10 fáciles pasos para crear tu propia medicina alternativa

Primero de todo, la musiquita previa para entrar en ambiente:

Medimania¡Hola amigos! Aquí estamos de nuevo en vuestro blog de medicina favorito. Hoy vamos a aprender a construir nuestra propia medicina alternativa. Va a ser muy fácil, porque ni siquiera hace falta saber de medicina y con nuestra propia imaginación podemos crear una bien bonita con la que además podremos presumir ante los demás de la pasta que sacamos.

Los requisitos antes de entrar en la faena son los siguientes:

-0 Principios Morales
-Algunos conocimientos básicos de charlatanería y falacias
-Un montón de ingenuos, desesperados e incultos
-Mucha imaginación

Así pues, comenzamos ya por los 10 pasos básicos y muy sencillos para que cualquier pueda crearse su propia medicina alternativa, desde casa y sin necesidad de recurrir a profesionales.

-1. Crea una teoría médica no comprobable. Es el primer paso y más importante. Debemos pensar en una teoría que no pueda ser comprobada porque nosotros no queremos que venga después el matasanos de turno a decirnos que la inquisidora ciencia ha demostrado que no funciona. Cuanto más enrevesada, filosófica, rocambolesca, mística y surrealista sea esa teoría mucho mejor. ¡Lo New Age está de moda, aprovéchalo! Como ejemplos de teorías médicas no comprobables, podemos utilizar el Ying y el Yang, los meridianos, el chakra, el electromagnetismo, la influencia astrológica del sol, la influencia fantasmal de tio Pepe que murió el año pasado…

-2. Cuanto más holística sea la teoría médica, mejor. La medicina moderna está muy limitada. No comprenden que el cuerpo humano es un todo. Y cuando queremos decir un todo, es un todo, entre el ser humano y el universo. Si te duele una zona del pie puede significar que tienes una enfermedad reumática. Si miramos el iris podemos deducir por su color si tienes cáncer en alguna zona del cuerpo. Incluso si una mariposa agita sus alas en Pekín, puede provocarte un infarto en Nueva York el mes que viene.

-3. Utiliza collares, pulseras, amuletos y piedras preciosas como ámbar, cuarzo, plástico del barato que parezca una piedra preciosa…. ¡Da igual la época, nunca pasarán de moda! Así no sólo ganarás dinero con las consultas que recibas sino que tendrás el merchandising asegurado. Es muy buena idea eso de mostrar a los clientes un catálogo con las propiedades mágicas y curativas de cada pedrusco. Y, además, contarás con la ventaja de que aunque no funcionen, los clientes se conformarán para no sentirse estafados diciendo que, de todas formas, son bonitos y les gusta como les queda. Aunque hayan pagado 10 veces más de lo que pagarían en una joyería normalita.

-4. Critica a la medicina moderna. Una buena medicina alternativa no lo es hasta que no critica a la medicina moderna. Recuerda que son los que más clientes nos quitan y nos hacen la competencia y eso es algo que no podemos permitir. No olvides jamás estas frases que te ayudarán cada vez que quieras criticarla:

-Los fármacos utilizados poseen efectos adversos que dañan más que curan.
-Tratan a los pacientes como ganado, sin cuidar su mente.
-La quimioterapia mata.
-El SIDA no existe.
-Todos los médicos reciben dinero de las farmaceúticas.
-No se ha descubierto la cura contra el SIDA y el cáncer porque no les interesa.

-5. Consigue diplomas de medicinas alternativas e invéntate tus títulos. Ya hemos dicho anteriormente que no es necesario recurrir, ni ser, un profesional del tema. Es suficiente con aparentarlo. Cuando te inventes tus títulos emplea nombres mitad reales mitad fictícios y, siempre, siempre, siempre imagínate nombres de universidades que parezcan reales para que después la gente no pueda comprobar que realmente no hiciste la carrera en una universidad de verdad. Como ejemplos: Licenciado en Medicina Holística, especialidad en Iridología de la Universidad de Medicinas Alternativas de Nueva York, Master en Parapsicología Superior por la Universidad de Cleinstolville, Maestro Chamán por la Universidad de Hono-lu-lu…

-6. ¡Invéntate nuevas ramas de la ciencia!. Ya hemos dicho antes que la medicina científica actual es maligna y peligrosa, pero si queremos conseguir muchos clientes lo mejor es que nosotros también le demos a nuestra medicina alternativa el aspecto de científica. Recordad que nos quitan los clientes, así que cuanto más se piensen que nosotros somos también una medicina científica, más ingenuos vendrán y más pasta sacaremos. El nombre tiene que parecer muy científico y culto. Es muy importante que sea una palabra compuesta rimbombante. Como ejemplos: Medicina Microcelular, MicroNutrientología…

-7. ¡Muchos testimonios de personas curadas! Jamás olvides que para que los incautos caigan en tus redes, debes mostrar resultados. Pero los cabritos de PubMed y revistas médicas como British Medical Journal y el New England Journal of Medicine no aceptan los resultados de tu medicina alternativa si no son con estudios rigurosos. ¡Habrase visto! Así que escribe muchos testimonios, da igual que sean mentira, para eso se utilizan nombres fictícios que no puedan comprobarse. Los testimonios sentimentales y lacrimógenos como casos al borde de la muerte o milagros inexplicables son imprescindibles. Desarrolla los testimonios de forma que parezcan muy reales, practica con la narrativa.

-8. Relaciona tu medicina alternativa con otra mucho más antigua. Todos sabemos que si un grupo de personas se ponen a hacer tonterías durante unos días, son unos tontos. Pero cuando lo hacen durante siglos o miles de años pasa a convertirse en una tradición milenaria y transcendental que forma parte de su cultura. Si quieres darle a tu medicina un saborcillo transcendental y místico, no lo dudes, di que tu medicina es una nueva variante, mejorada y supervitaminada, de una antigua medicina como la china o la india.

-9. Si ves que la Justicia se cierne sobre ti, ¡Nunca digas que cura, di que ayuda a curar!. No sólo los matasanos nos quitan clientes, también podemos ser unos incomprendidos de la Justicia y puede que alguna vez nos quieran culpar injustamente por desarrollar nuestra propia medicina. Las palabras mágicas son: Ayuda a curar. Si ponemos eso en cada folleto o documento oficial que repartamos, lo tendrán más difícil para fastidiarnos. Por supuesto, ya en la intimidad, podrás decir tranquilamente a tu paciente que le puedes curar el cáncer, la artritis o lo que se presente. Y, por supuesto, para esquivar riesgos legales, que en ningún momento se te olvide poner en letra pequeñita y al final de los documentos que no se ha demostrado ni evaluado oficialmente la eficacia de tu tratamiento.

-10. Si la Justicia termina culpándote, ¡Invéntate una conspiración!. Después del esfuerzo que cuesta crear y desarrollar tu propia medicina alternativa es un revés enorme que te condene la Justicia ya que significa que cuando salgas a la calle tu medicina se habrá quedado invalidada totalmente. ¡Que no cunda el pánico! También tenemos soluciones para eso. Piensa en una elaborada conspiración contra ti que haga a los demás dudar de tu condena. Di que los matasanos te denunciaron y montaron una trama en tu contra, que los lobbys de las farmaceúticas untaron a los jueces o que en realidad te montaron una trampa. Di cualquier cosa, pero que sea lo suficientemente conspiranoico como para levantar las sospechas de los enemigos de las farmaceúticas y matasanos. Ellos se unirán a tu causa.

¡Y ya está! Ya tenemos nuestra medicina alternativa a punto para empezar a estafar cuanto queramos. ¿Veis qué fácil? Sólo queda esperar a que la gente vaya apuntándose y que vayan corriendo la voz, la ignorancia hará el resto.

En las próximas entregas enseñaremos algunos mediconsejos sobre cómo escapar de la Justicia cuando alguno de tus pacientes se anima a denunciar y haremos un pequeño tour sobre los países en los que puedes desarrollar tu medicina alternativa sin el estorbo de las autoridades.

PD: Aunque esto es una parodia de las medicinas alternativas en general, mucho de los ejemplos que he puesto son totalmente verídicos. La realidad es a veces tan graciosa como el mejor de los chistes. Mis agradecimientos a 4life, porque ellos me han servido de inspiración

PD2: También es un homenaje-parodia a un entretenido programa de televisión: Bricomanía. Este brutal sketch de televisión me dió la idea para este artículo.
¿Alguien se anima a hacer algo por el estilo tipo «Cómo hacer un bypass coronario»?

Enlace permanente a este artículo: https://medtempus.com/archives/10-faciles-pasos-para-crear-tu-propia-medicina-alternativa/

91 comentarios

3 pings

Ir al formulario de comentarios

    • Fluimucil en 18 julio, 2007 a las 12:08 AM

    ¿Quien se anima a crear su propia medicina alternativa? ¿No sería genial crear una medicina alternativa siguiendo estos pasos y presentarla en un congreso a ver que pasa? xD Porque ya tengo un trabajo para el Congreso de Estudiantes, que si no…. jejejeje

    Por cierto, espero ansioso la llegada de gente «sin ningun tipo de vinculacion comercial» con 4Life a discutir… le echo tanto de menos…

  1. Fluimucil:

    «¿Quien se anima a crear su propia medicina alternativa? ¿No sería genial crear una medicina alternativa siguiendo estos pasos y presentarla en un congreso a ver que pasa? xD»

    Oye, ¿y por qué no? Sería parecido al Pastafarismo y al Gran Monstruo del Spaguetti Volador pero en lugar de criticar al creacionismo, sería para las medicinas alternativas xDD

    «Por cierto, espero ansioso la llegada de gente “sin ningun tipo de vinculacion comercial” con 4Life a discutir… le echo tanto de menos…»

    Calla, calla. La que está por caerme, me van a venir todos juntos a este post, 4life y defensores de las alternativas. Ten por seguro que comentarán, otra cosa es que lo veas por aquí, bendita moderación de comentarios 😉

    /me se prepara para la avalancha.

    • Pablo Grisafi en 18 julio, 2007 a las 1:53 AM

    Las medicinas alternativas cumplen una función muy importante al incrementar la inteligencia promedio de una población dada a través de la selección natural.
    Tambien contribuyen a sacar una enorme cantidad de hipocondríacos del sistema de salud, y a generar una buena cantidad de verdaderos enfermos, incluso reutilizando esos mismos hipocondríacos.

    Respecto a la tradicion milenaria de las medicinas alternativas, ¿por que nunca se habla de la tradición milenaria de la medicina «standard»? Es decir, ya van un par de miles de años desde que los griegos empezaron a analizar las cosas con esa estúpida manía de razonar logicamente que tanto daño ha causado ¿o me equivoco?

    • Caronte en 18 julio, 2007 a las 12:55 AM

    Estás que no paras, Shora, 5 entradas en 5 días, que nivel 🙂

    • Carlos Capote en 18 julio, 2007 a las 8:51 AM

    Creo que te ha faltado un punto más:

    – Di muchas veces la palabra natural: las farmacéuticas tienen mucho dinero para invertir en laboratorios y nosotros no, así que critícales argumentando que «sólo venden química». A la gente no le gusta que le digan que le están recetando química porque generalmente suspendieron la asignatura en el instituto y le tienen cogida manía. Di que tu medicina es natural y que por eso carece de principio activo (si te preguntan qué es el principio activo di que es química). Así es como conseguiremos que la gente acabe disociando los conceptos química y naturaleza.

    • Talibán en 18 julio, 2007 a las 10:08 AM

    Habráse -> Habrase
    Lacrimóginos -> Lacrimógenos

    • Serguei en 18 julio, 2007 a las 10:13 AM

    Bueno, yo me he animado y voy a crear una medicina alternativa. Pensé en una basada en la música, metí «musiterapia» en el google y me corrigió: ya existe y se llama «musicoterapia». «Tactoterapia» también está cogido, «gustoterapia», así como «visioterapia», «cafeterapia», «chocoterapia», «manzanoterapia» e «infusionterapia». La primera que no me ha producido resultados en google ha sido «ninjaterapia», así que ya teenemos el primer paso.

    ¡La medicina más misteriosa del lejano oriente por fin en España!
    Continuará según se me vaya yendo la olla…

  2. Caronte:

    No tiene tanto mérito. Ahora tengo más tiempo libre y ten en cuenta que 3 de esas 5 entradas, se escriben en pocos minutos porque son cortitas.

    Pablo Grisafi:

    «Respecto a la tradicion milenaria de las medicinas alternativas, ¿por que nunca se habla de la tradición milenaria de la medicina “standard”? Es decir, ya van un par de miles de años desde que los griegos empezaron a analizar las cosas con esa estúpida manía de razonar logicamente que tanto daño ha causado ¿o me equivoco?»

    Bueno, por lo menos fuimos desechando teorías como la de los 4 humores xD

    Carlos Capote:

    Totalmente cierto. La gente tiene un concepto de lo natural y de lo químico un poco trastornado últimamente. Lo añado al artículo, si te parece bien.

    Talibán:

    Lacrimógeno sí, lo he corregido, se me fue el dedo. Gracias por la corrección.

    Pero en lo segundo te equivocas, es Habráse Visto. Es una tilde diacrítica (Diccionario Espasa-Calpe)

    • Discóbolo en 18 julio, 2007 a las 3:38 PM

    Oh diox, que bueno jajaja. Yo voy a modernizar la iatroterapia… toda la culpa la tiene el médico, por lo que identificada la causa ya podemos actuar x-D

    • Mystburn en 18 julio, 2007 a las 7:37 PM

    Tan sencillo es hacer medicina alternativa?! ME LLLEVA!!!! Y yo aqui estudiando medicina como idiota!!!…..tantos años desperdiciados…XD

    • Homer S. en 18 julio, 2007 a las 9:05 PM

    MMmmm

    Sexual Healing, oh baby
    Makes me feel so fine
    Helps to relieve my mind
    Sexual Healing baby, is good for me…

    La medicina del Dr. Marvin Gaye sigue siendo la mejor.

  3. Fantástico el post! Y salvo lo de la crítica a la medicina moderna (aunque también hay quien lo hace) es así al 100%… Y lo dice uno que tiene que dedicar parte de su trabajo a hacer estas «terapias», mal que le pese.

    Pero falta un punto 11: cuando sale a la luz algún caso que deja en evidencia la estafa de todo este mundillo, tienes que decir algo como «es que hay algunos charlatanes que empañan nuestro trabajo; y luego la gente generaliza sin tener en cuenta que en todas las profesiones hay gente seria y otros que se dedican a engañar».

    Y, añado yo, de paso abunda la gente que pide a gritos ser engañada…

    • Pablo Usabiaga en 19 julio, 2007 a las 4:14 AM

    Para medicinas alternativas, les recomiendo leer esta página: «Pseudomedicinas».

    Para muestra basta un botón:
    «d) Senoterapia.- Inventada por un italiano cachondo algo lubrico hace unos años. Se trata de diagnosticar enfermedades por la forma de los pechos femeninos y curar con un masaje suave sobre los mismos. Curar no cura pero el médico se lo pasa bomba y a veces la paciente también, según dice su inventor.»
    (Créase o no, ese italiano existe de verdad!).

    • thanatos en 19 julio, 2007 a las 6:00 PM

    Genial! Me encanta! Me satisface saber que existen mujeres tan racionales y pensantes como vos. A todas las que he conocido les ha seducido alguna de estas estúpidas prácticas.
    Admirable!

    • Talibán en 19 julio, 2007 a las 5:12 PM

    RAE

    Acentuación de formas verbales con pronombres enclíticos:
    En la nueva Ortografía se establece que todas las formas verbales con pronombres enclíticos se acentúen de acuerdo con las normas generales de acentuación. Ejemplos: cayose, estate, deme no llevan tilde por ser palabras llanas terminadas en vocal; mírame, dámelo, habiéndosenos llevan tilde por ser palabras esdrújulas y sobresdrújulas.
    También las formas voseantes del imperativo de segunda persona del singular, tanto si llevan pronombre enclítico como si no lo llevan, siguen siempre las reglas de acentuación. Así, cuando se usan sin enclítico, llevan tilde por ser palabras agudas terminadas en vocal: comé, decí, mirá; cuando van seguidas de un enclítico, pierden la tilde porque se convierten en palabras llanas terminadas en vocal o en -s: sentate, contame, visitanos, buscalos; y si van seguidas de más de un enclítico, llevan tilde por tratarse de palabras esdrújulas: decímelo, ponételo.

    • Binario en 19 julio, 2007 a las 7:20 PM

    Genial!, pero estos 10 puntos se pueden aplicar a otras muchas mas variantes, politica, videntes, astrologos, sectas y cualquier religion, que demuestren algo. Suerte que hay gente que todavia utiliza el coco.

    • Patto en 19 julio, 2007 a las 11:57 PM

    Confiar que el método científico y la medicina moderna es la solución absoluta y despotricar contra cualquier otro método por el sólo hecho que no pueda ser validado «científicamente» es de necios.

  4. He estado buscando por todas partes eso de la «senoterapia» que comentaba Pablo para publicarlo en El Lado Malo (que es donde meto todo lo que no me cabe en Mandelrot) porque me parece tan disparatado que no puedo dejarlo pasar… Pero no encuentro concreto; ¿se le ocurre algo a alguien?

    Por cierto, el asunto me ha recordado a esto que también vale la pena:

    Saludos! -Mandelrot-

  5. Muy buena entrada, Shora. Se te echaran encima tanto los vendedores de humo como los creyentes. Ésa es una de sus características: al ser una creencia, está fuera de todo razonamiento. Si además está dentro de su forma de concebir el universo, resulta más difícil de modificar, por no decir imposible.
    Y una coda al punto 6, no olvides utilizar un lenguaje pseudocientífico. Si puedes, utiliza términos «populares» de otras ciencias aunque no tengas ni pajolera idea de qué significan. Por ejemplo, la socorrida física cuántica (que todos creen conocer aunque pocos la entienden) el abigarrado lenguaje literario del psicoanálisis, citas fuera de contexto del tío Albert. No dudes en hablar de que hay investigaciones de prestigiosas universidades, de artículos en numerosas revistas pero sin dar jamás un dato concreto que permita contrastar nada. Y estará hecho.
    Saludos.

    • Jose en 20 julio, 2007 a las 4:19 PM

    ¡Estupendo! Llevo un tiempo pasándome por tu blog y aún no me había animado a dejar ningún comentario, pero este artículo merece cientos. Consuela saber que aún queda gente con sentido común en un mundo en el que cada vez más gente cree en gilipolleces espirituales y místicas que podrían dar sentido a su insoportable vida. Estos pobres idealistas están pidiendo a voces que les engañen. Nuestras abuelas rezaban 15 rosarios y otros tantos avemarías para curar sus enfermedades y las de sus allegados. Ahora que la religión ya no está tan de moda y la ciencia va desbancando muchas soplapolleces la gente tiene necesidad de acudir a algún otro refugio para su «espíritu». Pocos leerán atentamente tu artículo, pero muchos menos lo tomarán en serio, pero lo que es seguro es que ninguno intentará quitarte la razón, porque ellos NO RAZONAN. Diría muchas cosas sobre esa gente, pero me temo que necesitarían demasiados adjetivos de malsonantes a los que no quiero acudir, así que simplemente felicitarte por tan fantástico texto.

    • kaidok en 20 julio, 2007 a las 5:01 PM

    Hmmm.. Ya que estaba me moda lo de el tipo alimentación según el grupo sanguíneo voy a inventarme una basada en eso que seguro que me forro… :P. Uy ,que lo mismo doy ideas a algún aprovechao que lea esto…

    • Pablo en 20 julio, 2007 a las 9:45 PM

    Bueno, no estoy realmente de acuerdo con el contenido, pero tampoco estoy de humor para discutir.

    • Evolutionibus en 21 julio, 2007 a las 4:59 PM

    Muy buen artículo. Coincido con lo que alguien dice más arriba, que falta por meter la palabra natural en, al menos, un 10% del texto. Lo natural nunca mata (salvo que sea cicuta, claro).
    Saludos.

    • carlitos en 21 julio, 2007 a las 7:23 PM

    ¿Por qué hay un dicho popular que afirma que el mejor médico es un buen internista?
    O se es rojo o nacional
    De ZP o de Rajoy
    Del Madrid o del Barca
    Betis o Sevilla
    Científico o «alternativo»
    Parafraseando a Blade runner «he visto cosas que nunca imaginaríais»
    Sin embargo, no desisto en comerme el Sobotta para conocer las anastomosis de los pares craneales, o releo con cierta frecuencia el Guyton para recordar que todo lo que el cuerpo hace es recuperar la homeostasis.
    Las claves están ahí. Nada más

    Esta vez no puedo darte el abrazo.

  6. ¡Excelente entrada, Shora! Con un inteligente sentido del humor se aborda un tema muy serio. Ojalá se difunda mucho. Por mi parte, la he colocado como Enlace de la Semana en VENGANZA TÓXICA. Un saludete y a seguir así.

    Toxi

    • josemi en 22 julio, 2007 a las 6:38 PM

    Yo ya estaba pensando en crear una nueva medicina basada en la teoria de los humores.

    Evidentemente, las sanguijuelas las usaría a la hora de cobrar 🙂

  7. Atención a esto que es bueno:

    • Pablo Usabiaga en 28 julio, 2007 a las 11:00 PM

    Como siempre me gusta jugar al abogado del diablo, y aunque me ponen de los nervios los new age y demás charlatanes, debo decir que los argumentos que dais los médicos (o que estáis en camino de serlo) en este blog son en algunos casos falaces.

    Primero: los «alternativos» son vuestra competencia. Os guste o no, no podéis ser juez y parte; no del modo que lo hacéis (no es ético). Lo más que podéis decir es «no tengo ninguna razón para creer racionalmente que lo que dice el alternativo X», pero no, como decís, «lo que dice el alternativo X es falso». No es lo mismo decir que no tengo razones para creer en algo que decir que algo es falso (lo cual es mucho más fuerte).

    Segundo (y relacionado con lo primero): No podéis decir con una certeza tan bestial (como cuando habláis de no sé qué collar de ámbar) que ESTÁ CLARO QUE NO hace ningún efecto benéfico porque no está a la vista ninguna relación causa-efecto. La historia de la medicina está llena de remedios caseros que se impusieron por prueba y error aunque no se conocían los mecanismos, y luego de siglos se descubrió el mecanismo que explicaba por qué surtían efecto. Peor aún: la medicina utiliza muchísimos medicamentos o tratamientos de los que no sabe cómo actúan, y sólo sabe que hay una correlación estadística entre uso y cura (o uso y analgesia, etc.).

    Me fastidia un poco cierta soberbia propia del ámbito médico que se lleva a la boca demasiado rápido el adjetivo «científico» sin saber del todo qué es la ciencia, y sobre todo me fastidia cuando con soberbia intelectual niegan hechos que PUEDE QUE, y hasta PROBABLEMENTE sean falsos, sólo porque no tienen razones para creer que son verdaderos. Eso es, para la mentalidad científica, una auténtica burrada. Un buen científico es, siempre, escéptico. Escéptico no sólo para afirmar, sino también para negar. Por favor les pido, cambien de discurso, y en vez de negar tanto, empiecen a decir «no tengo ninguna razón para creer que…».

    ¿Sabéis qué es lo que lográis con tanta soberbia? Darle pasto a los charlatanes para que con argumentos que se basan en alusiones a vuestra soberbia se inventen todo tipo de cuentos.

    • Fluimucil en 28 julio, 2007 a las 11:49 PM

    ¿De verdad crees que es necesario decir que «no tengo razones para creer» que un collar de ámbar hecho en realidad de plástico que se pone a los bebes en el cuello corriendo el riesgo de que se estrangulen no tiene efectos sobre el dolor de dientes? Eso, simplemente es falso.

    Ahora bien, entiendo tu razonamiento, y en este blog hemos discutido mucho sobre medicinas alternativas y la mayoría lo hemos enfocado desde la racionalidad y los estudios científicos existentes. Porque esa es la manera de saber si algo es efectivo, si algo causa un efecto beneficioso, es que es útil, si algo no lo hace, entonces no es útil. No es ciencia, es sentido común. Por eso utilizamos fármacos que son útiles, pero no sabemos como. Si el collar de ambar (por decir algo) fuera util, entonces lo utilizaríamos, y luego vería porque colgarse un Action Man (que esta hecho del mismo material) no surte efecto. Pero esta demostrado que colgarse un trozo de plastico del cuello no hace nada, porque de ser así el dolor de muelas hubiera desaparecido en este mundo hecho de plastico.

    De todas maneras, con una mínima formación científica, que lamentablemente el pueblo no posee en su mayoría, te puedes reír de casi todas las medicinas alternativas a gusto, y sin necesidad de buscar ningún estudio. Pero claaaaaaaaro, nosotros somos soberbios, pero los «alternativos» puede decir que la medicina moderna mata más que cura, que daña más que mejora, que nos envenena, que los médicos son enviados del diablo para preparar la llegada de los jinetes de la apocalipsis y no pasa nada. Es culpa nuestra por ser soberbios.

    • Pablo Usabiaga en 29 julio, 2007 a las 6:56 AM

    Por si no he sido claro, las medicinas alternativas me parecen un montón de charlatanerías, y creo en la medicina «standard», y soy un usuario de ella. De modo que no hace falta convencerme de lo que ya creo; en particular, no hace falta que me convenzas de que el collar en cuestión no cura nada. Lo cogí como un ejemplo, pero no nos quedemos en el ejemplo: que el árbol no nos impida ver el bosque. (En particular, en este ejemplo hay razones para desrecomendar el uso del collar de los c…: por el riesgo de estrangulamiento. Cámbialo por cualquier otro ejemplo; por la homeopatía, por ejemplo, que como es agua -recordad lo del número de Avogadro-, no le hace daño a nadie).

    Por si no he sido claro, no estoy haciendo una defensa de los «alternativos», a los que me paso combatiendo, ni un ataque a la medicina estándar, sino a cierto discurso de muuuuchos -que no todos- los médicos, y que ya he olido aquí más de una vez. Un discurso típicamente omnisciente. De modo que tu último párrafo no viene a cuento. Tú me dices, herido: «mira lo que dicen los alternativos, y resulta que los soberbios somos nosotros». ¿Es que porque los alternativos dicen gilipolleces eso os da derecho a hablar como omniscientes? Lo que tienes todo el derecho a hacer es a replicar los ataques de los alternativos, porque desde luego, a mí también me da por el forro que encima de charlatanes se den el lujo de atacar a la medicina estándar.

    Lo que estoy discutiendo es otra cosa. Es más bien el modo, el tono en que los médicos hablan de su «saber». Allí es donde está la soberbia. No es lícito decir «eso es falso» sin tener pruebas de que es falso. La educación debería inculcar que 1) no hay por qué creer en aquello para lo que no hay razones para creer (que NO ES LO MISMO que estar seguro de que es falso), y 2) tenemos razones para creer ciertas cosas, y no tenemos razones para creer otras. Si educas así a la gente, ya nadie va a creer en curas mágicas ni collares magnéticos. Es una pena que en la escuela no se enseñe lógica, estadística y teoría de la probabilidad. Si la gente supiera esas cosas, sus creencias serían muy diferentes.

    No me sorprendería nada que algún tratamiento o remedio casero, o su contraparte en alguna medicina «alternativa» pudiera, por las razones que fuera, ser beneficioso. Aunque fuera por casualidad.

    Ahora, si -aun sin la lógica de tu lado, y me refiero no al sentido cotidiano sino al sentido técnico de la palabra «lógica»-, prefieres seguir afirmando que es falso aquello que en realidad sólo puede decirse que es no creíble sobre la base de la evidencia disponible, allá tú. ¡Jo, y mira que soy un epistemólogo moderado; que si te encuentras con lo que dice Feyarabend, ya me contarás!

    De modo que sí, os invito a que cambiéis de discurso e impongáis el de las razones o falta de razones, no el de «es falso» o «está demostrado que». De paso sea dicho, nada está demostrado en ciencia, y nada puede demostrarse. La razón es que la observación está determinada por la teoría y que las teorías además suelen estar llenas de leyes generales, las que no se pueden demostrar debido a su forma lógica (al ser enunciados universales, y siendo la experiencia humana finita, no hay manera de probarlas. En otras palabras, siempre existe la posibilidad lógica de que aparezca un metal que no se dilate con el calor). Hasta la teoría de Newton, que parecía tan «demostrada» cayó para ser sustituida por la relatividad y la teoría cuántica.

    Hay muchas razones para explicar sociológicamente por qué las personas tienen creencias irracionales. En las referidas a la salud, una de ellas (no la única) es la soberbia del discurso médico. No olvides que para el lego, creer en un médico estándar es también un acto de fe (ya que carece de los conocimientos para evaluar científicamente lo que dice el médico), de modo que es fácil entender que crea igual en el médico estándar que en el alternativo. Allí, insisto, es donde hay que dar batalla. Si tu discurso se aparta de los cánones de la racionalidad y das por «probadamente falso» lo que sólo es «probalemente falso», el lego podrá empezar a descreer de ti e irse a lo del curandero. Si eres racional a tope (y la racionalidad implica mucha modestia intelectual y cero de soberbia), le harás un gran favor a la medicina, a la ciencia, y combatirás con armas mucho mejores la charlatanería.

    No sé si logras captarlo. Con un discurso omnisciente, el lego, el de afuera, te considerará igual que el alternativo, porque lo único que tiene él para juzgarte es lo que tú digas -y cómo lo digas. Con un discurso moderado y racional, te oirá de manera muy distinta, y es que los humanos tenemos «pasión por la racionalidad», aunque no se note. Si no, el lego te verá despotricando contra los alternativos igual que miraría a uno del aleti hablando pestes de los del real madrid, y no tendrá RAZONES para inclinarse por ti más (ni menos) que por el otro.

    En cuanto al buen hacer médico, mi experiencia personal (he pasado por muuuuchos médicos) me dice que más o menos un 90% son ignorantes y malos profesionales (como la que me estuvo tratando, en la seguridad social de madrid, una psoriasis invertida como si fueran hongos, hasta que después de un año de consultas y ya harto, le reclamé que me mandara al dermatólogo, que hizo el diagnóstico correcto), y tienen ese discurso soberbio del que hablo. (Esta opinión es compartida por una de mis mejores amigas, médica del INSALUD.) Tamaña desproporción me hace valorar todavía mucho más a los excelentes médicos con los que me he topado.

    En fin, lo dicho. ¿Quieres hablar científicamente? Modestia y menos certidumbre!

  8. Básicamente, estoy de acuerdo con el discurso de Pablo Usabiaga, aunque con algunos matices.

    En primer lugar me parece fuera de lugar. En este blog no he encontrado afirmaciones gratuitas, al menos no tantas como parece haber encontrado Pablo. Cuando algo no ha quedado claro, se ha discutido y enlazado convenientemente. Hay más que suficiente rigor para ser lo que es: un blog divulgativo escrito por una estudiante de Medicina. Asumo pues que la crítica es más bien dirigida a «La Medicina».

    En segundo, el escepticismo no es, ni debe ser, equidistancia (y no lo digo por el comentario anterior). Que en ciencia, por el modo en que funciona, no podamos estar seguros al 100% de la nuestro conocimiento no quiere decir:
    1. Que no podamos tomar parte sobre la base de lo que sabemos.
    2. Que no podamos criticar a aquellos que no contentos con no poder explicar el funcionamiento de sus terapias de un modo razonable, no ofrecen evidencias estadísticas de su funcionamiento y además se lanzan a criticar lo que sí se ha explicado y demostrado que funciona.

    Es que demasiada gente pone el ejemplo de Newton y demás para demostrar que la ciencia se equivoca y todo eso… cuando es un estupendo ejemplo de las bondades del procedimiento científico. ¿Nos equivocamos? Bien, costó aceptarlo pero aquí estamos y ahora sabemos algo más.

    Y por último (y alguna vez ya lo he comentado) me molesta especialmente que tengamos que estar excusándonos cada vez que realizamos una crítica. Nadie niega (no he visto a nadie negar aquí) que el conocimiento científico no es más que una serie de evidencias estadísticas -razonadas, además-. Pero esto no nos obliga, por suerte, a calcular las probabilidades de cada afirmación en la vida real. Lo contrario sería un disparate.

    Ejemplo: si las mediciones indican que se aproxima un terremoto, el geólogo dará una probabilidad de que se produzca un terremoto según los errores del aparato de medida, la posición en que se encuentre, el material del subsuelo… lo que sea. Pero lo que no hará será calcular la probabilidad de que la tectónica de placas sea una patraña universalmente aceptada, ni de que la Tierra no sea realmente esférica, ni de que venga un OVNI y detenga el proceso iniciado…

    Y es que a veces parece que se exige esto mismo a los médicos. Ya no que calculen las probabilidades de que sus medicinas funcionen (que lo hacen) ¡sino que calculen las probabilidades de que los virus existan realmente!. [Y todos sabemos que esto pasa].

    Yo no sé si «La Medicina» tiene un discurso omnisciente. Sé que es posible, pero lo dudo. Más que nada porque sigue avanzando y descubriendo nuevas técnicas para viejos problemas, lo cual indica que a pesar de saberlo todo, sigue cuestionándose a sí misma. Creo que esta es una buena razón para dudar de su «omnisciencia».

    Yo no sé si el 90% de los médicos son prepotentes e ignorantes. Sé que es posible, pero lo dudo. Lo que sí sé es que realizar esta afirmación en base a la experiencia personal es una falacia. Por lo mismo yo podría concluir que, dado que todos los médicos que me ha tratado lo han hecho con profesionalidad y sin ignorancia, entonces todos los médicos son buenos profesionales y diestros. Por desgracia para Shora, no haré tal afirmación.

    Por eso estoy de acuerdo con Pablo: todos deberíamos tener cuidado con nuestro discurso.

    Un saludo.

    • Pablo Usabiaga en 29 julio, 2007 a las 5:59 PM

    A ver, amigos, no se enojen que estamos todos dentro del mismo barco 😉

    Estoy de acuerdo con la crítica de que mi experiencia personal no es extrapolable así como así: una muestra pequeña no permite una inducción generalizada. Lo pensé cuando lo escribía, no sé por qué no lo habré puesto. Sí, es sólo mi experiencia personal (a la que se suma la de la gente de mi ámbito social en cuyos criterios confío) y como tanto, más que limitada. Estoy de acuerdo que sería falaz pretender poner mi experiencia como PRUEBA de lo otro, por lo que no tuve ni tengo tal pretensión. Intuyo que mi muestreo es extrapolable, pero es sólo una intuición. En cuanto a lo del discurso, mi muestra es mucho mayor, porque como todo el mundo tengo un acceso a MUCHOS datos a través de los medios masivos.

    Por lo demás, mira, yo soy traductor aparte de profe, y también está lleno de chapuceros en esos ámbitos. No lo tomen como un ataque a su profesión, en la mía pasa lo mismo!

    Por otra parte, no pretendía atacar a la gente del foro; al contrario, pretendía contribuir a que las nuevas generaciones de médicos (porque se siente que acá hay muchos médicos jóvenes) cambien el discurso de los viejos dinosaurios. Sólo les pido: por favor, menos certezas, menos suficiencia, más reservas a la hora de afirmar un enunciado.

    Por supuesto que hay modos de convencer a la peña de que le conviene creer en la medicina más que en los alternativos. Para eso, basta con hablar de las «razones» de que ya les hablaba, y para ello, tenemos allí la reina estadística y su majestad la teoría de la probabilidad.

    Abrazos a todos

    • Pablo Usabiaga en 29 julio, 2007 a las 6:44 PM

    Los hábitos culturales se deben a razones diversas (¿leyeron el último capítulo del clásico de Dawkins, EL GEN EGOÍSTA?). El de la omnipotencia médica ya ha sido señalado muchas veces que está relacionado con que a veces, de lo que haga un médico depende tu vida o tu muerte. Ahora bien, también (vuelvo a Dawkins) existe el «contagio» cultural (la moda es un ejemplo de ello). Los hábitos culturales tienden a reproducirse. He allí una explicación (harto conjetural!) del discurso omnipotente de los médicos: una vez alcanzada una masa crítica dentro de la comunidad médica, ese discurso puede volverse ESTABLE, y tiende a permanecer así. De modo que es posible que sí sea su trabajo (o más bien, el ámbito que este conlleva) uno de los factores que los lleva a incorporar ese discurso. Pero bueno, todo esto es muy conjetural. Afortunadamente, ya se están haciendo investigaciones científicas para contrastar este tipo de conjeturas, ¡y yo en la uni estoy trabajando en ese tema! 🙂

    Abrazos

    Pablo

    • Pablo Usabiaga en 29 julio, 2007 a las 6:46 PM

    Aclaración importante:

    Lo que estoy investigando es el fenómeno de la evolución de los hábitos culturales. ¡A ver si alguien se piensa que estamos investigando si los médicos son soberbios, ja ja!

    • Pablo Usabiaga en 29 julio, 2007 a las 7:23 PM

    Una reflexión con respecto a lo de más arriba: la mayor parte de las psicoterapias tienen una base teórica harto deficiente (sin ponerse a atacar a lo bestia al psicoanálisis, como hace Bunge, conozco muchos psicólogos científicos que afirman esto). Sin embargo, por las razones que sea, en muchos casos, son beneficiosas (el psicoanálisis por ejemplo). (Digo: las que carecen de base teórica; porque hay otras que están mucho mejor fundadas; yo soy paciente de psicoterapia y mi terapeuta es hiper-científica Y NO ES PSICOANALISTA, VÁLGAME DIOS. Por desgracia, ella es la excepción mucho más que la regla).

    Al menos es lo que afirma un amigo psicólogo cognitivo (que jamás hizo clínica; no se dedica a patologías sino a investigar la mente «sana»): que hay razones para pensar que muchas psicoterapias de científicas sólo tienen el nombre, en muchos casos son beneficiosas. Ahí tienen un ejemplo de charlatanería que (por ejemplo para Bunge) está al mismo nivel que los collares de ámbar, y sin embargo, muchas veces FUNCIONA: el sufrimiento psíquico del paciente disminuye.

    Del mismo modo, es probable que un mal médico haga más daño que un alternativo; particularmente, si éste tiene buena empatía, pueden obtenerse resultados («externalidades», lo llaman los economistas) por efecto placebo.

    La amiga médica a la que me refería más arriba no se cansaba de hablar de las enfermedades iatrogénicas. Creo que los buenos médicos harían mucho mejor en dedicar su tiempo a combatir la iatrogenia, a investigar y denunciar las bestialidades que hacen muchos de sus colegas, que a perder el tiempo con lo que digan los alternativos -salvo que, como decimos en argentina, lo que quieran es cuidar su quintita; pero en ese caso no serían buenos médicos. Me dirán: eso es lo que estamos haciendo cuando denunciamos a los alternativos. Respuesta: No es cierto. Me refiero a estudios científicos y estadísticos de lo que hacen los alternativos (hay, pero pocos). Pero mejor que perder el tiempo con eso, creo que la relación costo-beneficio será mucho mayor si hacen estudios sobre la iatrogenia de la medicina estándar. Intuyo que por razones de corporativismo, estudios de ésos hay sólo contados con los dedos.

    Una vez más, carezco de datos estadísticos, pero me juego la cabeza que (estadísticamente hablando) es mucho más dañina para la población la iatrogenia de los malos médicos estándar que la de los alternativos, cuyo efecto es mayormente inocuo (aunque a veces sí que hacen mucho daño), y que deberían ser juzgados no por quienes son su competencia (los médicos estándar) sino por nosotros, el resto de la sociedad.

  9. Disculpa, Pablo, si parecía enfadado. De veras no lo estaba. Digamos que simplemente me ha parecido un poco exagerado lo que decías.

    Por otro lado, tengo claro que los idiotas se distribuyen aleatoriamente y en todas las profesiones. Es razonable encontrar personas creídas, muy pagadas de sí mismas en su trabajo, sea cual sea. Los médicos, por las características de su profesión (al fin y al cabo muchos salvan vidas) corren el riesgo de «endiosarse», pero pienso de corazón que si alguno lo hace se debe a su carácter y no a su trabajo.

    De eso nadie está a salvo. La autosuficiencia desde la que opinan en sus columnas algunos escritores sobre cualquier tema es insultante. Como si escribir novelas otorgara todo conocimiento. Los informáticos tenemos un término despectivo para nombrar a cualquiera que no se entienda bien con los ordenadores, luser, sin que medie razón alguna. Como si todo el mundo tuviese que saber lo que es un driver!!!.

    Termino ya, suscribiendo tu último párrafo. Un saludo a todos.

    • Calamar Gigante en 30 julio, 2007 a las 4:14 PM

    Pablo, lo siento, hoy estoy protestón:

    Evidentemente, a los «médicos alternativos» no habría que juzgarlos por las personas a las que perjudican activamente, pues normalmente eligen métodos inocuos que no hacen ni bien ni mal. Por lo que hay que juzgarlos es por estafa, simplemente. Un médico ha de curar.

    No hay medicina «tradicional» ni «alternativa». Sólo medicina basada en la razón y medicina basada en la charlatanería.

    Por supuesto que pienso que, a veces (por favor, que no fulmine un rayo por lo que estoy diciendo, aquí y ahora) el estamento médico puede pecar de prepotente y debería ser más abierto de mente, pero eso no implica abandonar el método científico en ningún caso, y, sobre todo, estas posibles veleidades humanas, que los médicos también lo son, no dan ni un ápice de credibilidad adicional a los «otros».

    (¿He dicho ya lo que me gusta este foro?)

    • Pablo Usabiaga en 30 julio, 2007 a las 6:35 PM

    Calamar gigante, chipirón mutante:

    Jajaj, no sé por qué protestas, no veo que haya mayores diferencias entre lo que dices tú y lo que digo yo.

    Hay que juzgarlos por estafa? De acuerdo! Entonces, dejarlo en manos de la Justicia.

    «pero eso no implica abandonar el método científico en ningún caso»
    En este pequeño detalle disiento. Cuando tu prepotencia te lleva a afirmar (o negar) de un modo categórico hechos de los que no tienes pruebas concluyentes, estás abandonando el método científico. Me la paso viendo en la tele médicos que lo hacen.

    Que las veleidades médicas no dan credibilidad a los ‘otros’?
    Bueno, así formulado es muy ambiguo. Si lo que quieres decir es que no porque los médicos tengan un discurso de mucha suficiencia eso nos da más razones para creer en los ‘otros’: DE ACUERDO. POR SUPUESTO QUE NO NOS LAS DA. (interpretación normativa)
    Pero si lo que quieres decir es que crees que no es cierto que un efecto social de ese discurso es que mucha más gente empieza a creer en los ‘otros’, DISIENTO. SÍ QUE SE PRODUCE ESE EFECTO, o al menos es probable que se produzca.

    A mí también me parece un foro estupendo. 🙂

    abrazos

    • Pablo Usabiaga en 31 julio, 2007 a las 7:22 PM

    Atareq,

    Ya es un lugar común en la epistemología, desde la caída del paradigma inductivista (a principios-mediados del siglo XX) y la llegada del hipotético-deductivista (Popper) que las teorías las producen la imaginación, la creatividad, etc. El científico tiene que ser un delirante a la hora de producir teorías, y un obsesivo metódico a la hora de buscar datos y testearlas. De hecho, es frecuente que en la comunidad científica haya algunos que se especializan en lo primero (pocos) y otros en lo segundo (la mayoría).

    En cuanto a lo de los chakras y demás, su vinculación con la física tiene que ver con leer un texto de física como si fuera literatura, es decir, interpretando los textos como más le gusten a uno. Cada cual que crea lo que quiera, pero lo de pretender que eso tiene fundamentación física es querer subirse a caballo del prestigio de la física para arrastrar agua al propio molino. Cuando hablas de «energía», no estás hablando de lo mismo de lo que hablan los físicos cuando usan la misma palabra. Los enunciados de la física que la contienen tienen consecuencias observacionales y por tanto se pueden falsar o corroborar; lo de los chacras, no. El defecto no es el que dices tú, que no se puedan «demostrar». Lo que hace no científica a una aseveración es que NO SE PUEDA MOSTRAR QUE ES FALSA (criterio de demarcación de Popper). Así, la ley de la caída de los cuerpos de Galileo es científica porque puedes establecer en qué condiciones observables sería falsa (si sueltas una piedra y se va para arriba como pedo de submarinista, por ejemplo). Como no hay condiciones de observabilidad que harían falsa la teoría de los chakras, no es contrastable, no es científica y no tiene nada que ver con la física. Como tal, es pseudociencia. De modo que si quieres que sea una creencia respetable, no trates de hacerla pasar por científica (porque aparte de las científicas, bien puede haber otras creencias respetables!)

    Salu2

    pablo

    • Atareq en 31 julio, 2007 a las 6:59 PM

    Hace mucho que no me paso por este blog, así que no sé si tu sistema inmune me considerará un cuerpo extraño :).

    La verdad es que vivimos en una época poco rigurosa, quizá debido a la prisa que todo lo inunda. Uno lee un artículo sobre un tema del que no había oído hablar en su vida, y se cree un experto. Lo cual, dicho sea de paso, no tiene nada malo si obviamos la sensación de ridículo que puede provocar en el auditorio.

    Dicho esto, un par de puntualizaciones.

    En primer lugar, no confundamos el escaso rigor con la tan necesaria, imprescindible imaginación. La imaginación es la vanguardia de la ciencia. Los descubrimientos, por lo general, siempre proceden de la imaginación (esto es, de millones de cálculos probabilísticos que nuestra asombrosa mente realiza en background), no de un estudio concienzudo y metódico. El estudio es el paso siguiente a la idea, que hoy en día tenemos miedo a desatar.

    En segundo lugar, hilando la siguiente cuestión con la anterior, el chakra no tiene por qué ser una patraña. Es cierto que esa teoría es indemostrable. También es cierto que no sabemos si nos ha llegado en su totalidad. Pero resulta curioso contrastarla con las últimas teorías físicas, según las cuales la materia no es más que vórtices de energía. Llama incluso la atención la clasificación por colores, que recuerda la longitud de onda. Y no olvidemos que nuestros escasos conocimientos de la Antigüedad señalan un sistema de aprendizaje concéntrico: de lo aparente al conocimiento verdadero (de la parábola la gnosis).

    Un saludo, Shora.

    • Calamar Gigante en 31 julio, 2007 a las 8:28 PM

    http://es.wikipedia.org/wiki/Energ%C3%ADa

    Ya, ya sé que no es muy imaginativo… pero quería dar constancia de que el concepto de «energía» no es un arcano indescifrable. Lo que está bastante claro, es que la energía es un concepto físico, y la «energía» de la que hablan los pseudomédicos y otras gentecillas afines es una metáfora de esta energía, siendo amables. Está claro que en el lenguaje común usamos «energía» de esta manera metafórica, cuando decimos «mira cuanta energía tiene ese chiquillo», refiriéndonos a un renacuajo que no para de dar botes y de marear a las (poco energéticas comparativamente) personas adultas de su alrededor. Físicamente, siendo precisos, el señor gordo que está sentado leyendo el periódico tiene más energía que el niño, pero está claro, o suele estarlo, cuando usamos esta palabra en este sentido o en otro.

    El problema es cuando se intentan hacer analogías entre las dos acepciones, porque surgen un montón de equivocaciones, por ejemplo, cuando se intenta que la energía magnética de un imán-pulsera se convierta en «energía» de esa que usamos para dar botes y dar la brasa en general. Son conceptos diferentes y la «energía vital» no tiene nada que ver con la «energía física». La alegría no es un concepto físico cuantificable, ni está compuesto de alegrones de spín 1/2.

    La diferencia entre ciencia y pseudociencia, ha sido muy bien explicada por nuestro amigo Pablo. Lo que no ha explicado es el tiempo que deberíamos dedicar a esta última: 0 horas, 0 minutos, 0 segundos. Sobre todo en temas serios, como es la salud.

    Pablo:
    En realidad estamos de acuerdo, me parece a mí. La ciencia es perfecta, aunque los científicos… bueno, a veces sí, a veces no. Por supuesto la prepotencia médica no da a un científico credibilidad sobre la medicina alternativa, pero sí, por supuesto, puede hacer que las mentes no científicas la vean de una manera más apetecible.

    Y dicho esto, me despido no sin antes desearos que vuestros chakras rebosen prana, mientras recitáis unos mantras de esos que te ponen el chi a tope, sintonizado y armonizado con el orgón y el flogisto. 😉

    • Atareq en 31 julio, 2007 a las 7:28 PM

    Pablo, afirmar que he pretendido hacer pasar por física algo que nada tiene que ver con lo que entendemos por física, implica no haberme interpretado correctamente. El chakra no es una teoría, sino una enseñanza, la cual me ha servido para establecer analogías con una moderna teoría de la Física.

    De todas formas, ardo en deseos de que me expliques qué es la energía. Serías el primero en hacerlo.

    Un saludo ;).

    • Pablo Usabiaga en 31 julio, 2007 a las 9:50 PM

    Calamar: Mi espíritu peleador y discutidor (por algo soy argentino) me hace pasarme otra vez del otro lado, jaja.

    La del flogisto, es una teoría científica completamente respetable. No es pseudociencia. Su único defecto es que ha sido refutada(hace unos 200 años). Pero una cosa es que sea falsa y otra cosa si es o no científica.
    enunciados —no científicos
    — científicos—– verdaderos
    ——falsos.
    Lo siento, me salió el profe de adentro, jeje.

    Atareq:
    No estoy en condiciones de decirte qué es la energía. No sé lo suficiente de física como para dar una explicación razonablemente buena.
    Lo que sí sé es que la pregunta «qué es?» tiene dos significados: realista y nominalista. Si lo que preguntas es QUÉ COSA es, según el físico que sea, te dirá cosas distintas. Si es instrumentalista, te dirá que no es nada, que no existe. Que ENERGÍA Es sólo un término, y que sólo adquiere significado en el contexto de las predicciones (científicas, se entiende) que permite hacer. Otros físicos sí te dirán que es una cosa, o más bien, una propiedad de la materia que consiste en… etc.

    Personalmente, creo hay que desconfiar de la búsqueda de definiciones reales, y que es mejor buscar las nominales (= «¿qué significa?»). Y si le damos una vuelta de tuerca wittgensteiniana, como el significado es el uso, lo que importa no es «¿qué es?» sino «¿cómo se usa la palabra?». Que es lo que seguramente te dirá un físico.

    Un ejemplo de cómo esas preguntas «reales» te llevan por el mal camino: si preguntas ¿qué es una potencia en matemática? muchos se sentirán tentados de decir: A elevado a la B es A multiplicado B veces por sí mismo. FALSO. Si fuera así, ¿qué significaría A elevado a la B cuando B es negativo, o fraccionario, o ambas cosas? La noción de potencia sólo tiene sentido en el contexto de su definición operacional en álgebra.

    • Atareq en 31 julio, 2007 a las 10:54 PM

    Calamar Gigante, me llama la atención que uses la Wikipedia para explicar un concepto científico. Para empezar porque la Wikipedia, con todas sus virtudes, que las tiene, no es Dios. Y para terminar porque, a pesar de sus controles, cualquiera puede editarla, de manera que desde que escribiste tu comentario hasta que yo he leído el artículo referenciado, han podido pasar muchas cosas en él; por ejemplo, que alguien hubiera introducido una acepción incorrecta, lo cual invalidaría la explicación que delegabas en la Wikipedia.

    Hecho este inciso, el artículo de la Wikipedia, que parece coherente, no me dice nada. Como creo entender del discurso de Pablo, no me interesa la definición, sino el significado real, o si lo prefieres, profundo. Muchas veces he hablado con físicos, y nunca me han dado una respuesta clara a qué es la energía.

    Por lo demás, aunque no soy físico, sé que existen distintos tipos de energía, y que sabemos si todas son transformables entre sí. Por cierto, el magnetismo es un tipo de fuerza, y la alegría, como cualquier sentimiento, es cuantificable (aunque ignoro si está compuesta de spines). Por ejemplo, podríamos llegar a medir la cantidad de componentes químicos que el cuerpo necesita para inducirnos alegría; o la cantidad de energía que el cerebro precisa para provocarla. Todo depende de cómo quieras medir un fenómeno. Pero todo es mensurable.

    Lo que no acabo de entender es por qué todo el mundo me ve como un defensor de la pseudociencia. Sí es cierto que ese término me parece muy discutible, y que constituye una salida muy útil para aquellos que carecen de argumentos. Pero algo está claro: si una cuestión provoca un debate, debe dedicársele el tiempo necesario para llegar a la verdad.

    Pablo, ni siquiera los físicos se ponen de acuerdo en el concepto de energía. De ahí que me resulte absurdo discutir si la energía de la que habla el chakra es la misma o no que nuestro moderno concepto físico.

    Saludos ;).

    • Calamar Gigante en 1 agosto, 2007 a las 12:39 AM

    A ver, a ver… la cosa va de definiciones

    Atareq: No he puesto el link a la wikipedia para saber lo que es la energía, sino para que lo consultaras. No por nada, sino porque ahí está más extenso y más detallado de lo que te lo pueda explicar yo.

    Sé como funciona la wikipedia, y por lo general la información que hay es bastante fiable. En este caso al menos, lo es (me he asegurado). Si miras la enciclopedia británica, seguro que pone algo muy parecido.

    Lo que sí puedo decirte es que no existe ese encarnizado debate científico para saber qué es la energía, al igual que no existe para saber qué es el momento o la diferencia de potencial. No existe porque todas las palabras, sean en el idioma que sean, son INVENTADAS. El significado de las palabras viene dado por un consenso tácito. Ha surgido la necesidad de nombrar algo, que parece suficientemente concreto, y se la ha dado ese nombre. De ahí que el chakra no pueda referirse a la energía en el mismo sentido que se la dan los científicos, porque cuando estos inventaron la palabra, intentaban describir una cosa diferente a la que se describe el prana, el chi, el ki, o cualquier concepto equivalente.

    De igual manera, el que llamó a «eso» prana, chi, ki, etc. también tenía una intención muy diferente y quería nombrar una cosa diferente a lo que llamaron energía los científicos.

    O sea, que no son conceptos equivalente, POR DEFINICIÓN. El que se use la misma palabra, simplemente es causa de confusiones.

    Si quieres una definición concreta de energía, esa que nunca te han podido dar tus amigo físicos, aquí tienes una «es la capacidad para realizar un trabajo». El trabajo, en esta frase, es el trabajo definido por la física. La verdad es que es un poco confuso, pero si le das un poco de vueltas, verás que al final te acostumbras, al igual que entiendes que «palma», es una forma del verbo «palmar», es la parte interior de la mano y además una forma de hoja. Energía y trabajo, también son palabras polisémicas, que no es lo mismo que palabras poco definidas.

    Una pequeña historia:
    «-Mirad, hay un montón de bichos por ahí con cuatro patas, con la nariz húmeda y que hacen guau, guau!
    -Sí, yo también he visto muchos por donde vivo
    -Llamémoslos «perros», para aclararnos, vale? Llamaremos perro a todo bicho de cuatro patas, nariz húmeda, que muerdan y que hagan guau-guau
    Todos: -Vale, chupi
    Uno: -Sí, sí, eso es un perro, pero… realmente… sabéis que es un PERRO? La esencia última del ser PERRO? Cuán perro es un PERRO? El significado real, el significado profundo de PERRO? Cómo se yo que en La Luna no hay PERROS?
    Todos: -Estás muy mal, tío. ¿No has escuchado lo que acabamos de definir?»

    Una pseudociencia es algo que no es ciencia, pero intenta hacerse pasar por una. Si entiendes el significado de «ciencia», entonces entenderás sin más problemas el significado de «pseudociencia», y verás qué cosas lo son y cuales no.

    Pablo: ya sabía que el flogisto o «calórico» no existe pero que era una manera de explicar el intercambio de calor, y que se podía considerar científica. Era una pequeña broma, haciendo querer ver que todo lo nombrado antes pertenecía al reino de lo no existente… ahora me has reventado el chiste 😉

    • Pablo Usabiaga en 1 agosto, 2007 a las 6:21 AM

    Chipirón Mutante:

    más de acuerdo, imposible. Perdón por haberte reventado el chiste! Seguro que debo andar mal de los chakras.

    En cuanto a la wiki, no veo ningún motivo para creer menos en ella que en una enciclopedia «culta». Los señores con firma y diploma se pueden equivocar; la razón y la discusión racional y abierta, también, pero tiene mucho menos riesgo! Después de todo, la wiki sigue el mismo método de la comunidad científica: la crítica racional entre pares.

    • Pablo Usabiaga en 1 agosto, 2007 a las 6:22 AM

    PS: chipirón, tu cuento de los bichos que hacen guau guau me ha encantado.

  10. Talibán:

    Ya lo he corregido. Tenías razón, no estaba puesta en las nuevas normas de ortografía.

    Patto:

    «Confiar que el método científico y la medicina moderna es la solución absoluta y despotricar contra cualquier otro método por el sólo hecho que no pueda ser validado “científicamente” es de necios.»

    De necios es pensar que se despotrica por no ser validado, la medicina utiliza muchos medicamentos que aún no sabe cómo funcionan, pero lo hacen. Es lo que lo diferencia de gran cantidad de mejunges y ungüentos de la medicina alternativa de turno, que ni se sabe cómo «funcionan» ni funcionan. Posiblemente lo primero se deba a lo segundo. Es difícil saber cómo puede funcionar algo, si no funciona.

  1. 10 Fáciles Pasos para crear tu propia Medicina Alternativa…

    [c&p] Hoy vamos a aprender a construir nuestra propia medicina alternativa. Va a ser muy fácil, porque ni siquiera hacer falta saber de medicina y con nuestra propia imaginación podemos crear una bien bonita con la que además podremos presumir a…

    • Napaboy´s Blog » 10 Faciles pasos para crear una Medicina Alternativa. en 26 julio, 2007 a las 8:36 PM

    […] Seguir Leyendo   […]

Los comentarios han sido desactivados.

Leer entrada anterior
5 segundos

Dado que el vídeo se inicia automáticamente cada vez que aparece, he decidido utilizar la etiqueta leer más:

Cerrar