Normalizar la menopausia para evitar su medicalización

Colaboración con Investigación y Ciencia.

Menopausia

La menopausia, el proceso biológico por el que las hembras dejan de ser fértiles, es una peculiaridad extraña en el reino animal. Hasta ahora, solo se han identificado cinco especies que experimentan este fenómeno: las orcas, los narvales, las ballenas belugas, los calderones y los seres humanos. Las razones evolutivas de la menopausia siguen sin estar claras. Las principales hipótesis plantean que es un mecanismo que favorece la supervivencia del grupo: las abuelas, al no poder tener más descendencia, centrarían su tiempo y dilatada experiencia en la crianza de los nietos o de otros miembros jóvenes del grupo, además de realizar otras tareas importantes.

La menopausia es un evento natural que sucede en torno al 50 por ciento de la población humana mundial, a partir de cierta edad (entre los 45 y 55 años). Sin embargo, la experiencia sobre este proceso no es en absoluto universal, diferentes factores biológicos, culturales y sociales influyen de forma determinante en cómo percibe cada mujer la menopausia. Esos factores también condicionan su posible medicalización (tratamiento injustificado de un proceso normal de la vida que es observado como un problema de salud), lo que puede potenciar aún más una visión negativa de esta etapa de la vida.

Un equipo internacional de especialistas sanitarios han publicado un reciente análisis en la revista médica British Medical Journal sobre la importancia de normalizar la menopausia, eliminar su estigma y potenciar una educación realista y equilibrada (con sus aspectos positivos y negativos) sobre esta etapa normal de las mujeres. Con frecuencia, tanto desde la sociedad, como desde el ámbito médico, la narrativa sobre la menopausia se centra en el lado negativo (problemas de sueño, sudores nocturnos, sofocos, fatiga, cambios de humor, dolor de músculos y articulaciones…), cuando también existen múltiples aspectos positivos o neutrales, como la liberación de la menstruación, del embarazo o de la contracepción.

Seguir leyendo en: Normalizar la menopausia para evitar su medicalización

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *