La lactancia materna potencia en bebés la proliferación de células mediadoras del sistema inmunitario

Colaboración con Investigación y Ciencia.

Los beneficios de la lactancia natural sobre la salud del bebé, comparados con los que ofrece la lactancia con leche de fórmula, son múltiples y ampliamente demostrados. La alimentación con leche materna en los recién nacidos se asocia con un menor riesgo de que estos padezcan diversas dolencias como enfermedades autoinmunes, asma, diferentes tipos de infecciones durante la niñez y obesidad. Instituciones sanitarias como la Organización Mundial de la Salud o la Asociación Española de Pediatría recomiendan lactancia materna exclusiva durante seis meses por sus ventajas para la salud del lactante.

La leche materna contiene diferentes tipos de anticuerpos (entre los que destacan las inmunoglobulinas A), abundante cantidad de células inmunitarias (sobre todo en el calostro) y proteínas con importante actividad contra los microorganismos que aportan una protección adicional al bebé cuando su sistema inmunitario es aún muy inmaduro.

Aunque los beneficios de la leche materna para el bebé son conocidos desde hace tiempo, los mecanismos inmunitarios implicados siguen presentando numerosas incógnitas. Científicos de la Universidad de Birmingham y de la Fundación NHS de Mujeres y Niños, en Reino Unido, han llevado a cabo un estudio para arrojar más luz sobre qué ocurre en el sistema inmunitario de los recién nacidos cuando reciben leche materna a lo largo de sus tres primeras semanas de vida, en comparación con aquellos que recibieron leche artificial. Los resultados se publicaron el 12 de enero en la revista Allergy.

Seguir leyendo en: La lactancia materna potencia en bebés la proliferación de células mediadoras del sistema inmunitario

Leer entrada anterior
Londres
¿Qué sabemos hasta ahora de la nueva variante de coronavirus identificada en Reino Unido?

Colaboración con eldiario.es. La situación de Reino Unido frente a la pandemia de COVID-19 es crítica. El pasado 4 de...

Cerrar