La COVID-19 no daña solo los pulmones, sino que puede afectar a otros muchos órganos

Colaboración con eldiario.es.

Coronavirus

Tos, fiebre y dificultad respiratoria, estos son tres de los síntomas más típicos para sospechar una COVID-19, la nueva enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2. Aunque estas manifestaciones clínicas resultan útiles para orientar un diagnóstico, no dejan de ser una simplificación de la compleja realidad de esta dolencia. Ya se han identificado decenas de signos y síntomas diferentes asociados a la COVID-19 y cada semana que pasa se descubren más de ellos.

Cuando el coronavirus infecta a una persona, el desenlace puede ser extremadamente dispar: desde una infección asintomática hasta la muerte. Multitud de factores biológicos, muchos desconocidos aún, marcan la diferencia entre que la COVID-19 se convierta en una anécdota en la vida o le ponga un punto final.

Sí que contamos, al menos, con algunas certezas: el coronavirus tiene predilección por las vías respiratorias y los pulmones, donde provoca más daños en las personas vulnerables y desencadena los problemas de salud más graves y letales. La urgente necesidad de respiradores en los países afectados por la pandemia de COVID-19 es un fiel reflejo de cuál es el órgano más afectado por el virus. Sin embargo, esta narrativa de los hechos se trata, de nuevo, de una simplificación de la realidad.

Seguir leyendo en: La COVID-19 no daña solo los pulmones sino que puede afectar a otros muchos órganos

Leer entrada anterior
Termómetro
Cuatro posibles explicaciones para los casos de ‘reinfecciones’ por coronavirus

Colaboración con eldiario.es. Cuando las personas pasan la COVID-19 y se recuperan generan unas células defensivas llamadas linfocitos de memoria...

Cerrar