Clicky

Vacunas y autismo: mentiras extraordinarias causan daños y derroches extraordinarios

Colaboración con eldiario.es

autismo

Decía el célebre científico y divulgador Carl Sagan que “Afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias”. Como defensor del pensamiento crítico, Sagan argumentaba que las afirmaciones debían tener unas pruebas detrás que las respaldasen. Además, si estas afirmaciones eran realmente extraordinarias, las pruebas que se necesitaban para demostrar que eran ciertas debían también serlo.

En otras palabras, la carga de la prueba recae en quien afirma algo y, por tanto, no son las demás personas las que tienen la obligación de demostrar que esa persona está equivocada. Para ilustrar esta idea explicaba el caso del dragón en el garaje. Si un individuo afirma que hay un dragón en el garaje, es este individuo el que debe demostrar que es así. Los demás no tienen por qué invertir tiempo ni recursos en investigar y rebatir esta extraordinaria afirmación.

La idea anterior parece sencilla, lógica y coherente. En un mundo ideal en el que este principio básico se siguiera al pie de la letra, las mentiras no llegarían muy lejos porque carecerían de las pruebas para darles sustento. La gente, en lugar de creer lo que escuchara, solicitaría las pruebas que hay detrás y, al carecer de ellas, la afirmación caería en el olvido y la persona que clamaba dicho hecho despertaría gran desconfianza. Desafortunadamente, el mundo real es muy diferente. Las creencias están más extendidas que el escepticismo y el pensamiento crítico. Muy rara vez se solicitan pruebas de algo, mucho menos cuando las afirmaciones refuerzan las creencias previas.

 

Seguir leyendo en: Vacunas y autismo: mentiras extraordinarias causan daños y derroches extraordinarios

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/vacunas-y-autismo-mentiras-extraordinarias-causan-danos-y-derroches-extraordinarios/

Medicina de alto voltaje: chispazos terapéuticos

Colaboración con Hipertextual:

Red cerebro

Todo lo que pensamos, sentimos, percibimos, hacemos y hablamos se ha originado milisegundos o segundos antes en algún lugar de nuestros encéfalos partir de diminutas y coordinadas chispas eléctricas. En otras palabras, antes de que fuéramos conscientes de lo que íbamos a percibir, sentir, hacer o pensar, en nuestros encéfalos ya se estaba produciendo una intrincada actividad eléctrica y química entre neuronas para que todo ello tuviera lugar.

El funcionamiento del encéfalo (que incluye el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo) es extremadamente complejo y la neurociencia solo ha alcanzado a conocer poco más que la superficie. Sí que sabemos, en esencia, cómo son los principios básicos por los que se produce la actividad cerebral. Entre nuestras neuronas existen las sinapsis, zonas de comunicación entre estas células altamente especializadas. Es en estas sinapsis donde tiene lugar la transmisión de impulsos nerviosos eléctricos, ya sea mediante la liberación controlada de neurotransmisores (biomoléculas) muy específicos o mediante “chispas” eléctricas. El funcionamiento normal de nuestro encéfalo es el resultado de una precisa y coordinada interacción global entre miles de millones de neuronas a través de sus sinapsis que transmiten o inhiben chispas eléctricas.

 

Seguir leyendo en: Medicina de alto voltaje: chispazos terapéuticos

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/medicina-de-alto-voltaje-chispazos-terapeuticos/

Cuando los médicos lloran

Colaboración con eldiario.es

Paciente en cama

¿Deberían los médicos expresar sus sentimientos de tristeza durante el trabajo o debería considerarse una falta de profesionalidad? Esta cuestión no es, ni mucho menos, irrelevante. Los doctores se enfrentan con frecuencia a situaciones dramáticas en las que sus pacientes mueren o sufren enfermedades graves y terminales. Como seres humanos, las emociones que afloran en la interacción con los pacientes pueden afectar también a los facultativos y es normal que se pregunten si es correcto mostrar sus sentimientos en momentos críticos.

Aunque la humanidad y la empatía son elementos clave de la medicina, llorar en el trabajo (especialmente frente al paciente) puede ser visto como una señal de debilidad o incompetencia cuando, en su lugar, se supone que los facultativos deberían mostrarse bajo control, fuertes y seguros de sí mismos. La realidad, sin embargo, es que muchos médicos lloran en su trabajo. De hecho, la mayoría lo ha hecho alguna vez. Las razones más comunes para el llanto son la compasión por un paciente moribundo, sentirse identificado o impotente ante la situación de un paciente o estar saturado por el estrés y las emociones.

 

Seguir leyendo en: Cuando los médicos lloran

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/cuando-los-medicos-lloran/

Los colegios de médicos siguen protegiendo a sus pseudoterapeutas colegiados

Colaboración con eldiario.es:

Productos homeopáticos

En los últimos años, el panorama de tolerancia hacia las pseudoterapias ha cambiado drásticamente. De un ambiente general de permisividad con las medicinas alternativas, se ha pasado a una repulsa general a las pseudoterapias. Así, múltiples universidades han retirado estudios de estas disciplinas no sujetas a las evidencias científicas, la Organización Médica Colegial (OMC) ha criticado con dureza estas prácticas y los ministerios de Ciencia y Sanidad del actual Gobierno han desarrollado un plan contra las pseudoterapias que fue aprobado en el Consejo de Ministros en noviembre de 2018. Además, los medios de comunicación se muestran más críticos que nunca con estas disciplinas, así como también diferentes colectivos médicos y farmacéuticos que han difundido escritos informando y alertando sobre estas prácticas sanitarias.

De cara a la galería, los colegios de médicos también se suman a esta tendencia crítica contra las pseudoterapias. De hecho, hace apenas un mes, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España (el CGCOM) firmaba la declaración de Madrid, por la cual recomiendan que sean “expresamente prohibidas y excluidas de cualquier circuito sanitario” y se reconozcan “como prácticas que atentan contra la salud pública”. Sin embargo, la realidad en el interior de los Colegios Oficiales de Médicos es muy diferente.  Todos ellos acogen, en mayor o menor medida, a médicos pseudoterapeutas colegiados. Aún a pesar de que exista información pública que demuestra que estos médicos realizan prácticas sanitarias sin evidencia demostrada, incumpliendo así varios puntos del código deontológico médico (las normas que velan por el correcto ejercicio de la medicina) y poniendo en riesgo la salud y la vida de sus pacientes.

 

Seguir leyendo en: Los colegios de médicos siguen protegiendo a sus pseudoterapeutas colegiados

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/los-colegios-de-medicos-siguen-protegiendo-a-sus-pseudoterapeutas-colegiados/

Así he hecho mi testamento vital

Colaboración con eldiario.es:

Testamento vital

El testamento vital, también llamado instrucciones previas o voluntades anticipadas, es el documento por el cual se registran cuáles son las voluntades anticipadas de la persona en caso de desarrollar una enfermedad que le imposibilite comunicarse o ante la muerte. Está regulada oficialmente en España desde la implantación de la ley 41/2002, con diferentes leyes en cada comunidad autónoma que establecen cómo llevarse a cabo. A pesar de que el testamento vital lleva más de 16 años de recorrido en nuestro país, apenas un 0,6 % de los españoles (alrededor de 265.000 personas) ha registrado su testamento vital. La mayoría de las personas que formalizan su testamento vital (el 50 %) son mayores de 65 años y tan solo el 16 % de ellas tienen entre 31 y 50 años.

¿Por qué el testamento vital está tan poco implantado? Son numerosas las razones que explican este fenómeno. Por un lado, existe un gran desconocimiento de la población sobre este documento. Aunque sea un derecho para los pacientes ofrecido por la Sanidad española, se trata, en realidad, de un derecho semioculto. La Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) explica esta situación: “Las campañas de información sobre el testamento vital promovidas por las instituciones han sido pocas y de baja intensidad. Navarra es la única comunidad que, más o menos, se ha tomado en serio (y se nota en sus datos) promover el documento de instrucciones previas. El Ayuntamiento de Barcelona hizo unos dípticos en colaboración con DMD Catalunya. Nuestra impresión es que la mayoría de las charlas y talleres de promoción del testamento vital las organizan los distintos grupos de DMD y que las comunidades autónomas (y muchos médicos) no le hacen ningún caso. A nosotros aún nos llega mucha gente que nos dice que su médico les ha dicho que “eso no vale para nada”.

 

Seguir leyendo en: Así he hecho mi testamento vital

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/asi-he-hecho-mi-testamento-vital/

Glifosato y cáncer: que los datos no te estropeen una buena historia

Colaboración con eldiario.es

Glifosato

Hace unos días, múltiples medios de comunicación de todo el mundo se hacían eco de un nuevo estudio sobre el glifosato. eldiario.es, en colaboración con The Guardian, publicó ‘Los pesticidas con glifosato más utilizados aumentan un 41% las posibilidades de sufrir cáncer‘. La realidad, sin embargo, es diferente y mucho más compleja que lo que se ha explicado. Numerosos detalles se han pasado por alto a la hora de interpretar dicha investigación. Para entender los datos científicos es necesario comprender el contexto en el que se hallan y sus limitaciones. Por eso, vamos a analizar estos nuevos datos explicando en qué se basan.

¿En qué consiste este estudio?

Se trata de un metaanálisis. Es decir, un estudio científico en el que se recogen y analizan de forma conjunta los resultados de otros estudios científicos publicados anteriormente sobre glifosato y cáncer. En sí mismo, no aporta nuevos datos, sino que ofrece un nuevo análisis sobre lo que ya estaba publicado. En este estudio se recogen los resultados de 6 estudios en humanos (65.000 participantes en total) en los que se investigaba la relación de la exposición al glifosato con un riesgo incrementado de linfoma no Hodgkin (LNH) −cáncer del tejido linfático−.

 

Seguir leyendo en: Glifosato y cáncer: que los datos no te estropeen una buena historia

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/glifosato-y-cancer-que-los-datos-no-te-estropeen-una-buena-historia/