna explicación al respecto, hay una idea que suele hacer acto de presencia: «¡Es un milagro!».

Las supersticiones toman forma a partir de las creencias de las personas que se exponen a lo desconocido. Así, por ejemplo, las curaciones «milagrosas» tienen una importancia vital para la Iglesia Católica. Múltiples curaciones asombrosas en pacientes que padecían cáncer y que habían rezado a determinadas personas religiosas han sido claves para que se produjeran sus beatificaciones. Es el caso, por ejemplo, de San Ezequiel Moreno (santo español protector de los enfermos de cáncer), cuya santificación fue motivada por supuestas curaciones milagrosas en pacientes afectados por esta enfermedad. Fuera del ámbito religioso oficial, en un ámbito más místico y pagano, no pocas personas que afirman haberse curado espontáneamente de cáncer han aprovechado para vender o promocionar determinadas creencias espirituales, estilos de vida, dietas o tratamientos varios sin ninguna evidencia científica detrás.

 

Seguir leyendo en: Las enigmáticas curaciones del cáncer

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/las-enigmaticas-curaciones-del-cancer/

Anisakis: una «bomba» de alérgenos y bacterias

Colaboración con eldiario.es

Boquerones en vinagre

Desde la detección del primer caso de infección por anisakis en Holanda en 1955, este peculiar nematodo (gusano redondo) se ha convertido en un importante problema de salud pública para múltiples países. En España, hace relativamente poco que conocimos a este indeseable parásito. Fue entre los años 1991 y 1995 cuando se notificaron por primera vez problemas médicos asociados al anisakis en nuestro país. En tan solo unas décadas, España se ha convertido en el segundo país del mundo con mayor número de intoxicaciones por anisakis, con Japón en la primera posición.

En la actualidad, prácticamente cualquier especie de pescado marino para consumo humano puede contener anisakis. Para algunas especies en particular, puede ser incluso difícil no observar a estos parásitos asomando entre los músculos de los pescados frescos (excepto los pescados de piscifactoría). Es el caso, por ejemplo, de la merluza europea. El 90-100% de los ejemplares de este pescado están contaminados con anisákidos. Sin embargo, el pescado que más infecciones provoca es el boquerón fresco en vinagre, debido a que esta forma de preparación no mata a estos nematodos. Un estudio publicado en Scientific Reportsestima en 8.000 casos de infecciones por anisakis al año en España causado tan solo por el consumo de dicho plato. Además, este parásito también puede estar presente en crustáceos y cefalópodos (como el pulpo, la sepia, el calamar…).

 

Seguir leyendo en: Anisakis: una «bomba» de alérgenos y bacterias

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/anisakis-una-bomba-de-alergenos-y-bacterias/