Investígame despacio, que tengo prisa

Colaboración con eldiario.es.

Tubos laboratorio

Multitud de científicos en todo el mundo están estudiando los efectos terapéuticos contra la COVID-19 de fármacos que ya se habían utilizado para otras enfermedades y que ofrecen indicios de que, quizás, podrían resultar útiles contra el coronavirus. Se trata de toda una carrera contrarreloj, con una gran urgencia para descubrir si alguno o varios de esos tratamientos podrían evitar el empeoramiento o el fallecimiento de las personas más afectadas por la enfermedad. Sin una vacuna a la vista hasta como mínimo año o año y medio (con suerte), hay muchas miradas y esperanzas depositadas en medicamentos que están evaluándose en humanos en estos momentos.

A pesar de las grandes inversiones millonarias y de los enormes esfuerzos que se están realizando estos meses para saber la utilidad de diversos medicamentos, seguimos sin saber realmente si existe algún tratamiento realmente efectivo para la COVID-19. La ciencia avanza, por lo general, a través de procesos lentos para asegurar la validez de los resultados. En medicina, además, la prudencia es vital. Una de sus máximas éticas más universales es primum non nocere: «lo primero es no hacer daño». Los ensayos clínicos son, por fuerza, lentos para asegurar, ante todo, que los fármacos utilizados no son un remedio peor que la enfermedad.

La gran urgencia que existe en esta pandemia para encontrar fármacos efectivos contra el coronavirus está llevando a que se investigue con unas prisas poco habituales para las investigaciones biomédicas. Estas prisas han llevado a ensayos clínicos de muy baja calidad, con grandes errores metodológicos, que ofrecen datos confusos y muy poco fiables para tomar decisiones. En condiciones normales, muchos de estos estudios con graves fallos no habrían salido publicados y, menos aún, en prestigiosas revistas médicas. Sin embargo, en esta pandemia la urgencia apremia y cualquier dato, por dudoso que sea, se abre paso como publicación científica o preprint antes incluso de que sea revisado por expertos en la materia.

Seguir leyendo en: Investígame despacio, que tengo prisa

Leer entrada anterior
Test coronavirus
El gran fiasco internacional de los tests rápidos de COVID-19: muchos apenas son fiables

Colaboración con eldiario.es. Una de las principales bazas para luchar contra el virus SARS-CoV-2 en esta pandemia es la realización...

Cerrar