«

»

Ene 04 2010

Imprimir esta Entrada

Aprendiendo ciencia con Actimel

¿Actimel o un brebaje de isótopos radiactivos?

¿Actimel o un brebaje de isótopos radiactivos?

“¿Cómo?” Se preguntarán ustedes. “¿Es que puede aprenderse algo de ciencia con ese producto famoso por su publicidad engañosa y cuyos anunciantes parece que no saben que el ser humano tiene estómago?” Pues sí, por irónico que parezca, puede aprenderse ciencia gracias a ellos. Concretamente, vamos a aprender cómo utilizan los publiartículos científicos para respaldar su publicidad. Es decir, vamos a conocer cómo realizan sus trampas en el ámbito científico.

En la página web de Actimel podemos encontrar varios y diversos artículos científicos que, supuestamente, demuestran los beneficios de este yogurt. El elegido para nuestro post va a ser el estudio “Efecto de lactobacillus casei dn-114 001 sobre las infecciones infantiles” que retrata muy bien la estrategia general de pillería.

Podemos encontrar el artículo completito del todo en: Efecto de Lactobacillus casei sobre la incidencia de procesos infecciosos en niños/as. Se publicó originalmente en la revista “Nutrición Hospitalaria”, una publicación que posee bastante factor de impacto dentro de las revistas científicas españolas (las extranjeras juegan en otra liga y mejor no comparamos…). Dicho de otra manera, es una revista científica relativamente importante en España, siendo bastante conocida en el área de la medicina. Precisamente por ello, muchos no nos explicamos cómo el artículo llegó a salir publicado en la mencionada revista porque es un verdadero panfleto publicitario. Por si acaso, dejaremos las conjeturas a un lado y vamos a centrarnos en las 3 principales trampas a las que recurren:

Trampa 1: Exagerar los resultados de una publicación científica para hacerla publicitaria

Según podemos leer en la web de Actimel, el estudio publicado arroja las siguientes conclusiones:

Actimel

Sin embargo, cuando nos ponemos a leer el estudio original encontramos las siguientes conclusiones.

Es importante destacar que si bien no alcanzó significación estadística, se encontró una diferencia de un día
de mediana en el total de días de enfermedad a lo largo del estudio entre los niños que recibieron Actimel® y los que recibieron Placebo, a favor de Actimel®.

Dicho en cristiano, no se demostró con suficiente rigor que la diferencia de tiempo de recuperación del conjunto de todas las enfermedades analizadas entre los dos grupos (Placebo y Actimel) fuera debida a la ingesta de Actimel porque no hay significancia estadística. Dicha diferencia puede ser, probablemente, debida al azar o a otros factores externos, pero no a Actimel.

Trampa 2: Omitir los resultados negativos de una publicación científica de cara a la publicidad

Aunque en la página web de Actimel no encontramos nada sobre ello, en el estudio publicado en Nutrición Hospitalaria podemos encontrar los siguientes datos:

Los niños que recibieron la leche fermentada con Lactobacillus casei (DN-114001) padecieron más episodios de faringoamigdalitis que los niños del grupo de Placebo.

Además, se hizo una encuesta de satisfacción global a los niños sobre los 20 días que habían estado tomando Actimel o Placebo. ¿Los resultados? Valoraban ligeramente mejor al Placebo (44,2% mucho y 35,6% muchísimo) que al Actimel (63,1% mucho y 19,2% muchísimo).

Trampa 3: Diseñar un estudio que respalde tu publicidad aunque sea una chapuza metodológica

Los resultados de este estudio (aún siendo la mayoría resultados no significativos) son para cogerlos con papel de fumar por la forma en la que lo han realizado (la metodología). El estudio se llevó a cabo de la siguiente manera: El grupo con placebo se encontraba en un centro de educación infantil y primaria de Barcelona y el grupo con Actimel se encontraba en otro centro distinto de educación infantil y primaria. ¿Cuál es la gran pega? Que si estamos estudiando enfermedades infecciosas (de vías respiratorias altas, bajas y gastrointestinales) los factores epidemiológicos asociados a cada centro van a influir enormemente en la incidencia de las enfermedades, trastocando los resultados y haciéndolos engañosos.

Pongamos un ejemplo para dejarlo claro: Imaginen que en mi grupo placebo, algún niño o varios niños del centro cogen una gripe por alguien de su entorno. Como la gripe se transmite muy bien entre niños, cuando el chaval acude a clase contagiará a muchos de sus compañeros. ¿Resultado? En el grupo placebo encontraremos muchos chavalines con gripe. ¿Y qué pasa con el grupo Actimel? Como ambos centros se sitúan en entornos diferentes, los niños de otro centro tienen distinta probabilidad de coger la gripe por alguien de fuera y, por tanto, de tener una incidencia completamente distinta de gripe en clase (que puede ser menor, igual o mayor).

De esta manera, con un estudio diseñado así, tan sólo es cuestión de 1, 2 o 3 de ellos para que, debido al azar, el grupo de Actimel salga como que ha “protegido” a los niños frente a enfermedades infecciosas cuando en realidad se debe a factores epidemiológicos externos muy distintos. Como los estudios con resultados negativos no se publican (aquellos en los que el placebo es mejor o igual), lo que llega a nosotros son sólo los positivos y, en este caso particular, con resultados muy engañosos.

Quizás ahora alguien se esté preguntado: ¿Por qué no realizaron el estudio en el mismo centro y asignaron al azar el grupo placebo y el grupo Actimel? Efectivamente, ese hubiera sido un método mucho más riguroso, pero quizás no les habría “servido”. Su principal inconveniente es que, muy probablemente, no habrían obtenido los resultados que esperaba el patrocinador (Danone). Cuando se hace ciencia mercenaria, quién paga, manda.

Enlace permanente a este artículo: http://medtempus.com/archives/aprendiendo-ciencia-con-actimel/

28 comentarios

3 pings

Ir al formulario de comentarios

  1. Metal Inside

    Sin olvidarnos de la enseñanza más importante de Actimel: los seres humanos no tienen estómago, tienen intestinos desde el suelo pélvico hasta más o menos la mitad de la caja torácica.

  2. trurl

    Esta es mi Shora! 🙂 Artículos como este me recuerdan por qué tu blog es el único al que estoy suscrito.

    Una observación: en este país algunos jueces dictan sentencias condenatorias contra gente que ha llamado a las cosas por su nombre, es decir, que si se querellan contra ti por llamarlos tramposos y demuestras que, efectivamente, son unos tramposos (según el criterio de cualquier persona sensata), algún que otro juez te condenará de todas maneras.

    Así que trata de ser más diplomática, de tal forma que todos te entendamos pero sin dar pie a nadie para presentar una querella por difamación. Me disgustaría mucho que te cerrasen la boca, y un blog no tiene tanta protección legal como un medio periodístico, aunque sea digital.

    1. medtempus.com

      Muchas gracias, trurl.

      Sobre las sentencias, conozco algunos casos de bloggers con problemas legales por lo que escribían aunque la ciencia o la realidad los respaldara:

      -Famoso fue el caso de Gámez condenado por “vulnerar el honor” de J.J. Benitez:

      -O recientemente Simon Singh denunciado por los quiroprácticos (http://www.soitu.es/soitu/2009/01/26/salud/1232970833_592421.html) y que aún habrá que ver cómo termina la cosa.

      Cada vez que escribo artículos así, sé que puede llegar un momento en que me vea envuelta en berenjenales legales (no eres el primero que me advierte ni serás el último) y por eso procuro no escribir ningún insulto ni descalificación directa y ceñirme únicamente a los hechos y comprobar que la ciencia respalda lo que digo. En casi 5 años escribiendo no he tenido ninguna amenaza legal, pero no me sorprenderá el día en el que reciba alguna.

      Aunque no lo parezca, procuro suavizar un poco los artículos (hace unos años creo que era aún más agresiva, debe ser la edad) pero la diplomacia, la verdad, no es lo mío. No soportaría no llamar las cosas por su nombre por miedo a represalias.

  3. Fluimucil

    Genial articulo. Deberían utilizar el articulo de Actimel como ejemplo de manipulación en la facultad.

    Hace un tiempo estuve de practicas en una consulta de nutrición, y que sorpresa la mía cuando en lugar de un visitante farmaceutico aparecio un visitante de Danone!! Casi muero aplastado bajo una montaña de articulos de actimel y yogures de estos para el colesterol.

    1. medtempus.com

      Danone tiene montada una intensiva campaña de Marketing en el ámbito sanitario para que sean los propios médicos los que recomienden también el producto. Según he leído y oído está teniendo mucho éxito (para la empresa).

      1. Fluimucil

        Claro que tienen exito. La doctora estaba encantadisima con el Actimel. Le comentaba que se lo metian por sonda a los pacientes oncologicos, aunque estaban teniendo problemas con que se obstruía. Y la visitante super feliz, eso si, se habia dejado el regalo para la hija de la doctora en el coche.

        Yo ya me estaba imaginando que en poco venia a presentar “Actimel – Formula para sondas”

  4. María L

    ¿Y qué os parece el hombre sin estómago del anuncio?

  5. AnyKiller

    No me extraña nada de lo que has dicho, y de hecho, me has confirmado con el artículo que Actimel es un TIMO. Aún no entiendo cómo no han prohibido el Actimel por su continua publicidad engañosa, no es más que otro sacacuartos

  6. Su

    Hace años, a mí me lo programó la dietista no sé si para postre o para merendar. Pero estoy convencida de que era por la cantidad de producto y las calorías que tenía, no por sus dotes curativas, sólo comparables a las de la VIrgen de Lourdes 😛

  7. andr

    Puede que los datos de Danone, no sean del todo correctos pero desde luego está demostrado que los probióticos y en concreto la bacteria contenida en el Actimel, es que tienen efectos beneficiosos, especialmente a nivel digestivo e inmunológico.

    Recomendada la lectura de

    Probióticos en los alimentos
    Propiedades saludables y nutricionales y directrices para la evaluación
    ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/009/a0512s/a0512s00.pdf

    Alimentos funcionales probióticos
    http://www.quimicaviva.qb.fcen.uba.ar/v4n1/taranto.htm

    “Se han informado resultados prometedores en personas con enfermedad inflamatoria del intestino, enterocolitis necrotizante y colon irritado. Recientemente, se ha sugerido que pueden ayudar en el tratamiento contra Helicobacter pylori y en prevenir el proceso de carcinogénesis pero son necesarios más estudios. Se encuentra en investigación el uso de bacterias ácido-lácticas como antígenos para el desarrollo de vacunas que induzcan una respuesta humoral protectora. A pesar que los probióticos representan un avance terapéutico importante, es necesario continuar en la investigación científica de los mismos, definir sus mecanismos de acción, realizar más estudios doble ciego para continuar dilucidando su utilidad, mecanismos de acción y determinar por qué y cuándo fallan en algunos eventos clínicos.”

    colombiamedica.univalle.edu.co/Vol37No4/html/v37n4a08.html

    1. medtempus.com

      Lo que se ha demostrado bastante bien (existe un algo grado de evidencia científica) es que los yogures (y entre ellos Actimel) son útiles en episodios de diarrea para mejorar la recuperación. También se se ha comprobado que existe cierto efecto a nivel inmunitario tomando yogur, pero estos efectos son prácticamente iguales independientemente del yogur consumido, por lo que se sabe hasta ahora: http://www.soitu.es/soitu/2009/02/26/salud/1235649232_097784.html

      Lo que no está nada demostrado es la eficacia de los yogures (y de Actimel) en prevenir diferentes enfermedades infecciosas en individuos sanos (por mucho que diga Danone que sí está demostrado) y se está comenzado a conocer un poco el papel de este alimento en individuos enfermos.

  8. Mikel

    Aprendiendo estadística con Actimel:

    ¿Se sabe cuál era el placebo y a quién se le dió? Lo digo porque si a los dos grupos les das el actimel, te puedes apuntar el éxito de los resultados más convenientes y decir que el otro era el del placebo.

    1. medtempus.com

      Según se dice en el estudio:

      Un centro fue asignado a recibir durante 20 semanas dos unidades diarias de Actimel“, y el otro recibió,
      durante el mismo periodo de tiempo, dos unidades diarias de placebo de Actimel“. Para mantener el doble
      ciego, los productos fueron etiquetados de forma idéntica y presentaban propiedades organolépticas similares.

      Lo llamativo es que no se menciona concretamente a qué centro se da cada cual (placebo y Actimel).

  9. elmundoalreves

    Ya conocía los enlaces del premio a Publicidad engañosa. Lo impresionante es que todo sigue igual. Parece que a las autoridades sanitarias, (como demás competencias del gobierno), no les interesa crear alarma social ni ir contra los grandes.

    1. medtempus.com

      Mientras un alimento o complemento dietético no haga daño a la salud, las autoridades sanitarias tienen mucha tolerancia con su publicidad engañosa.

      1. Savi

        Lo mismo pasa con la publicidad de los medicamentos

  10. angel

    excelente, como de costumbre, excelente post.

  11. Vitas

    Ya le dieron hace un tiempo el premio a la mentira publicitaria más insolente
    http://miabuelaciriaca.blogspot.com.es/2009/08/actimel.html
    Una mentira como una casa de grande

  12. irakolvenik

    Probablemente, este tipo de publicidad engañosa sería más fácil de rebatir si los estudios con resultados negativos también se publicaran. Las revistas no quieren coger artículos sobre investigaciones en las que las hipótesis no se cumplen, y la verdad, me parece un error bastante grave pues la base del pensamiento científico está en refutar, no sólo en confirmar, las hipótesis. Pero, como tú dices, los resultados negativos no venden. Es así en medicina y en cualquier otra ciencia.

    1. medtempus.com

      Exactamente, no publicar los resultados negativos es un gran error, especialmente en medicina porque éstos servirían para aclarar cuáles tratamientos son inútiles y centrarse en los útiles o los que tienen algo por demostrar. Y no sólo eso, ahorrarían mucho trabajo a gran cantidad de científicos que dieran por error los mismos pasos que sus compañeros sin saber que éstos ya habían obtenido resultados negativos.

      De vez en cuando surgen iniciativas para que existan revistas que publiquen resultados negativos pero nunca se llega a nada… Yo, por si acaso, no pierdo la esperanza.

  13. Iván

    Lo peor es que, le comente esta noticia a unos amigos… y no me creyeron… =/

    Respecto de los posibles “problemas legales” no hay mucho que hacer, así que tu sigue como siempre, mira que si quieres “ser mas diplomática” tendrás que empezar por borrar los comentarios que dejan las visitas, opiniones de las cuales te haces responsable por ser la administradora del blog…

    1. medtempus.com

      Sobre la responsabilidad de un dueño de un blog sobre los comentarios, no está nada claro legalmente aquí en España:

      http://elpais.com/diario/2007/10/23/sociedad/1193090401_850215.html

      “La ley no obliga a moderar los comentarios, pero, según Álvaro Cuesta, de X-Novo, asesores en derecho tecnológico, todos deberían hacerlo “para curarse en salud”. “La legislación dice que los blogs se asimilan a cualquier medio de comunicación. Por tanto, deben cumplir las mismas reglas de autoría. Lo que no queda claro es si los comentarios que se hacen en un blog son responsabilidad del autor o no. Hay un vacío legal”, dice Cuesta.”

      Por los casos que he seguido he visto las dos cosas: Autores de blogs que habían sido condenados por los comentarios de terceros y autores de blogs que finalmente habían sido declarados no responsables de los comentarios de terceros…

      En fin, yo antes que marearme como una perdiz por la ley, sigo a mi marcha.

  14. Iván

    1- La verdad es que el asunto no es tan simple como: “responsable o no responsable”… En España (como en latinoamerica y muchos otros países romanistas) los jueces tienen independencia en sus decisiones, por lo que (en teoría) no reciben influencia de los tribunales superiores… por ello, si un mismo asunto llega a tribunales diferentes estos puedan interpretar la ley de distintas formas….
    Ademas no creo que haya una doctrina suficientemente acabada (o conocida) sobre blogs e Internet…. así que imagino que los jueces tenderán algunas veces a asimilar un blog a un “diario o periódico” mientras que en otras veces no…

    2- El resultado del asunto dependerá también de lo que se pida… los periodistas siempre se apresuran con las decisiones judiciales, tratando de asimilar un “único fallo” a todas las situaciones similares, sin considerar los detalles que plantearon las partes o si es un hecho muy aislado… incluso puede llegar a ocurrir que uno de los abogados se equivoque garrafalmente, o se le pase un plazo. Teniendo como resultado que la contraparte gane el juicio, lo cual no quiere decir que “el otro”, tenga “los mejores argumentos”…

    3- Depende, ademas de la “prueba” que aporten las partes… Hay sistemas en que el juez puede valorar las prueba con mayor o menor grado de libertad… así tenemos la prueba tasada, la sana critica, prueba libre, etc….

    4- También hay que “atender al caso”… si el blog es o no con fines de lucro, si regularmente publica calumnias, injurias, si se moderan los comentarios, etc…

    5- Por ultimo y eso que hay mucho mas que comentar… Es conveniente tener en un espacio del blog una serie de reglas, para los comentarios y borrar los que sean puros insultos… (Troll). No no te volverá inocente automáticamente, pero te permitirá apoyarte en la “buena fe”…

    El derecho no es una ciencia…. es una disciplina.

    1. medtempus.com

      Gracias Iván por las aclaraciones. El Derecho me parece un mundo totalmente distinto y raro con respecto al que estoy acostumbrada donde las cosas son así y no cambia de un país a otro ni de una persona a otra.

  15. Vitas

    Hola Shora, he puesto un post en mi Blog basandome en tu artículo sobre Actimel

    http://miabuelaciriaca.blogspot.com.es/2010/01/actimel-radiactividad-y-el-hombre-sin.html

    Espero que te guste

    Un abrazo

  16. Maxpower

    Pues yo tomo actimel “por si acaso” y sobre todo para proteger o ayudar al aparato digestivo y creo que en este aspecto funciona. Que haga algo que un yogur no hace (también tomo de vez en cuando), no sé, pero es una manera de tomarmelo regularmente. Ahora lo de enfermedades infecciosas, pues prefiero que actúen mis defensas o un antibiótico si es necesario y no el equipo actimel con sus naves xD

    Ah, y por si no lo conocías, aquí hay información legal sobre blogs e internet que quizás te sea útil:

    Saludos.

    1. medtempus.com

      Gracias por la información legal sobre blogs. Ahora mismo me lo guardo para leer.

  17. E. Martín

    Aparentemente Canarias es uno de los mayores mercados nacionales de Danone y han notado mucho la crisis. Están desarrollando una campaña masiva de todos sus productos en la televisión local con anuncios específicos para las islas con esa pseudociencia que tanto los gusta usar, Mi preferido es este:

    https://www.youtube.com/watch?v=dDPOqO6ibVo

    Ahora enlazo esto en el post de hoy:

    http://blog.adlo.es/2010/03/isla_somos.html

  1. Aprendiendo ciencia con Actimel

    […] Aprendiendo ciencia con Actimel medtempus.com/archives/aprendiendo-ciencia-con-actimel/  por Kunzahe hace 2 segundos […]

  2. Tweets that mention Aprendiendo ciencia con Actimel | MedTempus -- Topsy.com

    […] This post was mentioned on Twitter by kunzahe, Esther Samper. Esther Samper said: Aprendiendo ciencia con Actimel. Para saber qué pillerías utilizan para "demostrar" sus "beneficios": http://medtempus.com/archives/aprendiendo-ciencia-con-actimel/ […]

  3. ¿Es malo para los niños tomar Actimel todos los días? « Francis (th)E mule Science's News

    […] (05 ene. 2010): Muy interesante y recomendable la entrada de Shora “Aprendiendo ciencia con Actimel,” Blog de Medicina, 4 Enero, 2010, en la que se comenta en detalle el artículo que abre esta […]

Los comentarios han sido desactivados.

Leer entrada anterior
La odisea para pedir cita médica por contestador automático

Por mucho que un reconocimiento de voz sea lo último de la tecnología, sencillamente, no puede llegar al nivel de...

Cerrar