Encarnizamiento terapéutico: cuando la religión se esconde en la medicina para ensalzar el sufrimiento

Colaboración con eldiario.es

Escáner hospital

Hace unos días, conocimos la historia de Guillermina Freniche a través de su hija en Twitter y, más tarde, a través de El País que explicó más detalles de la misma. Guillermina se encuentra actualmente en la residencia religiosa San Carlos de Carmelitas Misioneras. Sufre alzhéimer desde hace catorce años y está en situación terminal de dos años de evolución. Es incapaz de comunicarse y posee importantes problemas para tragar alimentos. Precisamente, una de las muchas consecuencias de esta enfermedad neurodegenerativa en su fase avanzada es que produce alteraciones de la deglución, incrementándose el riesgo de atragantamientos y aspiraciones (los alimentos o líquidos pasan a la tráquea).

Ante esta situación, los médicos de la residencia comunicaron a la familia el uso de una sonda nasogástrica para mantener la alimentación de la paciente, alegando que esta presentaba estabilidad clínica. La familia se negó a esta acción médica y justificó que esto iba en contra de los deseos de Guillermina. Los médicos, tras recibir esta respuesta, acudieron a la Jueza del juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos que obligó posteriormente a la colocación de dicha sonda.

 

Seguir leyendo en: Encarnizamiento terapéutico: cuando la religión se esconde en la medicina para ensalzar el sufrimiento

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/encarnizamiento-terapeutico-cuando-la-religion-se-esconde-en-la-medicina-para-ensalzar-el-sufrimiento/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Leer entrada anterior
Nuestra mente juega en contra para enfrentarse a los ‘deepfakes’

Colaboración con eldiario.es A finales de 2017, el usuario Deepfakes publicó en la red social Reddit los resultados de un...

Cerrar