Seguir hábitos saludables puede contrarrestar la predisposición genética a sufrir enfermedades cardíacas

Colaboración con Investigación y Ciencia.

Ejercicio

La enfermedad de las arterias coronarias (EAC) es la primera causa de muerte en el mundo. Esta dolencia, que evoluciona sin síntomas durante años, puede terminarse manifestándose como angina de pecho o infarto de miocardio. Cuando el daño al corazón es grave provoca, además, insuficiencia cardíaca y la muerte. Se estima que en torno a 18 millones de personas mueren cada año como consecuencia de esta enfermedad.

LA EAC está provocada en la amplia mayoría de los casos por un complejo proceso denominado aterosclerosis: una acumulación lenta y progresiva  de colesterol y otros lípidos, junto a diversas moléculas y células espumosas, en la pared de los diminutos vasos sanguíneos que nutren el corazón (las arterias coronarias). Con el tiempo, las placas ateroscleróticas y los coágulos sanguíneos terminan por bloquear el flujo de sangre y el corazón sufre daños por el déficit de oxígeno y nutrientes.

Tanto factores ambientales como genéticos están involucrados en la EAC. Gracias a estudios familiares, de gemelos y de asociación de genoma completo, se estima que la genética predispone en un 40-60 % de los casos a sufrir una EAC a lo largo de la vida. En la actualidad, se han documentado en torno a 60 variantes genéticas que se asocian de forma robusta con esta dolencia, aunque la mayoría de ellas tiene un efecto modesto de forma individual.

Seguir leyendo en: Seguir hábitos saludables puede contrarrestar la predisposición genética a sufrir enfermedades cardíacas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.