El estudio más riguroso hasta ahora corrobora que el uso de la mascarilla previene infecciones por coronavirus

Colaboración con eldiario.es.

Mascarillas

El mayor y más riguroso estudio sobre los efectos de la mascarilla a la hora de contener el coronavirus en las poblaciones confirma lo que vienen diciendo los científicos hace meses: funcionan.

Aunque las mascarillas han sido una de las grandes protagonistas de la pandemia, su uso obligatorio para la población general en multitud de países del mundo generó y sigue generando grandes polémicas. La limitada cantidad y calidad de estudios científicos sobre las mascarillas en el mundo real no ha ayudado a disipar parte de esta controversia. A diferencia de la investigación de la utilidad de tratamientos o vacunas contra la COVID-19, cuya eficacia es relativamente sencilla de conocer en ensayos clínicos, el uso de mascarillas a nivel comunitario se enfrenta a importantes sesgos y complicaciones que dificultan conocer su verdadera utilidad para limitar los contagios por el SARS-CoV-2.

La complicación principal a la hora de conocer la verdadera eficacia de las mascarillas para controlar epidemias de enfermedades infecciosas respiratorias surge del mismo mecanismo de acción de estas prendas para la cara: bloquear tanto la entrada como la salida de gotitas y aerosoles respiratorios con agentes infecciosos a través de la mascarilla. Así pues, para valorar de forma correcta la utilidad de las mascarillas no basta con estudiar solo a las personas que las utilizan, sino que también hay que incluir a los individuos en contacto con las anteriores que podrían tener menos riesgo de contagio porque las primeras utilizan mascarilla.

Seguir leyendo en: El estudio más riguroso hasta ahora corrobora que el uso de la mascarilla previene infecciones por coronavirus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *