¿Son tan beneficiosos los productos biomédicos como muestra la industria?

Colaboración con Investigación y Ciencia.

Salud y dinero

Los sistemas sanitarios de cada país, ya sean públicos o privados, cuentan con recursos limitados para ofrecer sus servicios a los pacientes. Además, el aumento de la demanda (por factores como el envejecimiento de la población) y la aparición de nuevos fármacos y técnicas con un precio elevado complican las decisiones sobre qué financiar. En ese sentido, los análisis de costo-efectividad (ACE) resultan imprescindibles para que políticos, gestores y aseguradoras de salud seleccionen qué productos incorporan en la atención a los pacientes.

Los ACE evalúan medicamentos, técnicas y diversas intervenciones con finalidad sanitaria desde un punto de vista tanto económico como médico y sus resultados se expresan como un índice o cociente. Por un lado, se considera el coste (el numerador) que puede tener un determinado producto o intervención. Por otro, se cuantifica qué beneficio para la salud aportaría (el denominador). Este beneficio se enfoca en un aspecto particular: años de vida ganados, aumento de la calidad de vida, nacimientos prematuros evitados… El indicador sanitario más utilizado en la actualidad son los años de vida ajustados  en función de la calidad (AVAC), que se refiere al número de años de vida adicionales que gana una persona al recibir un determinado tratamiento/servicio, ajustados a la calidad de vida de esos años.

De esta forma, un producto médico que sea muy caro y ofrezca un beneficio para la salud reducido tendrá un índice de costo-efectividad elevado y las probabilidades de que un sistema sanitario lo financie son pequeñas. Dada la gran importancia que tienen los ACE como documentos de información que orientan a la hora de decidir qué productos o intervenciones médicas se van a financiar, la calidad de los datos y el rigor y la transparencia a la hora de analizarlos resulta esencial (aunque cierta incertidumbre es inevitable para nuevos productos e intervenciones).

Seguir leyendo en: ¿Son tan beneficiosos los productos biomédicos como muestra la industria?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *